26 de mayo de 2019, 11:38:51
Cultura y ocio


Un discurso a favor de la inclusión y los sueños, guinda de la Cabalgata del arte

Por Alba Cabañero

Antes de ponerse manos a la obra y repartir los regalos, los Reyes Magos han paseado en sus carrozas por Madrid, saludando a los niños y recogiendo las últimas cartas con los deseos para la mañana de este domingo en la tradicional Cabalgata de Reyes, dedicada este año al arte en todas sus vertientes. En silla de ruedas, la alcaldesa Manuela Carmena ha estado presente en el evento.


Sean de Melchor, Gaspar o Baltasar, o se hayan portado mal o bien, los niños madrileños han disfrutado este sábado de la gran cabalgata de los Reyes Magos, que este año destacaba por su accesibilidad: niños con discapacidades auditivas, visuales, movilidad reducida y en riesgo de exclusión social han podido saludar a sus majestades y vivir el espectáculo como el resto gracias a mochilas vibratorias, audioguías y zonas reservadas.

Más de 2.000 personas se han agolpado a lo largo del recorrido para recibir a los Reyes de Oriente y, sobre todo, recoger muchos caramelos.

A las 18:30 ha arrancado desde Nuevos Ministerios esta Cabalgata, formada por 11 carrozas y dedicada al poder transformador de las artes. Escoltada por los agentes de movilidad a caballo ha aparecido la estrella que guía a los Reyes Magos –de 12 metros de largo y con una estela de confeti–, abriendo así este gran pasacalles que ha finalizado en la Plaza de Cibeles con el discurso de Melchor y los fuegos artificiales.

Los bomberos han sido los encargados de transportar los regalos que en unas horas repartirán los Reyes, acompañados de un enorme muñeco hinchable –que ha tenido que agacharse para pasar el puente de Eduardo Dato–, y al ritmo de las sirenas de sus coches y camiones. Otros héroes, los perros de rescate y búsqueda de personas en derrumbes, también han participado llevando los regalos de los más pequeños.

Otra de las carrozas esperadas era la de Mo, la marioneta gigante de Conde Duque de 7’5 metros de alto, que ha desfilado acompañada de otras tres estatuas de entre tres y cuatro metros. En Cibeles, este gran niño ha protagonizado un emotivo momento cuando ha entregado su carta al rey Melchor.

El arte, muy presente

Más de 100 pajes han participado repartiendo sonrisas y caramelos a los presentes; entre ellos, miembros de un total de ocho compañías teatrales. Durante el pasacalles, en Cibeles, la música no ha dejado de sonar gracias al grupo Petit Pop, junto a dos coros madrileños.

En el recorrido, tres cantantes de ópera –Las Divas– han destacado con su voz interpretando a Mozart subidas en su carroza. El ritmo también ha corrido a cargo de la Marching Band, que han animado la cabalgata con sus trajes e instrumentos luminosos.

Pintores como Miró, Kandinsky o Velázquez también han estado representados en esta cabalgata, donde los asistentes han podido contemplar a Las Meninas o a figuras sacadas del cubismo y las vanguardias del siglo XX.

La escritura la han encarnado personajes de grandes libros como El Quijote, Viaje al centro de la tierra, Alicia en el País de las Maravillas o El Principito. Sobre ellos, volaba una acróbata de circo suspendida en el aire gracias a un racimo de globos.

Los más esperados

Las emisarias han sido las encargadas de anunciar la llegada de los tres Reyes Magos, subidos en sus carrozas construidas con hojas de papel, donde más de 30.000 niños madrileños escribieron sus deseos.

El rey Melchor, como es tradicional, ha aparecido el primero, subido en una carroza de color dorado y acompañado de sus pajes, que han repartido caramelos a los niños en nombre del rey.

Los carteros reales, al lado del rey Gaspar, han recogido las cartas de aquellos que han preferido esperar a esta tarde para entregar en mano sus deseos para esta noche de Reyes.

Por último, el rey Baltasar ha saludado a todos los presentes desde su carroza azul, haciendo las delicias de los niños, que esperan nerviosos a acostarse esta noche para encontrar su árbol de Navidad lleno de regalos en la mañana del domingo.

“Disfrutad haciendo las cosas que os hacen soñar”

Pasadas las 20:30, sus Majestades de Oriente han llegado a la Plaza de Cibeles, donde les esperaba la alcaldesa Manuela Carmena –en silla de ruedas por su problema en el tobillo–, para dar su discurso.

Carmena ha agradecido a los Reyes su presencia y les ha pedido que no se olviden de ningún niño. A los más pequeños, les ha pedido que jueguen y se diviertan. “Jugar, divertirse, ser niños. Cuando se juega se tiene la capacidad de crear arte. Hemos hecho una cabalgata inclusiva para que todos los niños os disfruten. No os olvidéis de ningún niño, que en Madrid son muchos”, ha señalado la alcaldesa.

A ello, Melchor ha contestado en nombre de Gaspar y Baltasar y ha destacado lo felices que se encuentran de estar en Madrid. “Nos sentimos especialmente contentos porque todas vuestras cartas nos han acompañado en nuestro recorrido y habéis llenado de magia las calles de Madrid. Quiero daros las gracias por esta mágica bienvenida”, ha dicho.

Tras esto, ha emitido un mensaje muy especial para los niños, animándoles a perseguir sus sueños y a no abandonar la ilusión: “Quiero que os sintáis libres para expresar vuestra creatividad y disfrutéis haciendo las cosas que os inspiran y os hacen soñar. La sensibilidad mueve montañas y tiene magia. Tenemos el poder de hacer realidad aquello que soñamos y con ello, construir un mundo mejor. Todos somos diferentes y por eso, todos somos iguales”.

Como guinda a esta gran Cabalgata de 2019, la fachada del Ayuntamiento se ha iluminado con focos de colores y un espectáculo pirotécnico.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es