25 de mayo de 2019, 16:04:28
Distritos

ENTREVISTA


García Castaño, sobre Ahora Madrid y la deuda: "Nunca se planteó el impago"

Por Javier López Macías

Uno de los momentos clave de este mandato ha sido el cese de Carlos Sánchez Mato como concejal de Economía y Hacienda. La decisión de Manuela Carmena terminó de fracturar Ahora Madrid, más cuando el sustituto que nombró fue Jorge García Castaño, ex de Izquierda Unida. Él, sin embargo, se centra en lo que ha hecho y no tanto en lo que llevó a cabo su antecesor, que criticó sus presupuestos en una entrevista a este medio y que denunció que no le dejaron hacer una auditoría de la deuda para realizar la quita que prometía Ahora Madrid en el programa de 2015. El edil, sin embargo, dice que ese control "se está llevando a cabo" pero que "en ningún momento" se planteó una quita. En esta charla con Madridiario, que transcurre en Alcalá, 45 -aquel edificio que fue uno de los motivos con los que justificó el Ministerio de Hacienda la intervención-, el concejal se centra en lo que viene una vez levantado ese freno de mano: una transición ecológica, la creación de nuevas empresas y una serie de nuevos equipamientos y reformas sin retraso alguno. También la conversión de la Castellana en un eje verde y el cambio de Conde Duque para ser totalmente accesible. Sobre la ejecución presupuestaria, señala que se ha "más que duplicado" en inversiones y gasto social. En cuanto a la polémica sobre los papeles de Bárcenas proyectadas por Podemos en Centro, distrito que preside, dice que ya la ha "olvidado", como parece haber hecho con la sanción que le impuso la formación cuando él, junto a otros cinco concejales, dio el salto a Más Madrid, "su nueva ilusión" y la tercera marca con la que concurre a unas elecciones.


Pregunta. El Ministerio de Hacienda ha levantado hace unas pocas semanas el control sobre las cuentas del Ayuntamiento de Madrid, ¿qué toca ahora?

Respuesta. Hemos hecho un recorrido muy importante: hemos dejado la deuda en la mitad, hemos conseguido multiplicar la inversión y hemos incrementado un 58 por ciento el gasto social. Además, esta fortaleza se ve en el crecimiento de la población, en la inversión extranjera o en la bajada continuada del paro. Ahora tenemos unas bases muy sólidas para desplegar el proyecto Madrid 2030, que busca igualarnos con las mejores capitales europeas en políticas de transición ecológica, claves en la siguiente legislatura, o en políticas de cuidados y de género.

P. No tener ese veto da el poder de, por ejemplo, crear nuevas empresas. Ya no da tiempo a hacerlo antes de las elecciones pero, ¿dejáis alguna preparada?

R. Tenemos una primera idea que tiene que ver con crear una empresa que esté circunscrita al Área de Medio Ambiente y trabaje por la política energética; también estamos pensando en una agencia de desarrollo del sur y del sureste, que es una de las conclusiones del proceso de diálogo con la sociedad civil de esos distritos; y otra diferente que le financie con avales y créditos a pymes y a comunidades de propietarios que trabajen por la transición ecológica y que sea capaz de invertir en fondos fondos público-privados para este cambio hacia una economía verde e inclusiva.

P. ¿Activa a vuestro electorado el presumir de la reducción de deuda?

R. Sí. Nosotros tenemos un electorado muy grande, nos votó el 30 por ciento de la gente, que nos dejaría de votar si la ciudad se hubiera visto mal gobernada o con descontrol presupuestario. Eso fue lo que dijo la derecha y lo contrario de lo que ha pasado. Hemos demostrado que la ciudad está mejor y ahora solo queda desarrollar una gran capital del futuro como son las de nuestro entorno con políticas muy semejantes. La solidez en el discurso ya la tenemos. Cuando, por ejemplo, planteamos el Plan Especial de Hospedaje y Pisos Turísticos, lo hacemos desde la solvencia que nos da el haber batido récords en ocupación hotelera o visitas a la ciudad, lo hacemos porque queremos un turismo más sostenible y lo hacemos teniendo claro que no hemos generado ninguna situación problemática. Esto nos ayuda a crecer y a llegar a nuevos electorados.

