19 de julio de 2019, 12:43:08
Recomendamos


Alquilar se está convirtiendo en una misión imposible


En España parece que no nos ponemos al día en cuanto a la política de viviendas en alquiler. Seguimos siendo uno de los países de la Unión Europea en el cual cuesta más dinero alquilar que comprar.


Y mientras los pisos en venta en Madrid y Barcelona se hacen cada día más asequibles, los alquileres empiezan a rozar precios inasumibles, sobre todo en las grandes capitales.

La gestión del turismo

En ciudades como Madrid y Barcelona, que tienen una gran afluencia turística durante todo el año, los propietarios e inversores de viviendas de alquiler prefieren subir los precios y alquilar por pequeñas temporadas (en ocasiones se llegan a hacer hasta 20 contratos en un año) antes que dejar pasar la oportunidad de lucrarse.

Es todo lícito. En un mercado sin regulación quien tiene un piso en alquiler quiere sacarle el máximo rendimiento. Pero esto va en detrimento, siempre, de toda la gente que vive en la misma ciudad y llegará un momento en que este tipo de inversiones morirán de éxito.

Ya pasa en poblaciones costeras o en las islas donde alquilar un piso, para alguien que vive y trabaja allí, es inasumible.

La opción de la compra

Por otro lado, esto genera una ventana de oportunidad para quien puede permitirse comprar un piso. Mientras el alquiler de las grandes capitales aumenta sin control, en las poblaciones más descentralizadas los precios de venta y de alquiler están, a grandes rasgos, a la par.

Así que se propicia la vuelta al tópico que tantas veces oímos desde mucho antes de la burbuja inmobiliaria, eso de:

"Es mejor comprar que alquilar, porque alquilar es tirar el dinero"

Francamente, en nuestro país si puedes pagar cada mes una hipoteca, el hecho de alquilar se vuelve impensable. Y no parece que vaya a cambiar nada a corto ni medio plazo.

Ningún gobierno se moja

Ante esta situación los principales partidos hacen siempre alarde de futuras medidas y de cambios para mejorar la situación, pero, a la hora de la verdad, ningún partido se moja. Los alquileres se garantizan ahora, por ley, para 5 años, pero 5 años pasan muy rápido y los precios suben más rápido aún.

¿Hay solución?

La respuesta a este problema no tiene una solución fácil. Comprar una vivienda parece lo más lógico, pero el acceso a un préstamo hipotecario está solo al alcance de quien tiene la suerte de tener un trabajo fijo o más o menos estable.

Además, los precios de una mensualidad (tanto de un alquiler como de una hipoteca) se llevan, de media, el 70% del salario de una persona. Todo lo contrario a lo que se recomienda desde la Unión Europea, que establece como razonable un ratio de 30% del salario mensual para la vivienda.

Mientras no haya un consenso entre los diferentes partidos para regular el mercado y poner control a los precios del alquiler, mucho nos tememos que esta nueva burbuja se seguirá hinchando hasta todo lo que pueda.

Para el ciudadano medio la solución, por ahora, pasa por asumir el gasto en pareja, en grupo, o vivir con familiares. Los salarios no dan para más.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es