12 de noviembre de 2019, 5:32:54
Social

TECNOLOGÍA Y DISCAPACIDAD INTELECTUAL


Proyecto Idea: cómo hacer inclusivo el mercado laboral del futuro

Por MDO

Ocho empresas líderes en los sectores de la energía (Sacyr, Gonvarri y Enagás), la logística (Bombardier y Correos) y la alimentación (Alcampo, Compagnie Frutiere y Coca-Cola) trabajan en el Proyecto IDEA de la Fundación Juan XIII Roncalli para desarrollar ideas reales de negocio que den empleo de calidad a personas con discapacidad intelectual en el contexto de la disrupción tecnológica y digital.


La mayoría de expertos coincide en señalar que en torno al 75 por ciento de los niños de hoy trabajarán, el día de mañana, en profesiones que aún no existen. Invirtiendo el enfoque, cerca de 1.400 millones de puestos de trabajo actuales son vulnerables de cara al futuro, según datos de la Organización Internacional del Trabajo. Y el motivador de este vertiginoso cambio también goza de consenso: la disrupción tecnológica y digital, que está mutando nuestra forma de comunicarnos, de relacionarnos con nuestro entorno, de movernos, de consumir, de estudiar y, claro, de trabajar. En este contexto surge el riesgo de precarización o exclusión de ciertos sectores que, por sus características o situación de vulnerabilidad, tienen menor facilidad de acceso a los imprescindibles procesos de adaptación al cambio. Uno de ellos es el de las personas con discapacidad intelectual.

“Tradicionalmente, estas personas han llevado a cabo tareas manuales, por lo que son más sensibles a este proceso”, señala Nuria Fernández Roma, responsable de marketing de la Fundación Juan XXIII Roncalli, que se ha propuesto que las personas con discapacidad intelectual no se queden en los márgenes de la transformación del mercado laboral, sino que formen parte de ella. Para ello, esta entidad especializada desde hace más de 30 años en inclusión sociolaboral ha puesto en marcha el Proyecto IDEA (Innovación Disruptiva Empresarial de Alto valor), una iniciativa que busca tres líneas de negocio que permitan la generación de empleo de futuro y de calidad para personas con discapacidad intelectual.

El objetivo es que estas ideas de negocio no se queden en el papel, sino que tengan una aplicación real y efectiva en el mercado laboral presente y futuro. Por eso, la Fundación Juan XXIII Roncalli ha pedido la colaboración de empresas de primer nivel en tres sectores estratégicos –energía, alimentación y logística-, para que, en base a su experiencia, sus conocimientos y sus necesidades, diseñen estos nuevos modelos profesionales.

“La idea es ver los cambios como oportunidades”, resume Diego Rocha, director de Innovación de Sacyr, una de las empresas que participa en el proyecto como parte del grupo de trabajo del sector energético y que sabe “necesario repensar las estrategias y generar nuevas líneas de apoyo”.

Junto a Sacyr, y a lo largo de 2019, otras siete empresas trabajarán por equipos en las tres áreas de acción: Sacyr, Gonvarri y Enagás, en energía; Bombardier y Correos, en logística; y Alcampo, Compagnie Frutiere y Coca-Cola, en alimentación. El fin es el de encontrar para cada sector una línea de negocio, viable y sostenible, que permita emplear a un mínimo de 50 personas con discapacidad intelectual. En el camino, contarán además con el asesoramiento de Indra, CT Ingenieros, Observatorio 4.0, Fujitsu, Universidad Autónoma de Madrid, Universidad Politécnica y Tart Cube como expertos referentes en sus distintos sectores. A finales de junio se comunicará cuáles han sido las líneas de negocio que se desarrollarán.

“Estamos aportando nuestras ideas, nuestro conocimiento de modelos profesionales y de trabajo”, explica Rocha, que cuenta cómo cada empresa incorpora cinco profesionales –mandos medios o directivos- a las sesiones de trabajo, muy orientadas al análisis en esta primera etapa del proyecto. “Estamos identificando cuáles son las grandes tendencias de mutación y cómo afectan al mundo del empleo en general y al del empleo de personas con discapacidad intelectual en particular, además de ver qué capacidades pueden tener ventajas dentro de los nuevos órdenes. Hasta ahora, lo que hemos hecho ha sido abrir puertas y empezaremos en breve a diseñar esos modelos de negocio”, añade el director de Innovación de Sacyr, que adelanta que una de las vías abiertas tiene que ver con la nueva movilidad y pasaría por trabajos como, por ejemplo, el mantenimiento de baterías de motos, patinetes o coches eléctricos.

La amplitud de perspectivas es crucial en estos equipos, formados por profesionales de distinto perfil que puedan aportar todos los puntos de vista. Por ejemplo, el grupo configurado por Sacyr cuenta con, además de la representación de Innovación del mismo Rocha, una persona del área de Valorización Energética, otra del de Diseños Industriales Eléctricos, del de RSC o del Centro Especial de Empleo de Valoriza, la herramienta de inclusión laboral del propio Grupo Sacyr.

En sus sesiones, utilizan una metodología de Design Thinking. “Se está exponiendo toda la parte creativa, luego habrá que aterrizar esas ideas y, por último, estudiar su plan de viabilidad para poder ejecutarlas”, cuenta la responsable de marketing de la fundación, que insiste en la idea de la aplicación real de este proyecto: “No se va a quedar en un tema teórico, sino que el objetivo es desarrollar esas líneas de negocio, con el apoyo de las empresas que así lo deseen, y crear esos 150 puestos de trabajo”.

Además, Fernández Roma hace hincapié en que esas vacantes se corresponderán con “empleo de calidad” y “sueldos de calidad”; características poco frecuentes en el sector de la discapacidad intelectual, que “desgraciadamente siempre acaba con trabajos más precarios”, según denuncia la portavoz de la Fundación Juan XXIII Roncalli.

En este sentido, Rocha aplaude la iniciativa de la entidad, que “se ha sabido adaptar a los tiempos actuales y lidera de alguna manera la puesta en valor de un colectivo que tiene mucho que aportar”. Así, el responsable de Innovación de Sacyr, asegura que el proyecto está alineado con los valores y la manera de entender la sociedad de la compañía. “Creemos en la diversidad y en que las personas con discapacidad intelectual tienen una serie de capacidades atractivas y provechosas, tanto para ellos mismos como para la sociedad”, finaliza.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es