21 de noviembre de 2019, 10:46:42
Medio Ambiente

FERIA VEGGIEWORLD


La revolución verde florece en la Casa de Campo

Por Susana Pérez

Su paso por Barcelona, desde hace dos años, ha supuesto un antes y un después en la forma de ver y entender el veganismo en España. La feria VeggieWorld aterriza este fin de semana en Madrid con la idea de convertirse en punto de encuentro de los seguidores de un estilo de vida y de consumo en el que la carne no tiene cabida. Cristina Rodrigo es la portavoz de ProVeg Spain, la asociación que hace posible este evento en la capital. Hablamos con ella sobre la feria y el mundo vegano.


Hace nueve años que la nevera de Cristina Rodrigo no ve rastro de carne, pescado, huevos ni productos lácteos. La presencia de verduras y frutas fue ganando espacio para desterrar a alimentos -carne, pescado, huevos y productos lácteos- que, por "ética, conciencia y salud" ya no forman parte de su alimentación. Poco a poco, las legumbres, los frutos secos, las semillas y los cereales fueron incorporándose también a la dieta de esta joven defensora de los derechos de los animales. "La alimentación de siempre, la que cocinaban nuestros abuelos", confiesa. Esa cocina, "que debería ser la base de cualquier alimentación saludable y con un universo gastronómico infinito", se convirtió en la inspiración de sus platos y en el inicio de un proceso de cambio de conciencia al veganismo que no convenció a todos: "Al principio tuve a mi familia en contra por el desconocimiento, ahora son mis mejores aliados. Mi madre se ha convertido en la mejor cocinera vegana".

Una oposición familiar que guarda un sabor agridulce pero lejano y que nunca condicionó el cambio de conciencia hacia el veganismo de la fémina que también es portavoz de la organización ProVeg Spain. "Me hice vegana tras adoptar a mi perra", recuerda. Su inseparable amiga canina es la responsable de abrirle los ojos a otro universo que, en ese momento, resultaba una incógnita: "Hace nueve años no existía tanta información como ahora". Una decisión que tomó desde el momento que reflexionó sobre un nuevo estilo de vida y la filosofía que defiende un consumo respetuoso con todos los animales y el planeta: "Me di cuenta que si defendía a animales como perros y gatos colaborando con las protectoras de animales no tenía sentido que me comiese otros". Las redes sociales e Instagram se conviertieron en sus aliados para descubrir otras formas de comer: "Cuando vi que podía comer mis postres favoritos sin hacer daño a nadie, pensé: esto es una maravilla".

Como Cristina, cientos de personas han cambiado, en los últimos años, su filosofía de vida. Según el estudio The green revolution, hecho por la consultora Lantern, en el 2017, un 7,8 por ciento de la población adulta española resultaba ser veggie, es decir, personas que colocan el reino vegetal en el centro de su alimentación. ¿Una moda pasajera? La portavoz de la organización de conciencia alimentaria lo tiene claro: "Cada vez más personas van siendo conscientes del impacto que tienen nuestras acciones como consumidores en el mundo y en el bienestar animal". Viendo como distintas tendencias sociales de consumo confluyen en esta ola verde, los expertos pueden augurar que no se trata de una postura transitoria y efímera. La revolución veggie se ha instalado entre la población como una tendencia poderosa que predice un futuro más sostenible.

"Se consume más carne de la recomendada por la OMS"

Un fenómeno en auge que hace visibles datos que ponen sobre la mesa conceptos antes apenas considerados. En 2019, uno de cada diez españoles de identifica como veggie (Vegetarianos, veganos y flexitarianos), lo que supone 3,8 millones de consumidores de esta alimentación mayored de 18 años en España. "Madrid es la ciudad española en la que existen un mayor portentaje de veggies", confirma Cristina Rodrigo. Solo en el área metropolitana se concentra el 13'8 por ciento del total de seguidores de este estilo de vida: "Vamos creciendo y se va reduciendo el consumo de carne. Se consume demasiada, más del doble de lo que recomienda la Organización Mundial de la Salud y tres veces más de los que resulta sostenible".

Un cambio de tendencia de la que estamos siendo testigos en los últimos años. Ya sea por razones de salud (el mayor motivo para adoptar una dieta flexitariana), de sostenibilidad (para proteger el planeta ante la presión adicional que implica en el sistema de producción de comida) o por mejorar el bienestar animal, un segmento de la población ha decidido dar un giro a su dieta diaria y prescindir del uso de animales en cosméticos, ropa y complementos.

