20 de noviembre de 2019, 19:18:44
Educación

LA UE ANTE EL RETO DE LA DESINFORMACIÓN


“Hemos confiado demasiado en la buena voluntad de los gigantes tecnológicos”

Por Laura Crespo

El vicepresidente del Parlamento Europeo y presidente del Grupo de Trabajo sobre Política de Información y Comunicación, José Ramón Valcárcel, ha impartido este viernes una conferencia en la Universidad Camilo José Cela en la que ha abordado los retos de la Unión Europea frente al problema global de la desinformación, sus motivaciones políticas, sus nefastas consecuencias para las democracias y el esbozo de su solución.


De Rusia a Cataluña


La alarma sobre la generalización de las ‘fake news’ como arma, cuenta, saltó en Bruselas a raíz de la crisis de Crimea en 2014. El Kremlin, ha afirmado Valcárcel, utilizó una estrategia de desinformación, situando su propaganda en el plano de la verdad y llegando incluso a negar las muertes o la propia guerra. “Es la prueba de que la desinformación, además de atentar contra la democracia, puede llegar a matar”, ha reflexionado.

A poco más de medio año de la cita electoral comunitaria, la Unión Europea vive un momento crucial, que le exige afrontar el futuro con voluntad de redefinirse y en el que la batalla se libra en el terreno de la información. O, mejor dicho, en el que la batalla se libra contra la desinformación. Así lo cree el vicepresidente del Parlamento Europeo y presidente del Grupo de Trabajo sobre Política de Información y Comunicación, José Ramón Valcárcel, que este viernes ha protagonizado una conferencia y un coloquio en el campus de la madrileña calle Almagro de la Universidad Camilo José Cela (UCJC).

Bajo el título ‘La Unión Europea ante el reto de la desinformación’, Valcárcel ha hablado de los motivos y las consecuencias de las conocidas como ‘fake news’, además de señalar el inicio del camino para hallar la solución, que pasa, a su juicio, por legislar los códigos de buenas prácticas de los gigantes tecnológicos como Google, Facebook o Twitter, actores indiscutibles de la función informativa de nuestro tiempo.

“La Unión Europea afronta retos de máxima envergadura”, ha señalado Valcárcel, quien ha ido más allá de la cuestión del Brexit para señalar que algunos Estados miembro –Italia, Malta, Polonia, Hungría o Rumanía- están “arremetiendo contra lo más sagrado, que son los tratados de la Unión”. "Se está intentando atacar el sistema desde dentro", ha resumido.

Para el político, ya sean “preocupaciones legítimas o aspiraciones que no lo son tanto” las que están poniendo en duda el proyecto europeo, están siendo “instrumentalizadas por populismos y nacionalismos que, como ha demostrado la historia, son los peores enemigos de la libertad”. En este sentido, según Valcárcel, los nacionalismos han recurrido “a falsedades que pretenden acabar con la Unión Europea”.

De Rusia a Cataluña

La alarma sobre la generalización de las ‘fake news’ como arma, cuenta, saltó en Bruselas a raíz de la crisis de Crimea en 2014. El Kremlin, ha afirmado Valcárcel, utilizó una estrategia de desinformación, situando su propaganda en el plano de la verdad y llegando incluso a negar las muertes o la propia guerra. “Es la prueba de que la desinformación, además de atentar contra la democracia, puede llegar a matar”, ha reflexionado.

Ahí empezó la batalla de las instituciones europeas contra la desinformación, asegura Valcárcel, enfrentándose posteriormente a hitos como la campaña del Brexit o la victoria electoral de Trump y su actual mandato en EEUU. El “golpe separatista en Cataluña” es otro de los frentes de esta guerra, “fundamentado en falsedades sobre lo que es España”, ha aseverado el político. Frente a ello, argumenta, “la lucha de las instituciones europeas no es ideológica”. “No se pretende imponer una u otra visión política, solo salvaguardar el sistema, en el que cabemos todos”, ha afirmado el vicepresidente del PE en su conferencia.

Autor: Javier Bernardo

Valcárcel ha valorado el informe de la Comisión Europea sobre la desinformación emitido la pasada primavera, pero ha criticado que, a pesar de calificar la situación como “preocupante”, no proponga medidas para solventarla. En su opinión, la solución pasa por apelar a los gigantes tecnológicos, responsables de la difusión de las noticias falsas.

Más que códigos de buenas prácticas

“Hemos confiado demasiado en la buena voluntad de los gigantes tecnológicos”, opina Valcárcel, para quien los códigos de buenas prácticas deberían convertirse en obligaciones legales. “En la era digital, son piezas fundamentales en el mapa de la información y de la desinformación y, como tales, tienen derechos, pero también tienen que asumir obligaciones”, ha defendido en su ponencia. “La soberanía no reside en Facebook ni en Twitter, ni sus sistemas operativos han sido elegidos democráticamente… les toca avanzar en transparencia y decidirse de una vez por todas a cooperar con las instituciones públicas”, ha zanjado.

Además de convertir los códigos de buenas prácticas en obligatorios, “porque se ha demostrado que la autorregulación no vale”, Valcárcel apuesta por fomentar una comunidad europea de verificadores de hechos “fuerte y con recursos”. Además, pone el acento en la necesidad de “avanzar en la alfabetización mediática de los ciudadanos y dotarles de pensamiento crítico”, una estrategia que debe iniciarse en las etapas más tempranas de la educación. En este punto, ha aplaudido la iniciativa de la Comunidad de Madrid para formar profesores en la detección de las ‘fake news’.

La imagen de la universidad española

Al hilo de las graves consecuencias que puede tener la desinformación cuando las 'fake news' van más allá de lo anecdótico, el rector de la UCJC, Samuel Martín-Barbero, ha tomado el testigo de Valcárce ante un abarrotado auditorio en el campus de Almagro de la universidad para lanzar una durísima crítica contra las noticias que en las últimas semanas se han publicado sobre la institución, "injustas" o "sin contrastar", cuando no directamente "falsas" al hilo de la tesis de Pedro Sánchez. Martín-Barcero ha hecho un completo alegato a favor de la universidad española y del periodismo como "causa noble" de la que, ha dicho, se enamoró cuando tenía 18 años.

Autor: Javier Bernardo

En ese sentido, Valcárcel ha apelado directamente a los alumnos que han asistido a la conferencia para ponerlos en valor, a ellos y a sus estudios: "La universidad española y la UCJC es mucho más de lo que se ha visto recientemente. El prestigio de vuestras carreras lo dais vosotros, la universidad la construis vosotros", ha terminado.

La imagen de la universidad española

Al hilo de las graves consecuencias que puede tener la desinformación cuando las 'fake news' van más allá de lo anecdótico, el rector de la UCJC, Samuel Martín-Barbero, ha tomado el testigo de Valcárce ante un abarrotado auditorio en el campus de Almagro de la universidad para lanzar una durísima crítica contra las noticias que en las últimas semanas se han publicado sobre la institución, "injustas" o "sin contrastar", cuando no directamente "falsas" al hilo de la tesis de Pedro Sánchez. Martín-Barcero ha hecho un completo alegato a favor de la universidad española y del periodismo como "causa noble" de la que, ha dicho, se enamoró cuando tenía 18 años.
Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es