19 de octubre de 2019, 4:24:09
Educación


"Todos somos distintos, pero todos aportamos"

Por MDO

La inclusión en el día a día, el papel que desempeña la tecnología y la importancia de no poner límites son algunos de los ejes sobre los que ha pivotado la segunda mesa redonda de la III Jornada de Educación organizada por Madridiario. Ha contado con la participación de Francisco Hortigüela, director de Comunicación de Samsung; José de Luna, actor de 'Campeones', nominada a los Oscar; Margarita García, responsable de Innovación y Orientación de la Fundación EYE; y Marta Alonso, coordinadora de Orientación en Eurocolegios Casvi.


Los cuatro ponentes de la segunda mesa de la III Jornada de Educación de Madridiario, celebrada este lunes, han trasladado a un auditorio lleno el cariz más social de la plena inclusión y han invitado a reflexionar sobre cómo convertir lo que nos diferencia a unos y otros en oportunidades para todos. "¿La tecnología favorece la inclusión?", ha preguntado Constantino Mediavilla, que ha ejercido de moderador de la jornada. "Si se utiliza bien, sí", ha respondido Francisco Hortigüela, que ha definido la tecnología como "un medio más, nunca un fin".

"La tecnología permite una educación individualizada"

"No todos tenemos las mismas capacidades para las mismas asignaturas", ha recordado el director de Comunicación de Samsung, que ha destacado el "enorme potencial" de la tecnología, que "permite una educación individualizada". El responsable de la compañía tecnológica ha aprovechado su intervención para hablar del proyecto 'Samsung Smart School', "presente en todas las comunidades autónomas, que cuenta con el apoyo del Ministerio de Educación y cuyo piloto en Madrid contó con el apoyo del Gobierno regional".

"Fuimos a zonas donde creíamos que había mayor riesgo de brecha digital, como zonas rurales o grandes ciudades con un alto índice de población migrante o en situación de desempleo". Así, las nuevas tecnologías se descubren como herramientas para "aprender a escuchar, debatir y sintetizar, lo que mejora la capacidad de comunicación, que es la base de todo", ha señalado Hortigüela.

"Mamá, quiero ser actor"

Emoción y sonrisas han arrancado el actor José de Luna y su madre, Mercedes. Con un 70 por ciento de discapacidad, el actor de Campeones, cinta nominada a los Oscar, ha rememorado el día de su infancia en el que le dijo a su madre que quería ser actor. Desde entonces, luchó sin descanso por su sueño, hizo numerosos castings, hasta que un día recibió la llamada del director Javier Fesser... y su vida empezó a cambiar para siempre. "Trabajo y esfuerzo" han labrado el camino del intérprete hasta la cumbre, una senda que no se entendería sin su progenitora.

"José nació bien, pero por un error médico tiene una discapacidad", ha comenzado su relato Mercedes. Era solo el principio de una intervención que ha aflorado lágrimas y removido conciencias: "Tras irnos para casa, tuve que volver con él al hospital. Me dijeron que se moría". Le dieron solo unas horas de vida. Pero, contra todo pronóstico, José despertó tras la que, habían augurado, iba a ser su última noche. "Su hijo quiere vivir", animó una enfermera a Mercedes. "Esas palabras me cambiaron la vida", ha expresado este lunes ante un auditorio lleno.

Educada en la idea de que "la familia es lo más importante", volvió a casa con un mensaje para sus tres hijos mayores: "Les dije que si querían que su hermano pequeño saliera adelante, todos teníamos que ayudar". Todos se involucraron: "Nunca más tuve que volver a decirlo", ha reconocido con orgullo de madre. Hoy, 33 años después, José de Luna "es conocido por todo Rivas", donde vive, "hace todo exactamente igual que sus hermanos" y "es un fenómeno de la informática".

Pero se lo ha currado con gran esfuerzo: "Ha hecho todos los cursos del Ayuntamiento, estudia música, toca en una orquesta... José nunca dice 'no' a nada, siempre lo intenta y la mayoría de las veces lo consigue", ha dicho una madre que considera "importantísimo hablar y perseguir la idea que uno tiene". Porque, como ha recordado, "al final el que la sigue, la consigue". Y José, ha confirmado, va ahora a por el Oscar y a por su próxima película, que llegará "pronto".

La inclusión en el día a día: "La clave es creérselo"

"Estamos en un proceso de cambio: la inclusión no es una meta en sí misma, sino un proceso, es una manera de concebir el aprendizaje", ha resumido Margarita García, que aboga por convertir la diversidad en riqueza: "Todos somos distintos, pero todos aportamos; todos tenemos debilidades y potencialidades".

Si "la clave es creérselo", "fundamental es la detección, no solo del problema, sino de los centros de interés", ha afirmado la responsable de Innovación y Orientación de la Fundación EYE, que apuesta "por la educación especializada y por abordar los problemas desde la potencialidad". La plena inclusión también pasa por "dar contención a la familia y oportunidades a los alumnos".

Detección temprana, trabajar con las familias y que los demás alumnos sean acompañantes son las tres claves de la plena inclusión para Marta Alonso, que también ha puesto el acento en la educación emocional: "Cuanto más crean los alumnos en ellos mismos, más van a tirar; y no solo ellos, también su entorno, familias y profesores".

La motivación surge entonces como elemento fundamental: "Hay un antes y un después desde que ellos confían en salir adelante", ha confirmado la coordinadora de orientación de Eurocolegios Casvi, que ha animado a los alumnos a "ayudar si ven que un compañero se queda atrás y lleva otro ritmo".

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es