P. ¿Qué ha supuesto el freno de mano de Hacienda?

R. Ha provocado el retraso de un año de los grandes equipamientos que estamos llevando a cabo. En la actualidad tenemos en marcha siete polideportivos que podrían haber estado entre seis y diez meses antes si eso no hubiera pasado. El PP lo hizo con una mirada muy electoralista. Ahora, creo que es importante señalar que con esta regla de gasto tan desafortunada y tan mala para Madrid, hemos conseguido hacer 13 escuelas infantiles y tenemos 25 equipamientos construyéndose en la ciudad. Ha supuesto un freno pero no nos ha parado.

P. ¿Utilizó Cristóbal Montoro el Ministerio de forma partidista?

R. Yo no dirigía el departamento de Economía y Hacienda entonces, pero sí sé que hubo ciertas cosas que se hicieron y que si Madrid lo hubiera gobernado Ana Botella, el Ministerio hubiera actuado de una forma diferente. Lo que hemos demostrado es que con un contexto tan complejo hemos sido capaces de hacer una gestión económica muy buena. Mientras que la inversión se ha más que duplicado, el gasto social ejecutado ha crecido un 58 por ciento, los presupuestos de los distritos del sureste han subido un 48... con el Estado y la Comunidad en manos de la derecha, ha pasado esto. Con un mejor contexto, qué no podemos hacer. Eso es lo que nos jugamos en las próximas elecciones.

P. ¿Hubiera superado García Castaño la regla de gasto dadas las consecuencias?

R. Este año hemos cumplido y la inversión y el gasto han crecido igual. Dicho esto, no voy a tener ese problema porque estoy casi seguro de que cambiará la regla de gasto el año que viene. Es antieconómica y mala para Madrid, con 1.000 millones de superávit.

P. Denuncia Carlos Sánchez Mato, ahora candidato de Madrid en Pie, que Carmena paralizó una auditoría de la deuda cuando le cesaron. ¿Se prevé terminarla?

R. Eso sigue en marcha: la deuda se está auditando y habrá unos informes finales que ahora se están redactando. Lo que en ningún momento se planteó fue que eso llevara a un impago de la deuda. No vamos a ser así porque somos capaces de asumirla y ha dejado de ser un problema. Cosa distinta es que sirva para evaluar constantemente las políticas públicas, porque la gente tiene que saber qué rendimientos tiene cada euro. Tenemos que saber si tiene más sentido hacer inversiones monstruosas como el Madrid olímpico o crear 25 equipamientos y 13 escuelas infantiles.

(Foto: Chema Barroso)

P. ¿Por qué tanta polémica con la ejecución de los Presupuestos?

R. El presupuesto ejecutado en inversiones en 2018 fue de 643 millones de euros en vía ordinaria y de Inversiones Financieramente Sostenibles. La liquidación en 2014, último año de Ana Botella, fue de 267 millones, y en 2013, de 224, y en 2012, de 224 también... O sea, la inversión se ha más que duplicado. En cuanto al gasto social, ha crecido un 58 por ciento, la ejecución en los barrios del sur, un 48... El gasto real ha aumentado en esas magnitudes mientras acabábamos con la deuda de la ciudad. A lo que ha jugado la oposición, junto a algunos medios de comunicación, ha sido a hacer una lectura de la ejecución presupuestaria basada en las IFS que, por definición, se pueden ejecutar durante dos años. En términos absolutos, hemos tenido una buena ejecución durante todo el mandato.

