16 de noviembre de 2019, 23:41:01
Opinión


Getafe vuela alto

Por Ángel del Río


Ayer tuve la oportunidad de asistir a un bautizo inédito. No se trataba de un neófito, ni de una criatura menuda, sino de un gigantón con brazos de acero en forma de alas, que surca los cielos. Se trata de un avión de Iberia, que ha sido bautizado con el nombre de “Getafe cuna de la aviación española”, justo homenaje esta ciudad del sur de nuestra Comunidad, a la que me siento unido por vivir en ella y por ser su primer cronista oficial.

Al bautizo consumado ayer, asistieron, entre otras personalidades, la alcaldesa del municipio, Sara Hernández, y el presidente de Iberia, Luis Gallego, que curiosamente fue durante muchos años vecino de Getafe. El avión es un Airbus, cuyo modelo supone un importante salto tecnológico en la flota de corto y medio radio de la Compañía. Este aparato es un 50 por ciento más silencioso y respetuoso con el medio ambiente.

El presidente de Iberia y la alcaldesa de Getafe, hicieron hincapié en la importancia que para esta ciudad tiene el que un avión ponga su nombre por las nubes. Getafe vuela alto, y se hace justicia al recordar la fuerte vinculación de este municipio con el mundo de la aviación, que nació en el territorio getafense, donde vivió y trabajó el inventor del autogiro, Juan de la Cierva, que probó su invento con gran éxito, en 1923, desde la base aérea militar, instalaciones anteriores al mismo aeropuerto de Barajas. Además de ser cuna de la aviación, también es sede de la industria aeronáutica. En Getafe estuvo instalada la factoría principal de Construcciones Aeronáuticas (CASA), actualmente Airbus, donde precisamente se ha fabricado el avión bautizado ayer, en un acto sencillo, histórico porque Getafe tiene el privilegio de que su nombre vuele alto.
Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es