14 de octubre de 2019, 16:01:07
Economía

BRECHA SALARIAL


Las madrileñas cobran 5.844 euros menos que los hombres

Por MDO

El último informe de CCOO pone de manifiesto que, pese a leves avances en la igualdad laboral entre hombres y mujeres, ellas aún siguen siendo las más perjudicadas por el paro, la parcialidad de los contratos o la paralización de sus carreras para cuidar, bien a sus hijos, bien a sus familiares enfermos. La brecha salarial continúa en un 25%.


Aún más barato, más precario y más temporal. Así sigue siendo el empleo femenino en Madrid, según ha puesto de manifiesto el último informe que CCOO ha elaborado para denunciar esta situación de cara al próximo 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

La brecha salarial sigue siendo el principal hándicap a superar, junto a la temporalidad de los contratos y su consiguiente repercusión en las pensiones.

Por un lado, las desigualdades de sueldo entre los hombres y mujeres siguen siendo del 25%. Las madrileñas cobran 5.844 euros menos que los madrileños. Este problema afecta, sobre todo, a los grupos con salarios más bajos, al sector de los servicios -donde las féminas siguen siendo mayoría- y a las mujeres con contrato indefinido.

Todo ello tiene su reflejo en las pensiones, donde "los salarios históricamente más bajos de la mujer, sobre todo en las generaciones que se están incorporando ahora a la jubilación, hizo que las cotizaciones hayan sido menores a las de los hombres", reza el documento. Según los datos reflejados en el mismo, aunque las mujeres son el 51,30% de la población pensionista, ellas recibieron de media 13.964 euros anuales en 2017. Ellos, en cambio, cobraron de media 20.384 euros.

Además, de entre los pensionistas que cobraron menos del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) en ese mismo año, el 61,18% eran mujeres, frente al 35,88% de hombres. Es decir, el número de mujeres que cobran una pensión inferior al SMI casi duplica al de hombres en la misma situación.

Una situación que será difícil revertir si el empleo actual continúa siendo desigual. Según CCOO, las mujeres sufren más paro que los hombres, son las principales receptoras de los contratos temporales, y son, con mucha diferencia, las que siguen incrementando las tasas de inactividad debidas a las tareas de cuidados.

Así, existe una diferencia de 10 puntos entre las mujeres y los hombres activos -esto es, que están en edad de trabajar e incorporados al mundo laboral, bien con un empleo, bien como demandante del mismo-. Casi un 70% de los hombres trabajan o buscan trabajo, mientras ese porcentaje disminuye hasta los 57,35% entre las mujeres.

Esta diferencia se dispara de forma significativa en los grupos de edad que superan los 34 años. Una cuestión que se puede ligar directamente con las causas de inactividad, en las que la dedicación a los cuidados -bien de los hijos, bien de los familiares enfermos- es alegada por 434.800 mujeres frente a los 42.800 hombres que salen del mercado laboral por este motivo.

Según los datos recogidos por el sindicato del Instituto de la Mujer [los últimos disponibles son de 2017], el 90,57% de las excedencias para cuidar de los hijos; el 85% de las solicitadas para cuidar de familiares y el 98,28% de las bajas por maternidad fueron solicitadas por mujeres.

Ocupación, desempleo y salud laboral

Además, "existen 100.000 mujeres ocupadas menos que hombres, a pesar de ser más numerosas en población", denuncia el informe. Lo mismo ocurro con respecto al paro: "La población desempleada en el año 2018 finalizó con 396.200 personas desempleadas en la región de Madrid, de las que 201.100 son mujeres (50,70%) y 195.100, hombres (49,30%)".

En cuanto a la población que sufre la temporalidad, ésta sigue siendo mayoritariamente femenina: el 74,75% de los trabajadores a tiempo parcial son mujeres. Es decir, el número mujeres con contratos temporales triplica al de los hombres. "Y en la mayoría de los casos es una opción impuesta a las mujeres por el empresario madrileño", incide CCOO, que destaca que no se trata de una elección libre de las trabajadoras.

"La temporalidad y la parcialidad tienen muchas consecuencias en la vida de las personas y, especialmente en la de las mujeres", lamenta el informe. "Su independencia para ser o no madres, más que un problema ideológico, es muchas veces económico o de inestabilidad laboral, lo que les hace retrasar su edad de primer embarazo con las consecuencias físicas y de otro orden que ello conlleva", añade CCOO en el documento, que también solicita una visión de género en los temas de salud laboral.

"Las mujeres y los hombres somos biológicamente diferentes y estas diferencias influyen, por ejemplo, en el nivel de toxicidad de algunos químicos, en la exigencia física, en la respuesta ante el estrés térmico, etc.", argumentan. No tener en cuenta todo ello, supone que, por ejemplo, los equipos de protección o la maquinaria no esté adaptada para las mujeres.

Además, no se presta la suficiente atención a problemas como la exposición a contaminantes químicos en los sectores feminizados (desde productos de limpieza a los tintes en el textil) que "están íntimamente ligados al cáncer de mama u ovarios". Del mismo modo, no se previenen los accidentes in-itinere (de camino al trabajo) que son sufridos mayoritariamente por las mujeres debido a la temporalidad de sus trabajos y la necesidad de encadenar o simultanear varios empleos y, a la vez, conciliar con su vida familiar y social.

Sectores feminizados

Por otro lado, "las mujeres sufren una fuerte segregación ocupacional y sectorial", sentencia el sindicato. Es decir, siguen existiendo "sectores tradicionalmente feminizados" (Educación, Sanidad, Servicios Sociales, trabajos domésticos y comercio minorista, entre otros) mientras las mujeres tienen una escasa presencia en sectores como la construcción, la industria, el transporte, las telecomunicaciones, la informática o la venta y reparación de vehículos.

Todos los datos laborales contrastan, como es habitual, con los niveles de formación que son muy altos entre las mujeres. Además, éstas superan a los hombres en cuanto a número de titulados universitarios. "El mercado de trabajo discrimina más en las ocupaciones que requieren un mayor nivel de formación", concluye CCOO.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es