16 de septiembre de 2019, 2:24:58
Cultura y ocio


Film 2: el negocio de convertir tu casa en sala de cine

Por Lucía Martín

Paliar la hemorragia de cines cerrados y el desapego por la gran pantalla. Es la razón de ser de Film 2, una plataforma que permite a particulares convertirse en exhibidores cinematográficos con un proyector y una veintena de butacas. Un proyecto de economía colaborativa que permite llevar el aura del séptimo arte a pueblos recónditos donde la conexión a Internet es una utopía.


El mercado de salas cinematográficas gozó de buena salud el pasado 2017. Por primera vez en seis años, su número aumentó hasta situarse en 3.618, según datos del Ministerio de Cultura y Deporte. Sin embargo, más pueblos de los que imaginamos siguen sin poder sortear la brecha digital. Para muchos, el cine más cercano se encuentra a 80 kilómetros y conseguir conexión a Internet, e incluso cobertura, supone toda una odisea.

Así, el cineasta Antonio Dyaz y el ingeniero Jorge Massa lanzaron Film 2 en septiembre de 2016. El primero de ellos lo describe como "un proyecto de economía colaborativa aplicado al cine". En concreto, la plataforma ofrece la posibilidad de que un particular o institución -incluidos ayuntamientos- se conviertan en exhibidores en sus propios locales.

"La mayoría de los cines de verano en los municipios son ilegales y pueden suponer multas de hasta cinco dígitos", explica Dyaz. Por su parte, Film 2 gestiona la cobertura legal, un trámite del que queda eximido el exhibidor. "Pagamos un canon a la SGAE y le entregamos un talonario de entradas vendidas", indica. "Estamos reconocidos por el Instituto de la Cinematografía y las Artes Audiovisuales (ICAA)", añade el cofundador.

Por streaming o descarga

Los requisitos para hacer uso de la plataforma son mínimos: una veintena de asientos y un proyector digital, además de un extintor. En un principio, el usuario accedía a la película contratada por streaming, pero al darse cuenta de la barrera que eso suponía para los habitantes de zonas 'incomunicadas', Dyaz y Massa cambiaron el modelo de negocio: "Ahora contamos con un botón de descarga directa".

El funcionamiento es sencillo: Film 2 vende la licencia de la sesión -duradera para un día y a precio fijo- y el exhibidor cobra la cantidad que estime conveniente a los espectadores. "La proyección cuesta entre 100 y 200 euros, con independencia del total de recaudación", señala el cofundador.

Un centenar de títulos compone el catálogo actual. La mayoría de cine clásico, pero las cintas indies van haciéndose hueco. Están disponibles tanto en versión original (VO) como dobladas. Cualquiera ponerse en contacto con la empresa para introducir en el archivo sus films.

Film 2 en Madrid

Un teatro en León, un centro cultural en Pontevedra y varios espacios particulares en Las Palmas, Mallorca o Estepona han puesto en marcha Film 2. En la Comunidad de Madrid están presentes en el Centro Cultural Isabel de Farnesio de Aranjuez, el centro de coworking Utopic_Us en Latina y en el hotel NH Eurobuilding de la Castellana. En este último emplazamiento se puede degustar un menú temático relacionado con la película.

A partir de este otoño también iniciará proyecciones la Casa de Castilla la Mancha en Madrid, situada " a 81 pasos de la Puerta del Sol", apunta su director, Luis García Lorente."Queremos convertirnos en un sitio de referencia cultural en la capital y nos pareció interesante incorporar esta iniciativa", declara.

Después de una prueba "en petit-comité" con gran éxito de público en la Bodega Don Quijote -parte de la Casa-, incluirán las sesiones en su programación, que comprende shows de flamenco, karaoke o presentaciones literarias.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es