19 de septiembre de 2019, 2:33:32
Medio Ambiente


Madrid endurece el protocolo de cierre de El Retiro los días de fuertes vientos

Por Javier López Macías

El Ayuntamiento ha aprobado modificaciones sustanciales del protocolo de clausura del parque de El Retiro: se tendrá en cuenta la temperatura y la humedad, se ha instalado megafonía y se han establecido cuatro niveles de alerta. Además, en caso de que se produzca el cierre del mismo, todos los parques históricos lo replicarán. El Consistorio también contratará dos jardineros especialistas y cinco inspectores más.


Fue hace poco más de un año cuando un niño de cuatro años falleció en El Retiro a causa del desprendimiento de un árbol en un día con fuertes rachas de viento en el que el cierre del parque no fue eficaz. Desde entonces, el Ayuntamiento ha trabajado para endurecer el protocolo de clausura del mismo y este jueves ha aprobado el nuevo en Junta de Gobierno, que ahora comienza un periodo de información pública de un mes.

Además de la instalación de megafonía -ya en marcha-, la gran novedad es la entrada de dos factores a tener en cuenta para medir el riesgo de accidentes. “Hasta ahora siempre nos hemos basado en las rachas y en la velocidad del viento”, ha explicado Inés Sabanés, delegada del Área de Medio Ambiente y Movilidad, que ha avanzado que ahora se estudiará también la humedad del suelo (un porcentaje mayor o menor del 75 por ciento a una profundidad de 170 centímetros), que afecta a la probabilidad de caída de árboles, y la temperatura (mayor o menor de 35 grados), que puede marcar la caída de ramas.

En este sentido, se han establecido cuatro niveles de alerta con diferentes colores, de verde a rojo, que marca el cierre total de El Retiro -y, automáticamente, los otros parques históricos-, pasando por el amarillo, que restringe el acceso a los Jardines de Cecilio Rodríguez, o el naranja, que supone la suspensión de los eventos al aire libre. Cabe destacar que muchos de los 17.000 árboles que se reparten en las 120 hectáreas de superficie son de grandes dimensiones y de avanzada edad, por lo que en caso de que se desprenda alguno de ellos sin estar activado el protocolo de cierre se activará otro de incidencias.

La dotación presupuestaria para estas actuaciones será de casi 1.800.000 millones de euros cada año hasta 2021, dinero que se destinará al aumento de vigilantes de seguridad -se contratarán cinco más-, a la creación de una centralita de comunicaciones y a la incorporación de dos jardineros especialistas en arboricultura. Los gastos derivados de la implantación de la megafonía, las pantallas informativas y el sistema de balizas se cargarán al presupuesto de conservación del parque.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es