P. Las Ordenanzas Fiscales de 2019 se vendieron como verdes, ¿continuará esta senda en la siguiente legislatura?

R. Este año hemos incluido dos bonificaciones importantes: los mercados municipales y los inmuebles dedicados a fines culturales prácticamente no pagan IBI. Además, hemos introducido una bonificación del 50 por ciento durante tres años a las comunidades de propietarios para que instalen paneles fotovoltaicos y en un 25 por ciento en suelo terciario o industrial. De cara a la próxima legislatura vamos a hacer tres cosas más: vamos a recargar un 50 por ciento el IBI de las viviendas vacías, vamos a bonificar con esa misma cantidad los alquileres de renta limitada y vamos a incrementar un 25% la bonificación del IAE a las empresas que paguen el Abono Transporte a sus trabajadores.

P. Hablando de alquileres, ¿estáis a favor de limitar los precios?

R. Vamos a facilitar que la oferta crezca con bonificaciones y recargos fiscales y vamos a construir 4.000 viviendas públicas por legislatura. Por otro lado, vamos a apostar por una cesión del derecho de superficie de suelos municipales para que la iniciativa social o privada construya. Siempre, eso sí, con ese derecho y no de propiedad. Por otro lado, sí creemos que el Gobierno debe actuar. Todas las ciudades europeas pedimos lo mismo: regulaciones más robustas sobre viviendas turísticas y evitar que un mercado de alquiler sufra una convulsión a través de inversores que nada tienen que ver con el territorio y que solo suben precios.

P. ¿Cuántas viviendas ha construido la EMVS esta legislatura? Villacís dice que 68.

R. Tenemos en marcha 3.700. En la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo (EMVS) hemos hecho tres cosas importantes: se paró la venta de 2.500 viviendas, se adjudicaron 2.700 y ahora tenemos esas en diferentes puntos de construcción.

P. Pero, ¿no tienen una fecha concreta?

R. Cada promoción tendrá la suya. Yo ahora la desconozco.

(Foto: Chema Barroso)

P. En cuanto a Centro, distrito del que ostenta la Presidencia. Se ha aprobado ya la ZPAE, ¿qué novedades trae?

R. Va a conseguir evitar del todo la mayor saturación de licencias de ocio en el distrito, porque va a ser casi imposible que haya nuevas autorizaciones. También nos da más herramientas para intervenir en los casos de los incumplidores más sistemáticos. Los datos dicen que son pocos pero que lo hacen mucho. Es un paso más en la convivencia del distrito, aunque con estas normativas nadie sale contento. Además, lo que nos dicen las mediciones es que el nivel de ruido ha mejorado un 80 por ciento pero que es insuficiente. Hay que seguir por esta vía.

P. ¿El conflicto de Malasaña también se ha solucionado o está en vías de?

R. En Centro nunca se soluciona ningún conflicto. Es un distrito muy complejo donde se produce buena parte del PIB de la ciudad, entonces es muy difícil solucionarlos. Sin embargo, creo que se está actuando con dureza en un sitio donde había inquietud vecinal por el botellón. Eso se ha encarrilado. Además, Malasaña ha dado un salto importante con equipamientos de barrio y mejoras de calidad de vida.

P. Otro conflicto vecinal es el que se ha originado con la reforma de Pedro Zerolo, ¿en qué punto está?

R. Seguimos hablando con asociaciones de vecinos y comerciantes para mejorar el proyecto y poder licitarlo, aunque no estamos tan lejos. Pido confianza. Hemos acometido una reforma de Chueca muy potente y la plaza también quedará bien. Está dentro de un concurso europeo y es una buena propuesta.

P. ¿Se van a reformar las otras plazas colindantes a la Gran Vía?

R. Sí, pero poco a poco. Ahora la prioridad son las once plazas de la periferia. Las otras se irán haciendo poco a poco. En la próxima legislatura le tocará el turno a Conde Duque, donde se seguirá el patrón de Chueca.

