21 de noviembre de 2019, 11:07:20
Recomendamos


¿Cuál es el uso que puede darse a una malla metálica de simple torsión?


Existen muchas formas de mantener protegidos los espacios. El uso de mallas metálicas es de las más utilizadas ¿Las razones? Son numerosas y versátiles.


El uso de vallas metálicas tiene ya un buen tiempo dentro de la sociedad, aunque no siempre ha sido con el mismo sentido de producción ni con la tecnología que hoy en día se aplica.

En un principio podría decirse que su uso se basó en la necesidad de las antiguas familias de delimitar los espacios de tierras que le correspondían, o para diferenciar lo que era designado a los terrenos de una casa grande y los sectores correspondientes a la cría de animales.

Con este fin también se utilizan hoy en día, ya que hace falta determinar cuál es el espacio asignado a cada estancia, no solo como método de propiedad, sino también como organización y disciplina. Tal y como ocurre en la colocación de cercos en las canchas de tenis, por ejemplo.

Pero también guardan un claro mensaje de seguridad y protección, pues aunque no es el método que da mayor resguardo, sí que ofrece una clara advertencia y hasta se utiliza como obstáculo, para cualquier persona que se acerque con intenciones oscuras. Por esta razón, una de las vallas más utilizadas es la de malla.

La versatilidad

Las mallas metálicas son piezas que tienen mucha versatilidad para adaptarse a distintos escenarios. Ellas pueden formar parte de cualquier entorno natural, ya que solo deberán adaptarse en medidas.

Además, las que se hacen con simple torsión facilitan la instalación, pues son ligeras pero a la vez muy resistentes, lo que lleva a que puedan permanecer inquebrantables por largos períodos de tiempo.

Otro aspecto que es bueno destacar es que con ellas no solo se pueden levantar especie de paredes metálicas, sino que también admiten el uso como puertas, pudiendo añadirle más seguridad con instalaciones de candados y cadenas.

Proceso de trabajo

El trabajo de adaptación de las mallas metálicas a distintas locaciones puede llevarse a cabo fácilmente gracias a las propiedades que ofrece en los procesos de trabajo.

Esto quiere decir que no solo se trata de piezas inalterables, sino que es posible modificarlas haciendo cortes, empalmes y uniones, entre otros, para que se adapten con exactitud a las necesidades de cada usuario, según sean las medidas o los tamaños esperados.

Por ejemplo, en muchas pistas de pádel se utilizan los laterales largos de malla metálica, mientras que los cortos están formados por una sección de muros y más arriba se dispone la malla. Esto hace que en ambos casos las medidas sean distintas, tanto a modo de longitud como de altura.

Formas y ventajas

A lo largo de un camino podemos ver varios sitios con malla metálica cubriendo su estructura. En general, se trata de un hilo metálico entretejido que genera pequeños rombos dispuestos uno a continuación del otro.

Dentro de las ventajas, sumadas a las vistas con anterioridad, se destaca la capacidad de ventilación. Debido a que no forman una estructura cerrada, el aire puede circular de forma libre, lo que hace que sea una muy buena opción en el caso de fincas o para delimitar los terrenos en casas rurales.

También destaca la resistencia. Al momento de establecer un cercado de malla metálica, las piezas van unidas una a otra a través de tubos que se colocan a modo de columnas de fijación. Esto hace que la obra, en general, sea más estable y perdurable en el tiempo.

Sin embargo, también hace falta referir que al ser un material metálico, se puede someter a un trabajo de protección que evitará que los factores medioambientales como la lluvia, el paso del tiempo o la suciedad la afecten.

Por todas estas razones es que cada vez más personas se suman al uso de mallas metálicas, pues además presentan un precio bastante llamativo en función a la cantidad de ventajas que tienen.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es