25 de noviembre de 2020, 13:21:44
Distritos


"Instrucción velada para no actuar" ante los manteros

Por Hayda Ramos

"Primar la seguridad de los ciudadanos y de los policías como un factor esencial de cualquier actuación policial". Es el principal objetivo de una instrucción sobre la venta ambulante no autorizada emitida por el comisario general de la Policía Municipal de Madrid, Teodoro Pérez García. El texto, fechado el 10 de agosto, y al que ha tenido acceso Madridiario, recoge medidas de evaluación de riesgos y autoprotección.


Remitida a todas las unidades del Cuerpo, la instrucción de la Policía Municipal sobre cómo actuar ante la venta ambulante no autorizada entrará en vigor de manera inmediata. Llega en pleno conflicto con el Ayuntamiento por la negociación de un nuevo convenio colectivo, pocos meses después de que un mantero falleciera en Lavapiés y cuando se suceden las noticias por el riesgo que entraña la ocupación de las vías públicas.

El texto, al que ha tenido acceso Madridiario, define este tipo de venta como "un fenómeno cambiante, con características diferentes según la naturaleza de los productos que se venden, la actitud de las personas que ejercen la actividad o la tipología y densidad de los espacios que ocupan". Razones por las que "no se puede dar un tratamiento homogéneo, sino unos criterios generales que faciliten la adaptación de la respuesta policial a cada caso".


"Evitar las actividades contrarias a las normas y reforzar el principio de autoridad"

El máximo responsable de la Policía Municipal señala los principios básicos de actuación: oportunidad, proporcionalidad y congruencia. Las intervenciones buscan "alcanzar un libre y respetuoso uso del espacio público, para evitar las actividades contrarias a las normas, reforzar el principio de autoridad y evitar las ocupaciones intensivas".

Para ello "se definirá una graduación progresiva de las actuaciones en función de su problemática y posible conflictividad". Además de estudiar la dimensión adecuada del dispositivo y la asignación de recursos operativos, "se determinarán espacios de actuación preferente y se programarán acciones coordinadas entre diferentes unidades de la Policía Municipal y con otros cuerpos policiales".


Operativa policial: de la teoría a la práctica

En la fase previa de análisis y estudio, los jefes de las Unidades Integrales de Distrito analizarán las llamadas, denuncias y quejas relacionadas con la problemática para determinar dónde se da con mayor intensidad. Se valorará el tráfico en la zona y la presencia de grandes comercios: se estudiarán sus planes de autoprotección, es decir, todo lo concerniente a la seguridad y evacuación en caso de emergencia.

Analizados esos criterios, entre otros, y en función del riesgo, se fijará el nivel de ejecución de la instrucción para cada localización: bajo, medio o alto. El informe del dispositivo planificado será elevado a la División de Planificación y Coordinación Territorial. Tras el visto bueno, llegará a la Jefatura del Cuerpo, que fijará la fecha de inicio de las actuaciones. El proceso no podrá durar más de un mes desde la entrada en vigor de la instrucción, fechada el pasado viernes.

Hablan los sindicatos: "No quieren que actuemos"

Según ha podido comprobar Madridiario, que ha tenido acceso al documento de la instrucción, el texto no convence en el seno del Cuerpo. En pleno conflicto con el Ayuntamiento, fuentes consultadas muestran su "malestar y sorpresa" por el momento elegido: con buena parte de la plantilla de vacaciones y el mismo fin de semana en que se han vuelto a cancelar libranzas.

Desde UPM no solo se cuestionan las formas, sino también el contenido: "Suspenden descansos semanales, en el pase de lista nos leen esta instrucción y al mismo tiempo nos dicen que no intervengamos si vemos mucho lío. Es un sinsentido preocupante. No se puede entender que anulen libranzas y que al mismo tiempo haya una instrucción velada para no intervenir". Además, las mismas fuentes reparan en otro elemento: "Vuelven a cargar con más trabajo a las Unidades Integrales de Distrito y a los jefes de turno y mandos intermedios, que son quienes se ven obligados a gestionar instrucciones que requieren tiempo y policías, estando carentes de ambos elementos".

En CPPM denuncian "trabas": "No quieren que actuemos para evitar problemas". Tras diagnosticar que "la solución pasa por disponer de más policías", explican que "el estudio para decidir dónde hay que actuar no tiene sentido, puesto que los manteros se mueven".

También CSIT Unión Profesional muestra su "desacuerdo" con una instrucción "que ata a los compañeros de pies y manos": "Son muchos los aspectos que hay que valorar antes de actuar. Y si encima pasara algo, nos van a pedir responsabilidades...". Desde este sindicato recuerdan que "están en juego, no solo la seguridad ciudadana y las garantías de los agentes, sino también los negocios y los puestos de trabajo" afectados por el top manta.

"No dicen que no intervengamos, sino que hay que hacerlo de forma que no haya lesiones", sostienen fuentes de APMU, que apuntan que "quizás el texto no especifica bien que la Policía tiene la obligación de perseguir presuntos delitos". "No podemos rehuir", defienden, e interpretan que el Gobierno de Ahora Madrid "no quiere imágenes de enfrentamientos de los manteros con los agentes o con ciudadanos, como ha ocurrido en Barcelona". "Entendemos que nos piden que actuemos de una manera segura", insisten.

En sus respectivas conversaciones con este periódico, todos los representantes policiales recuerdan que trabajar con proporcionalidad y congruencia, como señala la instrucción, es parte de su día a día.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.madridiario.es