26 de julio de 2021, 3:34:03
Transportes


Alsa tiñe de rosa el sector del transporte con sus políticas de conciliación e igualdad

Por Hayda Ramos

Favorecer la igualdad entre hombres y mujeres supone un imperativo para las empresas hoy en día: resulta difícil imaginar el éxito de una firma que no abogue por el equilibrio de oportunidades entre trabajadores y trabajadoras. Alsa toma la delantera en su sector, el del transporte de viajeros por carretera, y, en el marco de la responsabilidad social corporativa, confiere un peso importante al fomento de políticas de conciliación y a la lucha contra la violencia de género.


En pleno siglo XXI, ser mujer no está reñido con ser conductora... tampoco de autobús. Lo sabe bien Alsa, que, consciente de la importancia de impulsar el equilibrio de oportunidades, promueve la inserción femenina en el mundo del transporte, un sector ocupado de manera tradicional por hombres. El compromiso representa un pilar fundamental de la responsabilidad social corporativa de la firma.

En los últimos años, la compañía de transporte de viajeros ha diseñado una hoja de ruta en la que la igualdad posee un peso específico: reforzar la presencia de mujeres en todos los grupos profesionales encarna una de sus grandes prioridades. De la teoría a la práctica, los números hablan: si en 2012 las conductoras de Alsa representaban el 5,55 por ciento de su plantilla en carretera, ese porcentaje se elevó hasta el 7,1 por ciento en 2017. Cuando se amplía el foco y se analizan los números globales, es decir, el total de la compañía, el aumento resulta similar: de un 11,1 por ciento de trabajadoras en 2012 a un 13,8 por ciento en 2017.

Una empresa como punto de partida para el despegue laboral y personal

Pero Alsa no se conforma. Otra de sus prioridades pasa por implantar políticas de recursos humanos que refuercen su atractivo como compañía en la que desarrollar la vida laboral. En esa línea, garantizar la no discriminación y apostar de manera sincera y decidida por la conciliación resulta imprescindible. Disponer de diferentes alternativas de distribución de horario, organizar actividades familiares o conceder premios de reconocimiento por desempeño son algunas de las políticas implementadas más destacadas.

Se cuentan más, como un programa de becas para que los hijos de empleados estudien inglés, la Tarjeta Bus Plus Empleado (de la que también se benefician con viajes gratis o importantes descuentos los cónyuges o parejas de hecho y descendientes) o el programa Tu Hij@ a Bordo, con el que la compañía ofrece un contrato laboral en alguna de las áreas del grupo en función de la titulación del candidato.

No acaban ahí los esfuerzos: el programa de retribución flexible ALSAflex, una intranet corporativa a disposición de todos los conductores y un campamento urbano de verano son otras de las iniciativas de una empresa que también apuesta por fomentar hábitos saludables, los eventos deportivos y el voluntariado corporativo.

Apostar por el talento no es baladí, y Alsa también lo sabe: sus políticas de desarrollo del mismo aceleran el acceso de mujeres a la escala directiva. Tanto que el porcentaje se ha incrementado desde un 8,2 por ciento en 2012 a un 10,9 por ciento en 2017. Otro dato objetivo: en ese año, el 66,6 por ciento de los miembros del colectivo Graduate tenía nombre femenino. La tendencia ascendente parece no tener freno: es el fruto de apostar por acciones formativas y de desarrollo profesional personalizados.


Con la diversidad funcional y contra la violencia de género

Además de atractiva por los beneficios directos a su plantilla, sus responsables se han propuesto hacer de Alsa una empresa particularmente comprometida en el ámbito social: por un lado, ha firmado un convenio con la Fundación Mujeres para apoyar a víctimas de violencia de género con ayudas económicas que faciliten el acceso a estudios universitarios o a servicios de refuerzo educativo o psicológico que puedan necesitar los menores en edad escolar; por otro, el programa '¿De qué eres capaz?' incorporó durante el año 2016 a 58 personas con diversidad funcional, una aplaudida acción en cualquier caso que se convierte en un hito en el sector del transporte de viajeros por carretera.

El compromiso de Alsa se ve coronado con el Plan Equilibra, llamado a reforzar sus valores de empresa. Se desarrolla sobre tres ejes estratégicos:

  • empleo, para incrementar el equilibrio de género en el sector en general y en la propia empresa en particular a través de la formación y el desarrollo profesional;
  • conciliación y usos del tiempo, para sensibilizar sobre los beneficios de la conciliación y aproximar la cultura y la práctica empresariales a la corresponsabilidad;
  • salud, deporte y hábitos saludables, para impulsar su promoción y favorecer la prevención de las enfermedades de alta prevalencia tanto en mujeres como en hombres.

Alsa se ha propuesto liderar dichas prácticas no solo en su sector, sino también en la sociedad. Con ese rumbo, recientemente ha participado en el evento Inspiring Girls, en el que niñas de entre 12 y 16 años motivan y sirven de inspiración a las mujeres. Asimismo, se ha adherido al 'Código de Buenas Prácticas para la Gestión del Talento y Mejora de la Competitividad en la Empresa' y ha puesto en marcha un Comité Interno de Igualdad y Conciliación.

Diferentes caminos para llegar a un único destino: garantizar la igualdad de oportunidades y la no discriminación, desarrollar políticas de conciliación e incrementar la presencia de mujeres en todos los grupos profesionales. En definitiva, mejorar la empleabilidad femenina y luchar contra la violencia de género. El del transporte ya no es un mundo de hombres, y las mujeres tienen mucho que decir.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.madridiario.es