VeggieWorld: la feria vegana más grande de Europa, en Madrid

Este fin de semana, los madrileños podrán conocer todas las novedades sobre productos cien por cien vegetales, tanto en el sector de la alimentación, la moda y la cosmética. La cita, que se celebrará en el Pabellón de Cristal de la Casa de Campo, aterriza por primera vez en la capital tras el éxito de sus dos anteriores ediciones en Barcelona. Conferencias, charlas y talleres completan un evento que espera superar los 5.000 visitantes, lo que supondrá un punto de inflexión en la manera de enterner el veganismo.

La feria del estilo de vida vegano más grande y antigua de Europa, organizada por Proveg, se ha convertido en uno de los eventos más esperados del año, no solo para los veganos sino también para los interesados en conocer de cerca la forma de ver y entender el veganismo en España.

La primera edición se hizo en Alemania en 2011 y ahora se celebra en diferentes ciudades de Europa

80 expositores, entre los que habrá nuevas marcas nacionales e internacionales así como variados restaurantes y tiendas, darán a conocer sus productos y novedades. Uno de los grandes descubrimientos será la Beyond Burguer, una revolucionaria hamburguesa elaboradas a base de plantas y con proteína de guisante que se cocina y sabe como una hamburguesa de carne de vaca. O los helados veganos de Ben & Jerry's sin ningún derivado lácteo y libres de lactosa y elaborados con una base de leche de almedras. Otros alimentos, como los quesos con frutos secos, que siguen el mismo proceso de fermentación que el producto lácteo pero sin contenerlo, postres, comida preparada y recetas apetecibles ofrecerán el sábado y domingo una experiencia sostenible que presentará a los protagonistas de la revolución verde.

Durante dos días, esta feria ofrecerá productos de consumo alternativos al mercado convencional, producidos sin ningún tipo de explotación animal. Porque no solo la gastronomía se muestra cada vez más aliada con la conservación del planeta, las grandes marcas y reconocidos diseñadores apuestan por una moda que no requiere el maltrato animal. "Firmas como Versache y Galliano se han subido al carro de libre de pieles", subraya Rodrigo . Otras marcas apuestan por alternativas al cuero, con materiales creados a base de piña y pieles de naranja, rechazando otros textiles que además resultan contaminantes. "La industria de la moda es una de las más contaminantes del mundo", denuncia la activista. Es aquí cuando entra en escena la segunda vida de los materiales, como ocurre, por ejemplo, con los desechos del airbag de los vehículos que se reutiiza para las suelas de los zapatos.

Lugar: Pabellón de Cristal de la Casa de Campo (Avenida Principal, 16)

Metro:
Alto de Extremadura (L6), Lago (L10)

Autobuses:
31, 33, 36, 39, 65

Un "despertar de la conciencia". Así se refiere la portavoz a la necesidad, asegura, "imperante", de hacer caso a la alerta que emitió la ONU en 2018: quedan 12 años para limitar los efectos del cambio climático. Para 2030, si las circunstancias no han variado, las consecuencias del calentamiento global serán imparables: huracanes, inundaciones y hambrunas serán solo el inicio de un panorama que resulta devastador. Las soluciones contemplan medidas para evitar el aumento de la temperatura. Y una de esas acciones habla de reducir el consumo de carne. Según la Organización Mundial de la Alimentación y Agricultura, el factor principal es la producción de alimentos a través de la ganadería industrial. Esta actividad es responsable del 14,5 por ciento del total de emisiones de gases de efecto invernadero. Y según un estudio de la Universidad de Oxford, una alimentación vegetariana reduciría hasta un 63 por ciento estas emisiones, una vegana, hasta un 70 por ciento.

TIPOS DE VEGGIES

Flexitarianos
Se trata de las personas que en su dieta dan preferencia a los productos vegetales como frutas, hortalizas o legumbres, consumiendo solo ocasionalmente carne o pescado.

Vegetarianos
Personas que consumen mayoritariamente productos de origen vegetal, junto con algunos productos derivados de los animales, como serían los lácteos, huevos o miel. No comen carne, pescado, aves o mariscos.

Veganos
Aquellos que eliminan totalmente los productos de origen animal de sus vidas y de su alimentación, consumiendo una dieta cien por cien vegetal sin carne, pescado, lácteos, huevos o miel.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es