P. Ahora que ha pasado tiempo desde que entró en vigor Madrid Central, ¿qué valoración hacen desde el distrito?

R. Es tan positiva que la oposición ya no habla de Madrid, cuando hace tiempo parecía que era lo único que pasaba en España. La gente lo va interiorizando, no hay desabastecimiento y como tres veces al día [risas]. Los datos de Hacienda y del BBVA nos dicen que los comerciantes van bien, el espacio público gana, la contaminación mejora... El reto ahora es ver qué pasa después de Madrid Central y cómo la llevamos a la periferia.

P. ¿Tienen algo pensado?

R. Lo avanzaremos dentro de poco, pero habrá mejoras de la accesibilidad en muchas calles, reordenación de aparcamientos y grandes ejes verdes.

P. ¿Será el Prado uno de esos ejes?

R. No solo el Prado, también la Castellana, donde no solo introduciremos un carril bici si no que mejoraremos el espacio peatonal y pondremos un carril bus rápido en los carriles centrales. Va a ser una reforma estructural.

(Foto: Chema Barroso)

P. Los líderes vecinales que más se opusieron a la 'operación Galileo' han terminado fichando por VOX. Viéndolo con perspectiva, ¿se arrepiente de recular?

R. Tampoco lo hemos revertido. Los que más se deben arrepentir son esos partidos que pensaban que les iban a votar y han visto cómo terminan en VOX. Precisamente, ahí hemos ganado accesibilidad y zonas verdes. Por la gente a la que queríamos dirigirnos y el mensaje de que en Chamberí, un distrito envejecido, se puede tener hijos, quedó claro. Más se equivocaron otros.

P. ¿Ha pecado Ahora Madrid de gobernar en demasía para el distrito Centro?

R. Creo que no, lo que pasa es que la presión mediática es brutal y muchos de los periodistas que informan de Madrid viven en el centro. Se habla mucho más del distrito de lo que a mí me gustaría. Por ejemplo, el eje de Vinateros tiene prácticamente el mismo presupuesto que la Gran Vía. Ahora vamos a peatonalizar el bulevar de Peña Gorbea, a ver si se cuenta. El presupuesto ha subido mucho más en el sureste que en el centro. Eso tiene más que ver con otros que con nosotros. Somos una fuerza política que trabaja para los que más lo necesitan.

P. Hace poco dijo en una entrevista en El Economista que estaba dispuesto a llegar a un acuerdo con Ciudadanos. ¿Lo mantiene o fue un error de transcripción?

R. Lo que dije era que me extrañaba que Ciudadanos se cerrara las puertas tan pronto. A día de hoy votar a Ignacio Aguado es votar a Rocío Monasterio y votar a Villacís, a Ortega Smith. A mí me gustaría que hubiera un partido de centro, liberal, con el que se pudiera dialogar más y tener una política de alianzas más amplia. Pero es el camino que han decidido.

P. Al Ayuntamiento también se presenta su antecesor, Carlos Sánchez Mato. ¿Va a apoyar Podemos a Madrid en Pie en vez de a Manuela Carmena?

R. No es lo que ha dicho Pablo Iglesias pero no tengo ni idea.

P. Pero sigue siendo parte de Podemos, ¿no?

R. ¿Quién?

P. Usted.

R. Yo soy parte de Más Madrid. He votado y voto a Podemos y por supuesto me siento concernido, pero en estos momentos mi ilusión es sacar un gran resultado en el Ayuntamiento y en la Comunidad. El resto son problemas menores que no interesan a la gente, aunque quiero que les vaya bien en todo.

P. ¿Quedó olvidado ya el asunto de los papeles de Bárcenas en la Plaza Mayor?

R. Por mi sí, desde luego.

P. ¿Pero había autorización o la crearon cuatro días tarde?

R. Lo que se hizo cuatro días después fue un informe técnico que se suele hacer para contar que no hubo desperfectos sobre la plaza. Desde Centro autorizamos todo lo posible en las campañas electorales para garantizar un derecho constitucional.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es