17 de enero de 2020, 15:17:00
Centro


Una multitud de devotos y peregrinos acuden al besapiés del Cristo de Medinaceli

Por MDO/E.P.

Una multitud de devotos y peregrinos han acudido, este viernes, al tradicional besapiés al Cristo de Medinaceli en la Basílica de Medinaceli.


El besapiés al Cristo de Medinaceli ha congregado este viernes a una multitud de devotos y peregrinos que han formado una cola que se ha prolongado desde la Basílica de Medinaceli, situada en las inmediaciones de la Fuente de Neptuno, hasta la Ronda de Atocha.

El responsable de comunicación de la Archicofradía de Jesús de Medinaceli, Armando Gómez, ha explicado que este año están experimentando una mayor afluencia de personas por el buen tiempo. "Van a pasar alrededor de 500.000 personas. El primero entró la medianoche del jueves al viernes y calculamos que el último peregrino saldrá de la basílica alrededor de las tres de la mañana", ha asegurado.

"Este año hemos trabajado para mejorar la atención a los peregrinos, por lo que la jornada está transcurriendo muy bien", ha indicado Gómez, que también ha señalado que a esta cita acuden personas de "todas las comunidades de España" y peregrinos internacionales, sobre todo de México.

Entrada alternativa para familias, peregrinos y discapacitados

En esta ocasión se han habilitado dos entradas al templo, una regular y otra por la que pueden acceder los miembros de la cofradía, los peregrinos de fuera de Madrid, personas con discapacidad y las familias.

El directivo de la cofradía ha precisado que este año han acudido muchas familias con niños, especialmente porque "hay puente en los colegios y el día acompaña". "Hay incluso madres que vienen con hijos muy pequeños, de tres o cuatros meses, para presentárselos al Cristo de Medinaceli".

Una de estas familias ha sido la de María Carneros, que ha acudido con su suegra y sus dos hijos, de tres años y de quince meses. "Vengo desde que era pequeña con mi madre y yo he querido traer a mis niños también. Llevo más de treinta años viniendo y quiero inculcar a mis hijos esta tradición", ha explicado.

Ha indicado que en esta ocasión ha pedido trabajo y salud, porque "sin salud no nos queda nada", y que espera poder transmitir a sus niños los "buenos valores del cristianismo".

Durante la mañana ha visitado la basílica la Infanta Elena, que ha continuado con la tradición por la que un miembro de la Familia Real acude cada 1 de marzo a rendir tributo al Cristo de Medinaceli. El Rey Felipe VI acudió el pasado año en solitario.

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, también ha acudido a pedir al Cristo de Medinaceli "que todo el mundo tenga salud y trabajo".

Decenas de fieles han permanecido apostados durante semanas en las cercanías de la Basílica desde hace semanas para ser los primeros en entrar al besapiés, como sucede cada año.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.madridiario.es