14 de diciembre de 2019, 8:47:53
Cultura y ocio

SAN ISIDRO


Intensísimo festejo gracias a los 'escolares', Fernando Robleño y el viento

Por Emilio Martínez

Con los ojos clavados en lo que acontecía sobre la arena en casi dos horas y media de festejo. Es un resumen a vuela pluma de la primera corrida del trío dedicado al encaste Albaserrada, en este caso con bicornes de José Escolar, diversos de juego, pero siempre exigentes; o sea, toros, así, sin más.


Y frente a ellos tres más que dignos matadores -destacando Fernado Robleño,con una muy apaludida vuelta al ruedo- que además de las teclas que tenían que tocar en sus respectivos lotes, tuvieron un enemigo muy especial: el fortísimo viento que condicionó un festejo vivido con intensidad abajo y arriba y en el que Gómez de Pilar y Ángel Sánchez fueron muy aplaudidos.

Hubo toros y toreros. Parece una perogrullada. Mas no, ¡quia! Cuántas tardes lo que sale por chiqueros son borreguitos amaestrados y dóciles, casi siempre en corridas de figuras, figuritas o figurones. En cuántas ocasiones sus matadores –casi siempre figuras, figuritas o figurones- se limitan al postureo, además ventajista, simulando la lidia de verdad de verdad de la buena. Cuántas. Mas nada de ello sucedió este martes en la cátedra merced a los toros de José Escolar en un encierro no perfecto, qué va, pero si variado de comportamiento agresivo en diversas gradaciones.

Merced a una terna de jabatos que, además, pechó con ese terrible enemigo que es el viento, a veces fortísimo, que aunque aumenta sus méritos, les impidió alcanzar todo lo bueno que propusieron. Empezando por el veterano Fernando Robleño y sin que desmerecieran los menos placeados pero dignísimos Gómez de Pilar y Ángel Sánchez. Hubo toros y toreros. Y, por desgracia, viento.

Y cuando se conjuga la ecuación de dos incógnitas que es la que reúne a bicornes y coletudos auténticos, nadie es capaz de perderse ni un detalle, ni los aficionados toreristas. Porque este es el espectáculo de la Fiesta de verdad en la que, no olvidemos, se llama ‘de los toros’, protagonistas, no de los toreros, antagonistas. Y José Escolar echó seis cárdenos muy entipados de la casa, cuya catadura variable, aunque siempre con el denominador común de que cumplieron de sobra en sus respectivas citas con los caballos, comentaremos uno por uno.

Pero con otra característica común, además de su guapa presencia, la del comportamiento no fácil ni excesivamente pastueño que debe alborear un ‘bos taurus’. Es cierto que los dos primeros fueron los más descastados y peligrosos de la corrida, a los que Robleño y Gómez del Pilar intentaron el toreo moderno sin conseguirlo pero con gallardía y valor porque sus enemigos no admitían errores. Todo cambió a partir del tercero, de nombre ‘Combativo’, al que hizo honor.

No se arredró en el combate Ángel Sánchez ni sus subalternos -sensacional Iván García bregando y Raúl Ruiz y Fernando Sánchez con los palitroques-. Además, el animal sacó toda su casta, aunque con el defecto de ir con la carisfosca a media altura, en la muleta y a pesar del viento, el madrileño siguió derrochando testosterona y poco a poco se lució con varias series de redondos y emocionantes naturales, no perfectos pero sí intensísimos, seguidos con enorme interés por el cotarro. La estocada quedó algo tendida y hubo escasa petición..

El cuarto fue el más manejable, a lo que contribuyó un Robleño lanzado desde las verónicas iníciales con una rodilla en tierra. Después, con el viento en contra y refugiado junto a las tablas del 6, Robleño, cruzadísimo, fue haciéndose con los mandos poco a poco y acabó con pases por ambos pitones –uno de casi 360ª- que no siempre ligó por los problemas del aire, pero siempre de muleta baja y mandona. Necesitó un golpe de verduguillo y tampoco hubo oreja, algo insustancial cuando la lección acababa de disfrutarse sobre la arena.

Gómez del Pilar, valentísimo, se fue a las rayas de hinojos a esperar de salida a los de su lote, con dos largas extraordinarias. Ya está escrito que el peligroso primero de los suyos poco le dejó hacer más allá de jugársela sin trampa ni cartón. Como ante el quinto, bravo en el caballo, que era un toro fiero con el que su matador se peleó aunque sin llegar a acoplarse en parte porque arreció de nuevo el aire, pero sin perder nunca los papeles.

Algo así le ocurrió a Sánchez con el último, con el que de nuevo brillaron Iván y Sánchez con pares monumentales jugándose la femoral, pero que no desarrolló todo lo que apuntaba de codicia por su flojera que le hizo hocicar la arena en varias ocasiones, mientras su matador, que acusó lo poco que lleva en esta categoría, sólo apuntó algún muletazo del buen corte clásico que conjuga.

FICHA

Toros de JOSÉ ESCOLAR, de buena presentación en general y ofensivos pitones excepto 3º, que cumplieron ante los picadores, y de juego desigual, con 1º y 2º descastados; 6º, flojo. FERNANDO ROBLEÑO: silencio tras aviso; vuelta tras aviso. GÓMEZ DEL PILAR: ovación tras aviso en los dos. ÁNGEL SÁNCHEZ.ovación; silencio tras aviso. Plaza de Las Ventas, 28 de mayo, 5ª de feria. Tres cuartos de entrada.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es