6 de diciembre de 2019, 7:20:09
Cultura y ocio


Anastasia: ha nacido una estrella

Por Antonio Castro

El estreno en Madrid del musical Anastasia, la primera producción en Europa pone de manifiesto el alto nivel que este género ha logrado alcanzar en las últimas temporadas.


Podemos los madrileños estar legítimamente orgullos de que en nuestros escenarios se vean espectáculos que están a la misma altura de los de Londres o Nueva York. El veterano Rey León, el triunfador Billy Elliot, la nueva producción totalmente propia de West side story y ahora Anastasia, conforman una oferta de altísimo nivel.

Anastasia cubre todas las expectativas que se había generados en su puesta en escena. Los medios técnicos incorporados son apabullantes y permiten una transición de localizaciones rapidísima, logrando un ritmo trepidante. La incorporación de las imágenes de alta definición, con el apoyo de decorados corpóreos, es modélica y en algunos momentos, como en la llegada a París, provoca el aplauso del público. Hay que añadir un vestuario excepcionalmente lujoso como corresponde al corte imperial de los zares.

Toda esta perfecta maquinaria teatral podría naufragar con un reparto que no estuviera a la altura. No es el caso. Todos los protagonistas muestran un absoluto dominio de la escena y de la partitura, que todavía no es tarareada porque el musical tiene poco más de un año de vida en Estados Unidos.

La noche del estreno fue de consagración para una nueva estrella: Jana Gómez. La habíamos visto la temporada pasada en el singular musical Casi normales. Con solo 22 años tiene ya experiencia en los escenarios. En el mismo del Coliseum apareció con 10 años en La Bella y la Bestia. Pero Anastasia es un gran papel para el que demuestra estar perfectamente preparada. Sus números en solitario fueron justamente aclamados por el respetable. Su pareja en la ficción es Íñigo Etayo, a quien vimos la pasada temporada en La familia Addams. También tiene una sólida formación musical y un físico que le permite enfrentarse a los papeles de galán. El estreno nos deparó otra estrella en ciernes: Carlos Salgado, arrollador como el malvado de la función. Su forma de cantar es estremecedora, con un potente caudal de voz.

Silvia Luchetti, ya veterana en los musicales madrileños, tiene el papel más enloquecido y divertido de la historia y lo interpreta -como hiciera en Sonrisas y lágrimas y Casi normales- con dominio de la interpretación como actriz y como cantante. No podemos, ni debemos, olvidarnos de Javier Navares -otro veterano- que secunda perfectamente tanto a Etayo como a Luchetti.

Temas como Tiempo atrás o Una vez en diciembre, que ya se popularizaron en la película animada de la Fox de hace veinte años, cobran nuevo brillo con la versión para el teatro, donde se engarzan perfectamente en el desarrollo de la historia de Anastasia, la joven que pudo ser la única superviviente de la familia Romanov y que aquí acaba derivando en una historia de amor.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es