23 de julio de 2019, 9:50:35
Opinión


El filo de la navaja

Por Ángel del Río


Estamos en plena primavera electoral, donde las flores de las generales ya se han marchitado y hay brotes nuevos de cercanas autonómicas y municipales.

La política lo envenena todo; acapara, lava y centrifuga la información, sin que apenas opongamos resistencia. Pero en medio de esta vorágine de noticias con siglas de partidos, nombres propios de candidatos, banderolas con la sonrisa puesta de quien quiere gobernarnos y la parafernalia de lonja, donde se subasta todo el pescado que aún no está vendido, hay acontecimientos que nos rescatan, para mal, del tedio político, porque son noticias que se encaraman con fuerza a las páginas de los sucesos, especialmente los fines de semana, cuando la fiebre de sábado noche, de viernes, o de domingo, perturba la razón, estimula la violencia, saca lo peor de una juventud que sale a divertirse y lo hace a punto de navaja, como si la violencia fuera parte de la cultura del ocio mal entendido.

Los últimos fines de semana se han caracterizado por el brillo del filo de la navaja, que ciega la razón y despierta el olor a sangre en algunos jóvenes, que han actuado en grupo, en pandilla, en bandas o en solitario, para derramar violencia sin tasa, ni causa, por aquellas zonas donde otros jóvenes. lo único que querían era divertirse sanamente. Y esta violencia de unos cuantos, ha dejado varado en el camino, sin vida, a un joven en Cobeña, y heridos de diversa consideración, a otros chicos en Móstoles, en Fuenlabrada, en Usera, ensanchando el territorio de alto riesgo.

Vuelve la moda de los grupos de provocadores, de los pendencieros de fin de semana, de los violentos de la fiesta, que hacen del filo de su navaja, el estilete que rasga entrañas y agosta vidas. Ante esta escalada de violencia, sólo cabe más presencia policial y, sobre todo, mayor dureza judicial, o viviremos cada fin de semana con el corazón en un puño, bien guardado para que unos desaprensivos criminales no nos lo atraviesen.
Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es