15 de diciembre de 2019, 6:11:45
Opinión


Democracia y justicia

Por Pepa Pardo


Coinciden la mayoría de pensadores y pensadoras que los valores universales son: democracia y justicia

Hablar de igualdad es hablar de democracia y de justicia. Tres palabras, tres valores que, casi siempre, van unidos.

En políticas de igualdad se avanza en sociedades democráticas, sociedades éticas: la ética del triple reconocimiento, que escribió Victoria Camps:

  • Reconocimiento jurídico y legal, con leyes igualitarias
  • Reconocimiento social, la sociedad va interiorizando los valores igualitarios
  • Y reconocimiento personal, el respeto a cada mujer

Cuando esto se haga con la mitad del mundo, que somos las mujeres, estaremos en sociedades más democráticas.

La lucha por la igualdad ha de ser permanente, nada está definitivamente conseguido, es un largo camino que vamos recorriendo generación tras generación sin bajar la guardia porque si nos paramos retrocederemos.

El 8 de marzo de 2018 supuso un hito histórico en toda España. Las mujeres, acompañadas de muchos hombres, alzamos la voz contra el machismo, sin posibilidad de vuelta atrás.

Este 8 de marzo va a ser el de la repulsa a las brechas. Brechas cuantitativas como: brecha en el acceso al trabajo; brecha por el tipo de contrato (tenemos la mayoría de contratos precarios, a tiempo parcial, temporales); brecha salarial (cobramos un 22% menos que los hombres y en los sectores que están más feminizados los salarios son más bajos); brecha a la hora de promocionar para llegar a altas responsabilidades, brecha en la percepción de las pensiones. Y también hay brechas cualitativas como la brecha de trato; brecha de aislamiento y falta de solidaridad (las mujeres vivimos más tiempo y más solas); brechas que tienen que ver con el respeto a las mujeres, tengan la edad que tengan; brecha en el respeto de la sociedad al valor de las igualdad.

En este sentido, el Gobierno socialista aprobó el pasado día 1 un Real Decreto Ley de Medidas Urgentes para la Garantía de la Igualdad de Trato y Oportunidades en el Empleo y en la Ocupación, cuyo objetivo es eliminar la brecha salarial y garantizar el derecho de trabajadores y trabajadoras a la conciliación y la corresponsabilidad.

Quedan muchos retos por abordar porque las mujeres seguimos sufriendo discriminación y desigualdad.

En esa desigualdad entre hombres y mujeres está la raíz de la violencia machista y para acabar con ella, además de instrumentos específicos como las leyes necesitamos un compromiso firme de toda la sociedad y en primer lugar de sus instituciones. No es violencia doméstica, es violencia machista hacia las mujeres por el hecho de ser mujeres.

Caminar hacia la igualdad plena es una responsabilidad que nos interpela individualmente y como sociedad. Democracia y justicia.

Pepa Pardo
Diputada del Grupo Parlamentario Socialista en la Asamblea de Madrid. Portavoz de la Comisión de la Mujer

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es