23 de mayo de 2019, 15:24:27
Política

CATALUÑA


El Supremo juzga desde este martes a los líderes del procés soberanista catalán

Por Diariocrítico

Este martes 12 de febrero pasará a la historia como el día en el que comenzó el juicio del procés soberanista catalán, en el que 12 líderes independentistas, del Govern, el Parlament y las asociaciones independentistas, se sientan en el banquillo de los acusados. Se trata de un juicio tan trascendental como mediático que se prevé que dure alrededor de tres meses, por lo que podría quedar visto para sentencia antes de las elecciones de mayo.


El desafío soberanista catalán, que culminó con la declaración unilateral de independencia tras la celebración del referéndum del 1-O, será juzgado a partir de este martes en el Tribunal Supremo.

Los acusados

12 líderes independentistas se sientan en el banquillo de los acusados. 9 de ellos se encuentran en prisión provisional, mientras que los otros tres permanecen en libertad. Los que se encuentran presos son el ex vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras y los ex consellers Josep Rull, Jordi Turull, Joaquim Forn, Raül Romeva y Dolors Bassa, así como la ex presidenta del Parlament, Carme Forcadell y los ex líderes de ANC y Òmnium Cultural, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart. Los ex consellers Meritxell Borrás, Carles Mundó y Santi Vila.

Los grandes ausentes en el juicio serán los líderes soberanistas fugados, y que han sido declarados en rebeldía por el Supremo. Se trata del ex president Carles Puigdemont, los ex consellers Meritxell Serret, Clara Ponsatí, Lluís Puig y Toni Comín, y las ex diputadas de ERC y la CUP, Marta Rovira y Anna Gabriel.

Las acusaciones

En el juicio del procés son cinco los delitos a los que se enfrentan los procesados: rebelión, sedición, malversación, desobediencia y organización criminal. Las acusaciones las ejercen la Fiscalía General del Estado, la Abogacía del Estado y Vox, que solicitan diferentes penas con diferentes criterios para los líderes independentistas.

La Fiscalía coincide con el relato del juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena y solicita una pena de 25 años de cárcel e inhabilitación para el ex vicepresident Oriol Junqueras, por los delitos de rebelión y malversación. Aunque acusa de los mismos delitos al resto de ex consellers, excepto los tres que se encuentran en libertad, sus penas son inferiores al considerar que su papel no fue tan relevante como el de Junqueras, a pesar de que el president era Carles Puigdemont.

De esta forma, el Ministerio Público solicita 17 años de prisión e inhabilitación para la ex presidenta del Parlament, Carme Forcadell y los líderes de ANC y Òmnium Cultural, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart. La Fiscalía señala a Junqueras, Forcadell y 'Los Jordis' como los máximos responsables del delito de rebelión.

En un segundo escalafón sitúa al resto de ex consellers en prisión provisional, Raül Romeva, Jordi Turull, Josep Rull, Joaquim Forn, y Dolors Bassa, para quienes solicita 16 años de cárcel e inhabilitación. En el caso de Carles Mundó, Meritxell Borrás y Santi Vila, los ex consellers que se encuentran en libertad provisional, quedan acusados del delito de malversación y un delito continuado de desobediencia grave, por lo que solicita 7 años de cárcel e inhabilitación.

La Abogacía del Estado se aleja de la Fiscalía al no apreciar delito de rebelión, negando el empleo de la violencia. Además de sedición, el abogado del Estado acusa por malversación, pero aún así las penas son sensiblemente inferiores. Mientras pide 12 años de cárcel para el ex vicepresident Junqueras, y 11 años y medio para los 5 ex consellers en prisión provisional.

Mientras la Fiscalía pide 17 años de cárcel para la ex presidenta del Parlament, Carme Forcadell y los líderes de ANC y Òmnium, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, la Abogacía del Estado, que les acusa por sedición, considera que su papel fue menos relevante que el del Govern, por lo que solitica 10 años de prisión para Forcadell y 8 años para 'Los Jordis'.

El partido de extrema derecha Vox, que ejerce la acusación particular, solicita una pena de 74 años de prisión y 20 de inhabilitación para Junqueras y los cinco ex consejeros presos; 62 años de cárcel y 20 de inhabilitación para Sànchez, Cuixart y Forcadell; y 24 años y 20 de inhabilitación, además de 216.000 euros de multa, para Borràs, Mundó y Vila.

Los testigos

El Tribunal Supremo ha aceptado a unos 500 testigos en el juicio, entre los que se encuentran, el ex presidente del gobierno, Mariano Rajoy, la ex vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, el ex ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, el ex presidente de la Generalitat, Artur Mas, el lehendakari Iñigo Urkullu, el actual presidente del Parlament de Cataluña, Roger Torrent, los diputados de ERC, Gabriel Rufián y Joan Tardá, la ex coordinadora general del PDeCAT, Marta Pascal, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau y el ex delegado de Gobierno en Cataluña, Enric Milló. Además, comparecerán también como testigos ciudadanos que resultaron lesionados en los hechos enjuiciados, así como agentes de policía y guardias civiles que también sufrieron heridas.

En cuanto a las peticiones rechazadas, el Supremo no acepta la testifical del rey Felipe VI ni del ex presidente catalán, Carles Puigdemont ni los procesados que están declarados en rebeldía y se encuentran fugados.

Movilizaciones independentistas contra el juicio

ERC, PDeCAT, Crida, la CUP, JxCat, la ANC y Òmnium Cultural son los principales impulsores de las movilizaciones contra el juicio del 'procès'. El 12 de febrero, cuando arranca el juicio, han convocado protestas en las cuatro capitales de provincia catalanas, al tiempo que han llamado a los trabajadores a concentrarse durante 10 minutos a las 12.00 horas frente a sus lugares de trabajo.

El 16 de febrero se celebrará una manifestación en la Gran Vía de Barcelona, mientras que el 21 de febrero, el sindicato Intersindicial-CSC ha convocado una huelga general.

El soberanismo ha programado una gran manifestación en Madrid, el 16 de marzo a las 18.00 horas frente al Tribunal Supremo para clamar contra el juicio del 1-O.

La duración del juicio

Dada la complejidad de la causa y el amplío listado de testigos, se estima que el juicio tendrá una duración de unos tres meses, por lo que podría quedar visto para sentencia antes de las elecciones autonómicas, municipales y europeas del 26 de mayo. Las sesiones, que arrancan este martes, se celebrarán en horario de mañana y tarde tres días a la semana (martes, miércoles y jueves).

Las dos primeras semanas se dedicarán a las cuestiones previas así como a las declaraciones de los doce líderes catalanes que se sientan en el banquillo de los acusados.

Las sesiones del juico serán televisadas en directo y mediante streaming en la web. "La consecuencia inmediata es que todo ciudadano que quiera convertirse en observador, nacional o internacional, del desarrollo del juicio podrá hacerlo", defiende el Supremo. Dada la expectación mediática, el Supremo limita a dos el número de plazas que cada uno de los procesados podrá reservar para familiares y allegados. Una restricción que,"se justifica por la necesidad de que la presencia de terceros en la Sala -en eso consiste precisamente el contenido real de la garantía constitucional de publicidad- no esté exclusivamente vinculada al núcleo familiar de los procesados".

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es