21 de septiembre de 2019, 19:41:30
Política

ENTREVISTA


Dávila: "Un modelo de ciudad no se plantea con ocurrencias"

Por Javier López Macías

Chema Dávila (Madrid, 1972) entró como concejal en el Ayuntamiento de Madrid en 2015. De los aspirantes a las primarias del PSOE para intentar hacerse con la Alcaldía de Madrid es, sin duda, quien mejor conoce el Palacio de Cibeles, pues estos años ha sido muy cercano al actual equipo de Gobierno, que le ha 'robado' ideas como Madrid Central. Su cercanía ha sido tal que, en ciertas ocasiones, le ha valido reprimendas internas. La última, la del secretario general del PSOE-M, José Manuel Franco, en una entrevista a este medio: "Es el único concejal díscolo". Sin embargo, él reclama su autonomía. A diferencia de Manuel de la Rocha, hizo el anuncio de su candidatura una vez que el aparato se mostró a favor de Pepu Hernández, a quien no considera "indiscutible" como a Ángel Gabilondo. Sobre su programa, destaca el equilibrio entre el norte y el sur y la sostenibilidad medio ambiental. Eso sí, todo bajo un modelo de ciudad que dice, como mensaje a sus rivales, no se construye de la noche a la mañana.


Pregunta. De los tres candidatos, es el que más experiencia tiene en el Ayuntamiento de Madrid. ¿Cómo lo perciben los militantes?

Respuesta. La experiencia siempre es un factor positivo porque te permite conocer la ciudad y tener un proyecto político definido. Es muy importante plantearlo así de cara a resolver los problemas de los madrileños.

P. Sin embargo, usted es el que menos avales ha conseguido. No sé si eso le preocupa.

R. Nosotros no hicimos una carrera de avales como se hacía antes. El procedimiento ha cambiado y ahora vale con coger un mínimo, que es lo que nos planteamos. Quisimos conseguir el 5 por ciento con un colchón de 100 avales más por si había errores. Es un trámite.

P. En cambio, Pepu los presentó un día antes y dijo que había sobrepasado el límite "por centenas".

R. Son estrategias de cada equipo de campaña. La nuestra era tener los avales para presentarnos y centrarnos en lo importante, que es convencer a la gente de cara al 9 de marzo.

P. ¿Y qué expectativas tiene?

R. Muy positivas. Según voy por las agrupaciones, veo cómo está calando mi proyecto y la gente tiene ilusión de que volvamos a ser protagonistas.

"No tiene sentido que, teniendo la oportunidad, no hayamos gobernado"

P. ¿Con cuál de los otros dos candidatos comparte más sintonía?

R. Los tres tenemos cierta sintonía, pues somos socialistas. A partir de ahí, la militancia tiene que votar.

P. Es que da la sensación de que hay dos bloques: Pepu, el candidato del aparato, y usted y De la Rocha, más 'outsiders'. ¿Están allanando el terreno de cara a una alianza en la segunda vuelta?

R. No. Cada militante es un voto y cada uno va a votar a la persona más idónea para resolver las urgencias de la ciudad.

P. ¿Hay cierto malestar entre las bases del PSOE por el hecho de que la dirección se haya volcado con un independiente?

R. Las bases van a tener la oportunidad de votar. Somos el único partido que lo hace, porque el PP va con dedazos, las primarias de Ciudadanos son de 'mentirijilla' y Más Madrid es una plataforma unipersonal de la alcaldesa.

P. ¿Hubiera dado el paso si el candidato avalado por la dirección hubiera sido otro?

R. Considero que hay personas que tienen un bagaje incuestionable por su proyección política y mediática. Es el caso de Ángel Gabilondo, que no tuvo rivales en sus primarias. Cuando hacemos un proceso y se presentan varias personas es porque ninguno de nosotros somos indiscutibles.

P. A la hora de confeccionar la lista, ¿tiene pensada alguna persona para que le acompañe o rescatará a alguno de los concejales actuales?

