11 de diciembre de 2019, 7:58:56
Política


La renovación en Podemos empieza por su sede

Por Paula Díaz

Pablo Iglesias afrontará los resultados electorales este fin de semana en el Consejo Ciudadano Estatal de Podemos donde Pablo Echenique será apartado de la Secretaría de Organización. Pero esa no será la única novedad: la formación morada sigue adelante con sus planes y la que será su nueva sede ya está en obras. El partido ha comprado la propiedad, un antiguo hotel de Ciudad Lineal, pese a que el batacazo electoral también tiene consecuencias económicas.


"Edificio entre medianerías con fachada norte de 23,00 metros a calle Francisco Villaespesa y fachada sur de 21,34 metros a calle Trueba. Consta de planta sótano con uso de garaje, planta baja, entreplanta, planta primera y planta segunda". Esa es la descripción del edificio en el que se ubicará, cuando finalice la reforma, la sede nacional de Podemos a la que podría unirse, también, la de Podemos Comunidad de Madrid. La formación que lidera Pablo Iglesias ha licitado las obras de dicha superficie -que constará de 2.193,78 metros cuadrados en total- a pesar de que el batacazo electoral conlleva consecuencias económicas.

Podemos perdió en las elecciones generales 29 diputados en el Congreso y se quedó fuera del Senado. En otro tipo de números, se ha quedado sin 1,5 millones de euros que recibía de las subvenciones públicas que el Estado da a cada partido en función de su representación institucional. Eso sin contar las pérdidas que también ha acumulado el 26 de mayo en los comicios autonómicos y municipales, en los que, en el caso de Madrid, no concurrió al Ayuntamiento de la capital y se quedó solo con 10 diputados en la Asamblea (de 27).

Los operarios ya están procediendo a las labores de desescombro del edificio. (Chema Barroso)

La reforma costará, según el documento publicado en la página web, 649.936,68 euros. Además, según varios medios de comunicación -Cope, Cuatro, OkDiario, ABC...- el partido habría cambiado el alquiler actual de la calle Princesa (dos plantas de un total de 1.000 metros cuadrados en un edificio al lado de Plaza de España) por el que paga 12.000 euros al mes por la compra de esta propiedad que ascendería a unos dos millones de euros (más la reforma). Madridiario ha intentado, sin éxito, confirmar estos datos.

Pese a todo, Iglesias ha dedicido seguir adelante con sus planes -ya pensados "mucho antes" de las citas con las urnas, según varias fuentes del partido- y, cuando los operarios terminen con el "acondicionamiento y reestructuración" del edificio, Podemos se mudará de Princesa a Ciudad Lineal.

La nueva sede de Podemos será un antiguo edificio de TransHotel situado en la C/Francisco Villaespesa, 18, en Ciudad Lineal. (Chema Barroso)

Así, el partido morado que abanderó "el cambio" ha dado el primer paso hacia su renovación. El segundo es el cambio de puesto de Pablo Echenique, que dejará la Secretaría de Organización en manos del diputado Alberto Rodríguez; y, el tercero, la dimisión de Pablo Bustinduy, errejonista que hasta ahora ocupaba la Secretaría de Internacional del Consejo de Coordinación y que será sustituido por la eurodiputada Idoia Villanueva.

Ambas modificaciones en la Ejecutiva del partido se oficializarán este fin de semana, cuando se celebre la reunión del Consejo Ciudadano Estatal (CCE) en el que analizarán los malos resultados de las elecciones y debatirán sobre el futuro de la formación y el camino a emprender para recuperar a sus electores perdidos. Hay voces que incluso piden la retirada del propio Iglesias por considerar que su época ya tocó a su fin. Hay quien considera que debe ser una mujer la que lidere el partido. Y hay quien apuesta por celebrar cuanto antes un Vistalegre III para que los militantes morados decidan sobre su nuevo líder o lideresa.

En la futura sede de Podemos aún permanecen pegados carteles electorales de sus socios de coalición, IU. (Chema Barroso)

De momento, todo sigue en el aire y esta situación afecta también a la organización territorial de Podemos en la Comunidad de Madrid que, gobernada por un "equipo técnico" (gestora), deberá enfrentarse también a su refundación. Precisamente, es Ramón Espinar -el antiguo líder regional del partido- quien en los últimos días está siendo más crítico con sus todavía compañeros de partido y exige una "renovación". El exdiputado de la Asamblea y exsenador considera que la mano de hierro de Iglesias ha eliminado la "pluralidad" del partido y es él quien solicita la celebración de una Asamblea Ciudadana. No obstante, él -como otros críticos- ve prioritario reorganizar el partido antes que los cargos. "Esto no va de cortar cabezas, sino de redefinir el rumbo", sentenció Espinar este miércoles. De momento, Podemos no le ha hecho caso a lo que considera una "opinión de un militante más". La verdadera renovación, por tanto, se hará esperar.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es