12 de noviembre de 2019, 20:39:06
Salud


Uno de cada diez madrileños se siente solo "casi siempre"

Por Javier López Macías

En Madrid se vive más y se muere menos que en el resto de España, pero vivir más no casa siempre con vivir mejor. El Ayuntamiento de Madrid ha presentado este lunes el último Estudio de Salud de la ciudad que muestra los problemas a los que se enfrentan los madrileños: la soledad, que ya alcanza a una de cada diez personas; la desigualdad o la inseguridad alimentaria.


Madrid ha sido bautizada como la ciudad del abrazo, pues todo el que llega es bien acogido. Eso sí, no todos sus vecinos se sienten acompañados en ella: una persona de cada diez que habita en la capital dice sentirse solo siempre o casi siempre. Es una de las conclusiones del 'Estudio de Salud de la ciudad de Madrid 2018' presentado este lunes por el concejal de Salud, Seguridad y Emergencias, Javier Barbero, junto con el gerente de Madrid Salud, Antonio Prieto, y el asesor técnico de Gerencia, José Manuel Díaz Olaya.

En este sentido, cabe destacar que el sentimiento de soledad es más frecuente entre quienes cuentan con dificultades económicas y un bajo nivel de estudios. La contrapartida es que el 60 por ciento de los madrileños afirma no haber tenido esa sensación nunca. Con todo, estos datos han de relacionarse con la cantidad de gente que vive sola, una cifra que no deja de aumentar. El pasado año, tres de cada diez viviendas eran unipersonales, pues ya es el tipo de hogar más frecuente en la ciudad.

En cuanto a sus perfiles, son frecuentes los jóvenes que pueden elegir ese estilo de vida por su alta capacidad adquisitiva y las personas mayores, que se ven obligadas a ello por su pertenencia a clases más desfavorecidas. Eso sí, en el estudio no se han encontrado indicios de que la tenencia de mascotas se utilice para paliar este sentimiento, pese a que ya casi el 30 por ciento de los madrileños cuenta con una en casa. Los perros (17 por ciento), que suelen ser más frecuentes en las clases sociales bajas y en distrito con menor nivel de desarrollo, y los gatos (7) siguen siendo los favoritos.

Una sociedad obesa y sedentaria

En la encuesta también se muestra cómo la obesidad y algunos malos hábitos siguen implacables en la sociedad madrileña. El 47 por ciento de los mayores de 18 años presenta exceso de peso, aunque se da más en hombres que en mujeres, un hecho que se da en otras adicciones. Es el caso del abuso del alcohol, que ya alcanza el 32 por ciento. Eso sí, también aquí se ha de tener en cuenta el 'binge drinking' -atracón de destilados-, que ya es practicado por uno de cada diez jóvenes.

Respecto al tabaquismo, la cifra baja casi diez puntos desde 2005 pero el 19 por ciento de los madrileños sigue fumando y la mitad de ellos no prevé dejarlo. Este porcentaje, además, es similar a la cifra de ciudadanos capitalinos que hace "un uso problemático" del teléfono móvil. En ellos, el riesgo de sufrir mala salud mental aumenta. Donde, en cambio, sí es mayoritaria la presencia de mujeres es en la adicción a los medicamentos, que ya roza el 66 por ciento en el conjunto de la población madrileña. De todos ellos, 12 por ciento toma tranquilizantes, el doble que antidepresivos.

Más envejecimiento y más desigualdad

En relación con la esperanza de vida, Madrid sigue cosechando mejores cifras que el resto del país (84,29 años de media). Además, en la ciudad se muere menos respecto a los habitantes de otras capitales en todo menos en cuanto a enfermedades respiratorias, que ya alcanzan a cuatro de cada diez personas. Eso sí, estos porcentajes casan con una baja natalidad que provoca un envejecimiento que "solo" puede aliviar la inmigración: en Madrid, hay 140 mayores de 65 años por cada 100 menores de 16. Además, uno de cada tres mayores de 65 supera las ocho décadas.

Sin embargo, vivir más tiempo no está relacionado de forma necesaria con una mejor calidad de vida, pues como ha explicado Barbero, "la salud no es solo la ausencia de enfermedad" y ahí juega un gran papel la precariedad. La renta media de los trabajadores ha descendido 1.000 euros per cápita y ha empeorado las situaciones de distritos del sur, históricamente más vulnerables. Además, todavía hay más de 820.000 familias madrileñas en riesgo de pobreza y exclusión y la inseguridad de poder contar con una alimentación adecuada ya alcanza al 11,5 por ciento de las personas.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es