21 de noviembre de 2019, 11:01:02
Cultura y ocio

LAVAPIÉS FLORECE


Flores multiculturales embellecen los alcorques de Lavapiés

Por Susana Pérez

Una sociedad multicultural es más fuerte. Cuanto más diverso es un jardín, más hermoso es. Así piensan en Lavapiés. En este céntrico barrio madrileño, desde hace unas semanas, los vecinos se han unido para participar en una iniciativa que embellece los alcorques de las calles. Plantas y flores exóticas y nativas decoran los pequeños espacios, hasta ahora en desuso.


Es primavera y Lavapiés florece con ella. Y lo hace de una manera abierta al sentir multicultural que domina este céntrico barrio de Madrid. Sus vecinos conocieron hace meses una inciativa puesta en marcha por Culturas Unidas, una ONG que trabaja para la integración activa de los inmigrantes y sus hijos. Lavapiés Florece es un proyecto que cuenta la historia de las comunidades que plantan raíces en el barrio. Todo comenzó con la propuesta de un grupo de estudiantes de publicidad que ofrecieron a la asociación poner en marcha un proyecto relacionado con la botánica. "Buscamos alcorques del barrio susceptibles de embellecerlos", cuenta Evelin Otarola, coordinadora del proyecto de integración cultural de la ONG.

En esa búsqueda de espacios en los que poder materializar el proyecto de los jóvenes, Culturas Unidas se dio cuenta que la gente no cuida esos hoyos que se hacen al pie de los árboles para recoger el agua de la lluvia o retener la de riego: "Nos los encontramos abandonados, llenos de colillas y restos de animales". Una situación que puso de relieve lo importante que resulta "educar" a la población.

Fue entonces cuando Evelin se puso manos a la obra. Tras contactar con varios colegios de la zona consiguió que un buen número de menores -entre los 7 y 16 años- participasen en la inciativa. "Le pusieron mucha ilusión desde el principio", asegura. Las diferentes culturas que viven en Lavapiés se unieron para embellecer los alcorques y convertirlos en pequeños espacios llenos de vida: "Para demostrar que la multiculturalidad hace la belleza. Un jardín con distintas flores es más bonito".

Con la ayuda de Esta Es Una Plaza y Germinando, otras dos ONG colaboradoras en la iniciativa, los alcorques comenzaron a mostrar otro aspecto. Los talleres que se impartieron para aprender los cuidados de jardinería ayudaron en el propósito. La tierra y las plantas las consiguieron gracias a las donaciones de viveros y empresas. Con los materiales y las nociones aprendidas, los grupos de niños y niñas salieron a la calle: "Los más pequeños plantaron las flores y plantas: Los mayores cavaron y removieron la tierra". Un trabajo en equipo que ha demostrado que se pueden crear espacios de disfrute común en barrio que destacan por su diversidad cultural.

Unas plantas y flores exóticas y nativas adornan estos espacios muertos. Unas variedades botánicas que demuestran que la convivencia es posible a pesar de la diversidad de orígenes. Esta campaña de embellecimiento de los alcorques implica también un mantenimiento: "Los cuidan ellos y los riegan lo que conlleva que se den cuenta del esfuerzo que supone". Y aunque todos los días no se puede regar con la misma intensidad, los participantes en el proyecto intentan responsabilizarse de los alcorques que más cercanos quedan de sus casas. "No siempre se respetan. Hemos encontrado plantas pisoteadas o las maderas que los recubren rotas", denuncia Evelin. Unas circunstancias que han solventado y les ha servido para explicar que el respeto es un valor esencial: "Si maltratamos las plantas, la belleza no se ve".

Tras el éxito de la iniciativa, desde Culturas Unidas confirman que continuarán en verano con el cuidado de los alcorques. Pero sobre todo lo que persiguen es que cada primavera florezca Lavapiés.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es