R. La lista la hace el partido en base a unas primarias abiertas que no son vinculantes pero que cuentan. Yo lo único que quiero es que la lista que presentemos esté repleta de profesionales, porque serán los que luego tengan áreas de gobierno o concejalías de distrito. Estaría encantado de contar con De la Rocha o Pepu Hernández.

P. ¿Y con Purificación Causapié?

R. Estaría encantadísimo de contar con ella. Ha sido la portavoz y ha hecho un gran trabajo. Lo que pasa es que no sé cuál es su idea.

P. Franco dio a entender en una entrevista concedida a Madridiario que usted era el único concejal díscolo del Grupo Municipal Socialista.

R. No entiendo esas manifestaciones. Lo que hemos hecho ha sido llevar propuestas consensuadas con la línea del último Congreso Federal y con las políticas adoptadas por el Gobierno central. Son políticas de sostenibilidad que se han planteado durante años en el Grupo Municipal sin que nadie las haya cuestionado. No sé a lo que se refiere Franco.

P. Él decía que semaforizar la A-5 no era la línea del partido.

R. La línea del partido es convertir la A-5 en una vía urbana. Yo lo que hice fue transmitir una reivindicación que tiene más de 50 años. Tenemos a miles de vecinos viviendo en una situación insalubre. Debemos resolver ese problema y la única forma es crear un espacio similar al de la Avenida de la Ilustración a su paso por la M-30. La A-5 en su paso por Batán y Cuatro Vientos debe ser una calle. ¿Que lo hubiéramos hecho distinto? Sin duda. El proceso de semaforización es lo último que se hace. Lo primero es reducir el ancho de carriles, instalar un radar de tramo, un Bus-VAO, acuerdos para que haya líneas exprés directas desde otros municipios y, por último, encender los semáforos.

P. Aunque moleste a alcaldes de municipios limítrofes.

R. Somos la ciudad más importante del país y la más habitada y necesitamos un proyecto autónomo, que no dependa de variables nacionales o de intereses de otros municipios. Se puede confrontar sin ningún problema si tenemos conflictos institucionales. Los madrileños deben saber que vamos a defender los intereses de la ciudad sin apriorismos.

Chema Dávila, actual edil municipal y aspirante a las primarias del PSOE. (Foto: Kike Rincón)

P. ¿Cuáles son las líneas estratégicas de su programa?

R. Planteamos la desigualdad territorial como uno de los factores clave a resolver. Tenemos 21 distritos con realidades diferentes. También planteamos la sostenibilidad desde un punto de vista urbanístico, económico y de movilidad. De la misma forma, he avanzado ya que, si soy alcalde, lo primero que haré será reunirme con el movimiento feminista para acabar con la lacra de la violencia de género o con la trata, que es para lo que presentamos una Ordenanza que tumbó Ahora Madrid. Otro eje planteado es la descentralización, pues no podemos hacer un modelo social sin una mejora de los servicios públicos y de la gestión ciudadana. Si hay un socavón, tiene mucho más sentido que lo solucione la junta de distrito.

P. ¿Se plantean volver a intentar sacar adelante la Ordenanza que perseguía imponer multas a los clientes de la prostitución?

R. Sin ninguna duda. Las mujeres tienen que ser conscientes de que no vamos a abandonarlas, pues su lucha es la nuestra. El 8 de marzo tenemos que llenar las calles. Conceptos como el feminismo liberal que plantean algunos partidos solo significa carta blanca a la trata y a la esclavitud de las mujeres.

P. ¿Cómo se puede mejorar la limpieza de la ciudad? ¿Es factible rescindir el contrato integral?

R. La legislatura que viene ese contrato horrendo finaliza y no podemos repetir lo que hizo Botella, que redujo en 2.000 efectivos el personal de barrenderos. Nostros hemos propuesto soluciones desde la mesa de limpieza, desde donde hemos conseguido contratar a 800 trabajadores más. Aun así, sigue habiendo un déficit de 1.200 personas. Para el nuevo contrato necesitamos un mínimo de personal, un mínimo de medios materiales y una forma de valorar eficazmente la labor de las empresas.

