23 de julio de 2019, 16:24:13
Distritos


El tercer desalojo del 'asentamiento itinerante' de Tetuán dispara la tensión

Por Hayda Ramos

La desconfianza ganaba la partida el martes a primera hora, cuando se ejecutaba el desalojo del 'asentamiento itinerante' de Tetuán. Los vecinos se temían lo peor y el paso de las horas les ha dado la razón: su 'pesadilla' no ha acabado. Más bien al contrario: los habitantes siguen en la zona y la sensación de inseguridad ha aumentado en las últimas horas. La Policía Nacional acudió la noche de este miércoles a la nueva ubicación.


"Del barrio no se van a marchar; se meterán en otro solar". Tajantes y como si supieran qué iba a pasar, dos vecinas de Cuatro Caminos, C.P. y S.S., mostraban a Madridiario su desconfianza ante el hipotético final del 'asentamiento itinerante' de Tetuán. Lo hacían a la misma hora del martes en la que la Policía Municipal y el Samur Social, entre otros servicios, ejecutaban la orden emitida por el Área de Desarrollo Urbano Sostenible.

C.P. y S.S. hablaban como si supieran lo que iba a pasar... y, en cierto modo, se puede decir que lo sabían. El problema no era nuevo; la solución, tampoco. Y esta vez, como las anteriores, no ha funcionado. Tres desalojos después, varias personas siguen malviviendo en la calle y los vecinos continúan sufriendo episodios de inseguridad.


"No quieren ningún tipo de ayuda"

Fuentes del Área que dirige José Manuel Calvo explican que, como ya se informó, este martes tuvo lugar "el desalojo y derribo de cuatro chabolas ocupadas por migrantes de origen filipino" en "un solar municipal" de la calle Tiziano. La orden de demolición fue decretada el pasado agosto para atender las "reiteradas quejas vecinales y las peticiones del distrito instando a la realización de dicha intervención", que, añaden las mismas fuentes, "se ha realizado de forma voluntaria y sin oposición".

El Samur Social ofreció alternativas habitacionales: "Todas fueron rechazadas por las personas desalojadas", confirman desde el Consistorio. Es lo mismo que, desde horas antes, cuentan varios vecinos a este periódico: "No quieren ningún tipo de ayuda", lamenta S.S. Un rechazo que se refleja en que "siguen en la zona; solo han cambiado de sitio".


Problemas de seguridad y de salud pública

"Han acampado a las espaldas de nuestro edificio. Han montado un nuevo poblado sobre la acera, están pegados a nuestra fachada", dice S.S. "Si prenden fuego, queman nuestro bloque", advierte. Ese aviso no es casual: un incendio el pasado 6 de noviembre fue "la gota que colmó el vaso" de los residentes en el entorno.

P.J. observa otro inconveniente: "Han hecho sus necesidades junto a la fachada. Además de fastidiar la convivencia de los vecinos, ya estamos hablando de un asunto de salud pública".

Más problemas en esa primera noche tras el tercer desalojo. S.S. pone por delante la máxima cautela y hasta en seis ocasiones dice que "será la Policía quien investigue y determine quién lo hizo", pero, explica a renglón seguido, "siete coches de uno de los garajes aparecieron dañados por la mañana". "No sabemos quién ha sido y no acusamos a nadie, pero siempre hemos dicho que son violentos y esto ha sucedido horas después del desalojo. Ha entrado alguien y ha dañado siete coches", insiste.

"Parece que estén buscando un piso para okupar"

La situación, pues, "no sigue igual, sino peor". También porque "llaman a los telefonillos para comprobar si hay gente en las casas y están por la zona dando vueltas, como vigilando...". El miedo se dispara: "¿Y si nos entran en casa? Parece que estén buscando un piso para okupar". "Están cabreados con nosotros y han dicho que de aquí no se van. Van a vengarse de los vecinos", teme P.J., que confiesa sentirse "fatal, muy mal".

Sobre las 20:00 de este miércoles, la Policía Nacional acudió a la nueva ubicación del 'asentamiento itinerante' de Tetuán: "Les han dicho que se vayan, que se lleven todo lo que quieran y que lo que dejen allí se tirará". Y se han ido, sí, "pero volverán", augura P.J., que explica que "han dicho que se van a quedar en el barrio". "Esto no se soluciona así. Con cada desalojo se trasladan dentro de la zona; lo único que consiguen es que el problema cambie de lugar", añade. "Van de un sitio a otro, no aceptan ayuda; creo que no tiene solución", zanja S.S.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es