24 de junio de 2019, 19:41:09
Medio Ambiente


La Sierra de Guadarrama se desprotege

Por Javier López Macías

Ecologistas en Acción denuncia que el Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama “desprotege y profana” el espacio natural, que ahora podría ver cómo refugios existentes se convierten en lugares hosteleros y cómo aumenta su deterioro por actividades deportivas prohibidas que pasarán a estar permitidas, como el vuelo libre sin motor.


Hace dos semanas, el Patronato del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama aprobó el nuevo Plan Rector de Uso y Gestión, la hoja de ruta para el futuro del espacio natural. El documento, que se prevé que sea autorizado por la Comunidad de Madrid y por Castilla y León, contó con 57 votos a favor, cuatro abstenciones y dos en contra, los de Ecologistas en Acción.

Y es que, pese a que el consejero de Medio Ambiente -que también es presidente del Patronato-, Carlos Izquierdo, aseguró que el resultado “no podía ser mejor”, la organización verde ha puesto el grito en el cielo.

“Rebaja la protección de la sierra y abre la mano a actividades que no tienen nada que ver con el territorio”, explica Raúl Urquiaga, portavoz de Ecologistas. En una conversación con Madridiario, este activista avisa sobre los diferentes cambios de un texto que “va a empeorar” la calidad medioambiental del Parque porque el documento es mucho menos restrictivo, dice, que el de otros territorios similares de la región, como el Parque Natural de Peñalara o el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares.

En este sentido, Ecologistas destaca un punto clave, el que tiene que ver con el uso hostelero. A su juicio, el PRUG abre la puerta al cambio de usos en las construcciones del interior del Parque y cita tres que ya existen - refugios de Navafría, Pingarrón y Cantochino- y que tienen usos permitidos ligados a las actividades de sky, pero que están intentando que recibir el uso hostelero completo.

Además, la formación insiste en que lo que aprobará el Gobierno de Ángel Garrido entre finales de este año y comienzos del siguiente también permitirá la construcción de nuevas infraestructuras y el aumento de superficie de las que ya están levantadas. “Las nuevas instalaciones solo deberían realizarse si están ligadas a albergar usos propios de gestión, pero nunca servicios generales como permite el PRUG”, censuran.

Senderismo, bicis y vuelo sin motor, “sin garantías”

Otro de los problemas que encuentra Ecologistas al texto es que no cuente con datos e información sobre la capacidad de carga del Parque Nacional, lo que lastra las opciones de regular bien actividades contempladas en el Plan Rector, como el senderismo o el ciclismo.

Asimismo, también es “incomprensible” que no se haya elaborado una red de senderos autorizados porque, según los datos de la formación, el 90 por ciento de los tres millones anuales de visitantes realizan una actividad que no está controlada. Aunque no es novedad: Ecologistas también denuncia que otras como la escalada, las pernocta al aire libre, la práctica de esquí de fondo o el descenso con tabla, no tienen delimitada ninguna zona ni instrucciones para realizarse.

En cuanto a la actividad ciclista, sí se establecen unas vías en uno de los anexos, pero “no ven ninguna garantía para que las limitaciones de cupos de ciclistas y velocidad sea respetada”, insisten en sus alegaciones.

Vuelo sin motor, la novedad

Otro de los aspectos donde pone el ojo Ecologistas es la regulación de la práctica del vuelo sin motor, que “a todas luces”, tiene que ver “con intereses privados”, argumenta Urquiaga: la Comunidad ha regulado varias zonas para permitir la práctica de una actividad “con escasa implantación, nada tradicional y que puede amenazar a las poblaciones de aves”.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es