18 de julio de 2019, 15:25:16
Distritos


Más de 500 alegaciones contra el proyecto para la antigua fábrica de Clesa

Por MDO/E.P.

Los vecinos de Fuencarral han presentado más de 500 alegaciones al proyecto consistorial de rehabilitar la antigua fábrica de Clesa y dotarla de un uso cultural. Al Ayuntamiento pretende construir el 'Matadero del norte', pero los residentes en Funcarral creen que esto solo empeorará la movilidad en el zona. Además, temen que la iniciativa sea solo una nueva "ocurrencia sin mucha base".


La Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (Fravm) y las asociaciones vecinales de los barrios Ramón y Cajal han presentado más de 500 alegaciones al proyecto de la antigua fábrica de Clesa en Fuencarral que contempla la construcción de tres altas torres, dos de ellas de más de 100 metros de altura.

La Fravm, en un comunicado, ha calificado esta construcción de auténtica "barbaridad urbanística", que "está generando una controversia mayor en el entorno" y ha impulsado a 501 vecinos a firmar un escrito de alegaciones que se suman al registrado, como entidades, por la federación y las asociaciones vecinales La Unión de Fuencarral, Begoña, Valverde, La UR del Poblado Dirigido de Fuencarral y La Flor del Barrio del Pilar.

Junto a las alegaciones vecinales, otros colectivos como el Movimiento Asambleario de Trabajadores de Sanidad presentaron sus propuestas durante el periodo de información pública del proyecto, que finalizó el pasado 3 de mayo.

Tras lograr su cesión gratuita, el Ayuntamiento tiene la intención de poner en marcha en la nave de la antigua fábrica de leche Clesa de Fuencarral un nuevo polo cultural, "siguiendo el modelo de Matadero Madrid".

Para ello, ha propuesto una modificación del presupuesto que, además de proteger el inmueble por sus valores arquitectónicos, plantea la sustitución de los usos industriales de la parcela por nuevos usos terciarios, que se desarrollarán en edificios de entre 5 y 32 alturas y un aparcamiento de más de 800 plazas.

Estas torres, situadas junto a la nave, albergarán un hotel u otro tipo de alojamientos hoteleros enfocados a atender la demanda de los usuarios y el personal del hospital Ramón y Cajal, de ahí que a esta parte de la propuesta se la conozca como "ciudad de la medicina".

"Recordemos que las instalaciones de la antigua Clesa, que cerraron sus puertas en 2012 después de que su último dueño, José María Ruiz Mateo, llevara la compañía a la ruina, se encuentran en la cara norte de centro hospitalario, entre los barrios de Begoña y Fuencarral. Muy deterioradas por la negligencia de la la propiedad", han lamentado desde las Fravm.

Las asociaciones vecinales de estos barrios y la Fravm ven con "buenos ojos" la creación de un nuevo centro cultural público de en su interior, aunque temen que este "Matadero del norte" no sea más que una nueva "ocurrencia" sin "mucha base".

"¿Dónde están los estudios y planes del equipamiento cultural que iría en la nave?", se preguntan estas entidades, que subrayan que antes de lanzarse a desarrollar esta propuesta, el Ayuntamiento debería preocuparse por satisfacer "las necesidades más inmediatas de los vecinos residentes en el entorno.

Por otro lado, las asociaciones vecinales temen que la apertura del "Matadero del norte" y de la "ciudad de la medicina" contribuyan a empeorar, "aún más", la movilidad en el entorno, "muy condicionada por el trasiego constante de vehículos que genera la actividad del hospital Ramón y Cajal y del polígono industrial anejo".

Las únicas medidas paliativas que ofrece el proyecto, a juicio de las asociaciones vecinales, son "la construcción de una pasarela peatonal sobre las vías del tren entre el hospital y Herrera Oria y la mejora de los accesos a la estación de Cercanías Ramón y Cajal".
Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es