21 de enero de 2020, 19:00:18
Efemérides

TAL DÍA COMO HOY


El regreso del Guernica de su exilio neoyorquino

Por Carles Martínez

El Guernica, probablemente el cuadro más célebre de la historia reciente de España, y que Pablo Picasso pintó en 1937 por encargo de la Segunda República española, llegó tal día como hoy a España. Este fue su largo viaje desde el continente americano, donde se encontraba desde hacía 42 años.


Era el 10 de septiembre de 1981 y las 8:30 de la mañana se posaban sobre los relojes de los españoles. En el cielo parecía que un Boeing insinuaba el emprendimiento de tomar tierra en el aeropuerto de Barajas. Era el vuelo IB952 procedente de Nueva York y en su interior, el emblemático Guernica de Pablo Picasso.

Dijo en sus páginas el diario El País de la mañana siguiente, que “en la bodega del Lope de Vega (ilustre apodo del avión de Iberia), no viajaba solo un cuadro enorme de 7,75 X 3,50 metros, sino una metáfora de la reconciliación. Lo que algunos llamaron el regreso del último exiliado”.

La normalidad campaba durante todo el recibimiento. Ni los pasajeros del comercial ni el personal de vuelo sabían que llevaban consigo tal valioso lienzo en la bodega.

La obra de Picasso aterrizó en España después de permanecer más de cuatro décadas custodiado por el MoMA de Nueva York, donde el propio pintor la ‘protegió’ de una España apretada por la soga franquista. Los que lo vivieron cuentan que fueron unas negociaciones que ya se habían intentado mucho antes, sin ningún éxito.

La llegada de la democracia despertó en el Gobierno de Adolfo Suárez una necesidad prioritaria. El ministro de Cultura, Iñigo Cavero, y el director general de Bellas Artes, Javier Tusell, lideraron las duras operaciones de rescate. En el otro bando, encargándose de poner la zancadilla: los herederos de Picasso y los responsables del MoMA.

Para la resolución del conflicto, y de nuevo acudiendo a lo que relata El País, “tuvo que ser Joaquín Tena, que era secretario general técnico del Ministerio de Cultura, quien les dijo (al MoMa): ‘Miren, yo no sé si la familia Picasso les va a mater un pleito o no a ustedes, pero desde luego el Estado español, como no firmen ustedes la autorización, sí que se lo va a poner”. Y el museo neoyorquino cedió.

Después de once años en el Casón del Buen Retiro del Museo del Prado, en 1992 el Guernica se marchó un poco más al sur, pero no mucho más. Y allí ubicó su nueva casa: el Museo Reina Sofía. Allí es contemplado cada año por casi dos millones de visitantes. Su lugar de reposo en su regreso del ‘exilio’.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.madridiario.es