15 de diciembre de 2019, 4:17:56
Recomendamos


Tres razones para viajar en cruceros durante el otoño


Todos consideran que el mejor momento para realizar una vuelta en crucero es durante el verano. No se considera viajar en la temporada alta por nada, es que es muy fácil poder hacerlo durante los meses que transcurren desde mayo hasta septiembre.


Una de las principales razones es el buen clima, pero a esta se le suman las vacaciones de los niños, las vacaciones en las empresas, y una gran cantidad de actividades que se pueden realizar a causa del buen tiempo. Sin embargo, otoño también tiene sus ventajas y a continuación se expondrán una serie de razones de gran valor para considerar esta estación como una de las temporadas más cómodas para realizar cruceros a través del Mediterráneo.

1. El buen clima

Es posible que para la mayoría de las personas el verano tenga el clima perfecto para disfrutar un crucero, pero el otoño es especial para esas personas a quienes les gusta disfrutar de un ambiente fresco pero sin perder de vista al sol. Durante el otoño se puede gozar de un clima muy agradable por los países del Mediterráneo y se pasan maravillosos momentos tal como si fuera verano.

Actividades en la cubierta, como deportes, nadar en la piscina, hacer terapia con baile, ejercicios, juegos y otras actividades se pueden disfrutar en pareja o con la familia. Esto es ideal para pasar el rato durante la travesía a los diferentes destinos, es importante mantenerse activo para evitar que los días sean largos y aburridos, en otoño se puede hacer todo eso sin problemas.

Los mejores destinos para atravesar el Mediterráneo en un crucero durante otoño son Marsella, Venecia, Cannes, Nápoles y una gran cantidad de ciudades históricas imposibles de no visitar en Europa. Se puede realizar este recorrido a bordo de navieras como Cruceros MSC, Norwegian Cruise Line, Pullmantur y Costa Cruceros. Y para conseguir los mejores precios y reservas, el sitio ideal es crucerosmediterraneo.travel.

2. Menos aglomeraciones

Por otro lado, viajar a lugares turísticos en temporada alta puede hacer que exista una mayor cantidad de aglomeraciones en las instalaciones turísticas y en otros establecimientos como restaurantes, hoteles y atracciones propias de la ciudad que se visitará. Lo ideal es echar a volar la imaginación de lo que significa viajar en un crucero durante otoño, se puede tener mayor comodidad para visitar todos esos monumentos históricos sin tener que hacer largas colas ni perder horas en espera.

En ocasiones, esta suele ser una de las razones por las cuales los viajeros no disfrutan completamente de la experiencia, pero en otoño la situación es completamente diferente. Se puede tener un mayor acceso a las visitas, sin tener que hacer reservas previas o esperar en largas filas bajo el sol del verano y sufrir constantemente otras incomodidades.

Por otro lado, es importante saber escoger en qué tipo de navieras se va a viajar durante el crucero, ya que no todas son iguales y no cuentan con las mismas instalaciones de comodidad que pueden existir. Además, es muy diferente a un hotel, ya que las habitaciones se utilizarán sólo durante la noche o para dormir. En cambio, en un crucero se puede pasar de dos a tres días en viaje hasta llegar a un destino específico.

Por tanto, si el crucero está abarrotado de personas, el viaje puede resultar incómodo o incluso irritante, en otoño se evita todo esto y se gana el beneficio de pasear a través de la cubierta sin tropezar con nadie ni interrumpir a los demás. Asimismo, las instalaciones parecerán exclusivas y personalizadas, lo que es ideal para disfrutar mucho más la travesía.

3. Precios más bajos

En verano, la temporada alta hace subir los precios por la demanda de turistas, pero en otoño esto precios bajan y se puede viajar a los mismos destinos con una menor inversión. También se pueden añadir más destinos en la lista y completar todas las rutas del viaje en el Mediterráneo, para visitar grandiosos países como España, Francia, Italia, Gibraltar y Mónaco.

Incluso de estancia esos lugares son más baratos, con lo que se podrá ahorrar para realizar diferentes actividades turísticas y asistir a eventos propios de la región. En otoño, se puede tener una visión más amplia de lo que se quiere realizar durante el viaje, esto ofrece una mayor cantidad de experiencias y recuerdos para toda la familia.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es