16 de octubre de 2019, 11:38:53
Municipios

MÓSTOLES


Tampoco quieren el Amanecer Bailando en el Prado Ovejero

Por Laura Crespo

Después de evitar que el festival Amanecer Bailando se celebrara en el parque de El Soto, vecinos de Móstoles inician una nueva recogida de firmas rechazando la nueva ubicación que el Ayuntamiento del municipio ha elegido para el evento: el Parque Prado Ovejero.


Apenas quince días le ha durado la alegría a los vecinos de Móstoles. Si terminando el mes de julio celebraban la suspensión de la celebración del festival de música Amanecer Bailando en el parque de El Soto, vuelven ahora a la batalla para rechazar la nueva ubicación que el Ayuntamiento de la localidad le ha buscado al evento: el Parque Prado Ovejero.

Apenas unas horas después de que se conociera la decisión del Consistorio de ceder este otro espacio verde del municipio como escenario para el festival, un vecino iniciaba una campaña en la plataforma Change.org para "prohibir la celebración del festival Amanecer Bailando ahora en el Parque Prado Ovejero". Esta iniciativa considera que "se va destrozar el parque y se va a prohibir su uso durante quince días" -debido al montaje y desmontaje de la infraestructura necesaria- siendo un espacio "de uso diario por parte de familias y vecinos". Además, recuerda que este parque "se encuentra en pleno núcleo urbano, con el correspondiente caos general y circulatorio". En las primeras 20 horas, la petición recogía casi 300 firmas.

Mientras, desde Ecologistas en Acción, que jugó un papel fundamental en las movilizaciones contra el uso de El Soto para este macroevento, expresan un "sentimiento agridulce" y, aunque por el momento no van a impulsar ninguna campaña como colectivo, tampoco creen que el Prado Ovejero sea "el lugar adecuado". Además, critican que la decisión la haya tomado el Gobierno municipal "sin tener en cuenta la opinión de la Comisión de Seguimiento", creada para este caso en concreto, "ni la de Ecologistas".

Murciélagos y viviendas

La portavoz de la asociación ecologista, Soledad Pacho, reconoce que, por el tamaño y las características del parque, el impacto ambiental no será tan grande como el que tendría en El Soto, pero sí pone el acento en la presencia de murciélagos, que son una especie protegida, y del arroyo Prado Ovejero, además de árboles, no centenarios como en la ubicación anterior, pero sí "ya crecidos".

Además, más allá del conflicto medioambiental, Pacho señala trabas a la convivencia, puesto que este parque se encuentra próximo a bloques de viviendas, tanto de Móstoles como de Alcorcón al estar en la zona limítrofe ente ambos municipios, con las consecuentes molestias de ruidos y problemas de aparcamiento para los vecinos.

Minimizar el daño

En cualquier caso, los ecologistas celebran que El Soto "se haya librado" y aceptan que el festival se desarrolle en el Prado Ovejero, pero piden que se haga "de la manera menos traumática posible". Dan para ello algunas ideas sobre sostenibilidad a la organización de Amanecer Bailando, como el cobro de una cantidad pequeña -un euro, por ejemplo- como fianza por vasos de plástico reutilizables, de modo que se devuelve el dinero a cambio del vaso una vez se haya terminado la bebida. Con esta inciativa, que ya se ha realizado en otros eventos, se minimizan los residuos y el uso de plástico, indica Pacho.

Además, pide una reflexión a largo plazo sobre el uso que se está haciendo de los espacios naturales de Móstoles. Aplauden la celebración de pequeñas muestras culturales al aire libre repartidas durante todo el año, pero instan al Ayuntamiento a buscar otra ubicación "más acorde con estos macrofestivales" si quieren convertir el Amanecer Bailando en cita anual en la localidad.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es