9 de diciembre de 2019, 5:33:32
Medio Ambiente


El mapache arruina a los agricultores del Jarama

Por Fernando Morales

Agricultores de la Vega del Jarama denuncian que una plaga de mapaches está ocasionando pérdidas en sus cultivos. Desde que se detectara por primera vez la presencia de este animal exótico en la Comunidad de Madrid, se han capturado más de 800 ejemplares en la región. Desde WWF aseguran que la respuesta de la Administración para controlar esta especie invasora ha sido lenta.


Fue en 2003 cuando se detectó, por primera vez, la presencia de mapaches en la Comunidad de Madrid. Desde entonces, según datos de la Consejería de Medio Ambiente, se han capturado en la región 814 ejemplares de estos animales "exóticos y peligrosos". Y parece que el fenómeno va 'in crescendo': Solo en 2018 se apresaron 107 ejemplares. Ahora, los agricultores de la zona de la Vega del Jarama denuncian, a través del sindicato UPA Madrid (Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Madrid), que hay una plaga de estos animales que están provocando pérdidas materiales y, sobre todo, económicas en sus tierras.

"En 2017 nos pudo fastidiar entre 800 y 1.000 kilos de sandía, que son unos 400 euros en pérdidas", lamenta un agricultor perjudicado. Este año el problema se ha agravado porque, según denuncian, los animales se están comiendo también las cañerías de sus sistemas de riego. "La destrucción de las tuberías de riego es un coste bastante elevado" debido a que, según el agricultor, "esto ya te impide cultivar".

Aunque los mapaches se encuentran en la zona durante todo el año, es en las temporadas de más calor cuando causan daños más acusados debido a que no hay tanta agua como en invierno y a que la tierra no está tan húmeda. Por eso, durante la época estival los animales se ven obligados a buscar formas de hidratarse y recurren a las tuberías que los agricultores utilizan para regar sus cultivos. "Es un destrozo tremendo, vamos a tener que dejar de regar o de cultivar", sentencia el agricultor.

Huella del mapache en la zona de la vega del Jarama(Foto: Unión de pequeños Agricultores y Ganaderos)

Los afectados, entre ocho y diez fincas de la zona de la Vega del Jarama, reconocen no saber muy bien la procedencia de esta "especie exótica invasora", pero apuntan a que puede deberse a "la liberación de ejemplares que se usaban como mascotas". También aseguran que esta especie, procedente de Norteamérica, se pudo escapar de Faunia, el parque temático de la naturaleza de la zona del Jarama.

"La agricultura es el último mono"

Estos agricultores afectados denuncian, además, que desde las administraciones públicas no reciben ayudas económicas para hacer frente a las pérdidas. Por ello, reclaman "algún tipo de ayuda" como, señalan, reciben los ganaderos por los daños del lobo. "Por cada res que matan, les dan una compensación económica", pero "la agricultura es el último mono" en la Comunidad de Madrid, critican.

Sin embargo, desde el Ejecutivo regional han asegurado a Madridiario que sí tienen planes para aquellos ganaderos y, también, agricultores que tengan "un seguro agrario". Desde la Consejería de Medio Ambiente explican que "los beneficiarios obtienen una subvención media del 30 por ciento del gasto realizado" en la subsanación del daño. Además, desde la Comunidad confirman que "están abiertos a escuchar sus necesidades y a colaborar con los agricultores", a pesar de no constarles que se hayan pedido ayudas por daños realizados por mapaches.

Los agricultores sí reconocen que la Consejería de Medio Ambiente manda "periódicamente" a un equipo de control de fauna para colocar unas "trampas-cebo especiales". Así, se efectúa una captura en vivo de los animales para "intentar controlar la población". Por su parte, el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) respalda las actuaciones que se llevan a cabo desde la Consejería. Según esta asociación sin ánimo de lucro, "no hay otra forma" de acabar con esta especie porque "una vez que ya está expandida, lo único que se puede hacer es minimizar daños controlando sus poblaciones".

"Lenta respuesta por parte de las administraciones"

Sin embargo, una cosa es actuar bien y, otra, hacerlo a tiempo. Desde WWF achacan el problema de la invasión de mapaches a la "lenta respuesta por parte de las administraciones" ante plagas como esta. "Esta especie llegó a Madrid en 2003 y hasta 2007 no empezaron a tomarse medidas", critica Laura Moreno, técnico del programa de especies de WWF, en conversación con Madridiario, y añade que, con esta lentitud para afrontar el problema "ya le has dado varios años a la especie para reproducirse y asentarse".

(Foto: Faunia)

Asimismo, desde la asociación critican que no hubiese hasta 2011 "un catálogo de especies invasoras que prohibiera la venta de mapaches como mascota". En lo que tampoco se está trabajando, según WWF, es en erradicar la "venta ilegal" que se produce de estos animales en páginas de internet como Ebay o Amazon. "La especie está prohibida desde hace años pero se siguen encontrando anuncios en Internet", denuncian.

"Abandonarlos es un delito ecológico"

Por ello, Moreno apela a la "responsabilidad" de los ciudadnos y pide que antes de comprar un animal se informen bien, puesto que no todas la especies están adaptados para vivir con el ser humano. Además, pone el acento en aquellos que, después de comprar un animal de estas características, quieren deshacerse de él. "Abandonarlos en el medio natural es un delito ecológico que provoca muchísimos problemas ambientales", avisan desde WWF e indican que, en estos casos, lo correcto es ponerse en contacto con las autoridades. El mapache "no es un animal para vivir en compañía sino un animal salvaje y peligroso", insiste Moreno.

Y no solo provocan daños en el ecosistema, sino que los mapaches pueden acarrear enfermedades para los humanos. Estos animales pueden transmitir rabia o tuberculosis, entre otras. Por ello, la Comunidad de Madrid revisa todos los cursos fluviales en los que se han recibido avisos de presencia de mapaches y analiza muestras biológicas para la detección de enfermedades, con respuesta, hasta el momento, negativa.

Los mapaches desplazan a las especies autóctonas

La técnico de WWF alerta también de que estos animales, "muy agresivos", están desplazando a las especies autóctonas de la Comunidad de Madrid ya que "compiten por los alimentos y espacios" con las especies originarias de la región. Según Moreno, a esto hay que sumarle que los mapaches "no tienen competidores" en la zona que controlen su reproducción. En Madrid "hay especies carnívoras controladas de forma natural por otras especies, también carnívoras", explican desde WWF. Sin embarbo, al tratarse de una especie "introducida" que no ha evolucionado de forma conjunta con las especies autóctonas de la región, el mapache carece de este coto y el crecimiento de sus poblaciones está descontrolado (o controlado por el ser humano).

Para evitar que los mapaches desplacen a las especies autóctonas, los expertos apuntan a que estos animales deben trasladarse a lugares cerrados y adaptados a sus necesidades, o bien ser sacrificados.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es