24 de mayo de 2019, 13:10:36
Política


Acuerdo "al 99%" entre Bancada, IU y 'anticapis' para competir con Carmena

Por Javier López Macías

La Bancada Municipalista, Izquierda Unida y Anticapitalistas tienen casi cerrada la candidatura conjunta que competirá el próximo 26 de mayo en las elecciones municipales contra el Más Madrid de Manuela Carmena y las demás formaciones. La coalición funcionará de una manera similar a la CUP catalana. El único punto de fricción es la forma de las primarias: la Bancada pide que no se conformen listas previas mientras que IU quiere evitar que sus elecciones internas ya celebradas se vean alteradas.


Quedan menos de dos meses para que las candidaturas que quieran concurrir a los comicios municipales del próximo 26 de mayo deban hacerse oficiales. Esto supone que, visto el tablero político, las únicas fuerzas que deben ir a contrarreloj son las que pretenden darle la batalla a la alcaldesa Manuela Carmena por la izquierda. Con Más Madrid y PSOE en plenas primarias y con Ciudadanos y PP ya decididos, es el turno de Izquierda Unida, que quedó fuera de la plataforma de la regidora, Anticapitalistas y Bancada Municipalista.

Sin embargo, estas organizaciones se muestran tranquilas, pues, tal y como explican fuentes cercanas a la negociación a este diario, el acuerdo está asegurado "al 99 por ciento". El pasado sábado se produjo un encuentro en el que se avanzó "muchísimo" en la futurible coalición cuyas principales líneas detallaron en una rueda de prensa este miércoles el concejal díscolo de Ahora Madrid, Pablo Carmona, y la portavoz de Bancada, Susana Albarrán.

En cuanto a fechas, el edil anunció que repetirían el proceso de conformación de Ahora Madrid. Esto supone que el 10 de abril deberán estar celebradas las primarias y perfilado el programa, que se realizará en asambleas a raíz de unas propuestas básicas que pasan por el rechazo a la Operación Chamartín, la aplicación de la ley de expropiación o seguir procesos de remunicipalización de servicios públicos y descentralización de competencias municipales.

Todo ello, en consecuencia del manifiesto 'Por una alianza rebelde en Madrid', firmado por hasta 600 personas y que contempla también "reorientar el rumbo político de la ciudad" y abrir un proceso "municipalista que no renuncie a nada". "La Bancada considera necesario pensar una opción que sea capaz de pararle los pies a las élites económicas y financieras que gestionan y planifican la ciudad", puntualizó Carmona.

En este sentido, el único punto de fricción entre las tres formaciones es el método de primarias. Mientras la Bancada apuesta por un sistema 'Dowdall', seguido por Ahora Madrid en 2015, en una lista sin nombres predeterminados y totalmente abierta, IU quiere seguir un proceso que respete el orden establecido por sus bases en unas elecciones internas celebradas hace meses. Eso sí, nadie duda de que se vaya a llegar a un acuerdo, pues los 'anticapis' están mediando para ello y los ánimos son proclives. Por su parte, esta formación sí ha avanzado a Madridiario que elegirán a las personas que participarán en las primarias bajo su paraguas "en base a un reglamento interno".

Respecto a los nombres que podrían poblar la lista, lo natural es que perfiles como Rommy Arce, Pablo Carmona o Mauricio Valiente, todos con experiencia de gestión municipal, repitan. No obstante, se desconoce si alguno de ellos liderará la candidatura o si se optará por alguien independiente. Para este fin, la activista Yayo Herrero ha sido descartada.

Más allá de una plataforma electoral

Con todo, el verdadero reto que tendrá la formación será superar la barrera electoral del 5 por ciento en la ciudad de Madrid. En la cabeza de quien la forma aún resuenan los 130.000 votos que cosechó IU en las autonómicas de 2015 que, sin embargo, no sirvieron para nada al no exceder ese umbral.

Eso sí, confían en movilizar a un amplio electorado que les haga contar con presencia en el Pleno del Palacio de Cibeles. "Es posible activar a un sector desilusionado, unas 150.000 personas, que calculamos que se pueden ir a la abstención", explicó la portavoz de Bancada ayer. En ese caso, tendrían el poder absoluto para poder entrar en el Gobierno de Carmena -si suman- o apoyar ciertas decisiones desde fuera, que es por lo que se inclinan desde Anticapitalistas. Cualquiera de esas dos decisiones deberían ser votadas en una consulta pública "real".

Si eso no ocurriera, las intenciones de la Bancada pasan por continuar organizándose como movimiento, a diferencia de Ahora Madrid. Consigan representación o no, esa especie de partido contará con un código ético estricto que prohíba "destruir" la candidatura. En este sentido, se plantea la posibilidad de que los concejales deban someterse a la revalidación de las bases dos años después de ser elegidos, no cobrar dietas por asistencias a reuniones que no sean fuera de Madrid y rendir cuentas ante una Comisión de Garantías y las asambleas abiertas.
Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es