16 de octubre de 2019, 22:00:41
Economía


Intercambio público-privado seguro


Mantener un negocio en pie no es tarea fácil, ni ahora, ni nunca. Los vaivenes del mercado, las intervenciones estatales, los cambios en las regulaciones cada año, entre otros, hacen que ser empresario sea todo un ejercicio de deporte extremo.


Uno de los grandes dolores de cabeza para dueños y ejecutivos de empresas, suele ser el pago de deudas y compromisos, y si de preocupaciones hablamos, la gestión eficiente de los recursos adquiridos cada año ocupa el primer puesto entre todas las demás. Generalmente, lo que busca un empresario es la expansión sana de su compañía, en medio de un ambiente empresarial amigable, claro está.

La opción clásica de cualquier empresa que busca crecer es acceder a una entidad bancaria en busca del tan preciado financiamiento. Sin embargo, los bancos no suelen ser entes que den financiamiento de buenas a primeras a cualquier empresa sin antes solicitar una cantidad de requisitos, que suele ser engorrosa, y que la mayoría de las veces hace desistir a los interesados. Afortunadamente, no solo la banca tradicional puede apoyar a los empresarios en la búsqueda de expandir sus negocios y contribuir con el desarrollo de la sociedad.


En busca del éxito sin la ayuda de la banca


Las empresas privadas pueden valerse de la figura legal conocida como pagaré. Los pagarés son compromisos de deuda que adquiere una empresa (se les llama emisores) con todo aquel que esté dispuesto a financiar los planes que la compañía presente. La deuda está limitada por ley a un plazo de tiempo, sin embargo, el beneficiario (quien accede a financiar la empresa), puede solicitar el pago de antes de la fecha, de acuerdo con los establecido en la ley. A este instrumento se le conoce como descuento de pagarés.

El descuento de pagarés es un instrumento que les permite a los beneficiarios retirar antes de la fecha acordada el dinero que en un momento suministraron voluntariamente a una empresa. Los beneficiarios se valen de este recurso, generalmente para evitar el impago de los fondos o por la simple búsqueda de liquidez inmediata.

Cuando el emisor incumple en su promesa al beneficiario, éste puede optar por la opción de descuento de pagarés sin recurso. Esta opción es llevada a cabo por una entidad que funciona como aval, es decir, esta entidad compra la obligación de la empresa con el beneficiario.

Sin duda, la emisión de pagarés es una excelente opción para que los empresarios obtengan financiación a corto plazo, dentro de un marco regulatorio con reglas claras y un tiempo máximo para el pago de la deuda.

Como ya mencionamos, si la empresa no paga a tiempo, la obligación adquirida será pagada por un tercero, lo que hace de esta figura de pagarés un movimiento en el que técnicamente no deberían darse episodios de pérdida.

La opción de pagarés es una salida a personas que buscan el autoempleo como sustento de vida, tomando en cuenta que un proyecto de emprendimiento no es tarea fácil, sobre todo por lo que ya hemos comentado antes acerca del financiamiento. Aquellos entusiastas que tienen algo de dinero sin un plan de inversión propio, la mejor opción a corto plazo es esta, la tasa de retorno es muy segura, el interés aunque no es tan alto es muy probable que sea mayor al que actualmente ofrece un banco y la inversión está protegida contra quiebres u otro inconveniente.

La figura del descuento de pagarés también utilizarse para hacer remodelaciones en comunidades, urbanismos o locales comerciales.

Para remodelar conjuntos residenciales o financiar algún cambio, la comunidad deberá contratar a una empresa que realizará las remodelaciones pertinentes. Para pagar los trabajos realizados, se deberá emitir un pagaré de pago, este pago se hará efectivo de forma aplazada.

Si la empresa citada desea obtener la financiación aplazada, a corto plazo, cobrando antes de tiempo el pagaré, la firma deberá contratar el servicio de descuento de pagarés

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es