P. Y en vez de realizar una inspección a una empresa externa, ¿no es viable municipalizar ese servicio?

R. En su día defendimos la creación de una empresa municipal de servicios medioambientales que no pudo llevarse a cabo por la regla de gasto. En esa compañía deberíamos incluir tareas como la limpieza de parques históricos o recuperar, poco a poco, la limpieza en los distritos para ver si somos capaces de municipalizar el servicio o no.

"Gabilondo no tuvo rivales; ni Pepu, ni De la Rocha, ni yo somos incuestionables"

P. ¿Cuál sería la segunda fase de Madrid Central?

R. El debate ya no es Madrid Central. Ahora tenemos que ver qué hacemos con los barrios limítrofes. Planteamos, cuando hablemos con vecinos, ampliar el horario de la zona de Servicio de Estacionamiento Regulado (SER) al fin de semana. Además, también se pueden aplicar zonas de aparcamiento vecinal en los barrios limítrofes a Madrid Central.

P. ¿Cómo se combate la desigualdad entre el norte y el sur?

R. Creyéndonos que tenemos que hacerlo. La oficina es uno de los elementos que tenemos que usar pero también tenemos que plantear qué inversiones hacemos, cómo mejorarmos la oferta cultural en los distritos del sur, cómo creamos nichos de empleo allí... Es una apuesta de primera magnitud que está muy relacionada con un modelo integral de ciudad. Lo que he echado en falta en el PSOE y en el resto de partidos ha sido tener un modelo de ciudad para no dar pinceladas en unas áreas que se contradicen con otras. Eso ha pasado en el actual equipo de Gobierno. Por ejemplo, la quinta torre de Villar Mir, Caleido, tendrá 1.500 plazas de aparcamiento para fomentar que los empleados cojan el coche. Eso no es coherente con las políticas de Inés Sabanés.

P. ¿Y qué hay que hacer con el parque público de viviendas?

R. Hay un 2 por ciento del parque público que gestiona la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo para alquiler social. Tenemos que acercanos a otras cifras como la de Viena, que alcanza el 20 por ciento. La vivienda es un derecho social con el que no se puede mercantilizar. La EMVS tiene que ser un eje básico para aumentar el parque de viviendas, tanto por construcción como por acuerdos con los dueños de las 150.000 viviendas vacías de nustra ciudad.

P. En esas líneas de actuación, ¿entraría una posible expropiación de viviendas vacías?

R. Soy más partidario de llegar a acuerdos. La expropiación debe ser el último recurso de la administración.

P. ¿Qué solución le daría al problema de los pisos turísticos?

R. El problema es la mal llamada economía colaborativa, que son procesos de desregularización salvaje de algunos sectores. Ha pasado, por ejemplo, con las VTC y el taxi. Nosotros apoyamos al taxi para también ayudar a los otros trabajadores, que están en una situación de precariedad en la que han retrocedido decenas de años. Esa situación se da en otros ámbitos como los pisos turísticos. Una comunidad de vecinos no es ni un hotel ni una posada. Se requieren unas normas y vamos a ser muy exigentes para que no se den situaciones que fomentan subidas espectaculares del precio del alquiler en Madrid. En Centro, más del 10 por ciento de las viviendas residenciales han pasado a ser viviendas turísticas.

P. ¿Ha sido un error no entrar en el Gobierno de Carmena?

R. Sí, nos hemos equivocado profundamente. El PSOE viene para cambiar Madrid y no tiene ningún sentido que teniendo la oportunidad de gobernar no lo hayamos hecho.

P. ¿Teme a las encuestas? Les dan como cuarta o quinta fuerza, incluso detrás de VOX.

R. Si planteamos un proyecto ilusionante y mi candidatura gana, podemos recuperar la confianza de los madrileños. Vamos a decirle a la gente que nos tomamos en serio este proyecto. Yo soy el secretario general de la Agrupación Socialista de Centro, lo era antes de ser concejal y lo seguiré siendo después. Un modelo de ciudad no se plantea de la noche a la mañana o a base de ocurrencias, requiere años de trabajo y experiencia.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es