17 de noviembre de 2019, 9:21:03
Política


Garrido, el alumno aplicado de la carrera electoral: "Yo haré las cosas bien y Casado elegirá"

Por Javier García Martín

El nuevo presidente del PP, Pablo Casado, será quien decida el nombre de los candidatos en la triple cita electoral de 2019 y a él redirige Ángel Garrido los comentarios sobre su presencia en la papeleta de las autonómicas madrileñas. Entretanto, el sucesor de Cristina Cifuentes muestra su perfil más aplicado y continúa lanzando mensajes a Génova que avivan sus opciones: "Yo haré las cosas bien y luego el presidente elegirá", ha afirmado este martes.


"A cualquiera que está en política le gusta ser presidente de la Comunidad de Madrid", ha asumido hoy Ángel Garrido, que sigue sin descartarse como cabeza de cartel de los populares para las elecciones autonómicas del próximo mes de mayo. La era Casado se ha abierto en el PP gracias al apoyo de Dolores de Cospedal al diputado abulense, una conexión que azuza las discretas aspiraciones del actual jefe del Ejecutivo -que votó a la exministra- para mantenerse como timonel de la Real Casa de Correos.

"Yo haré las cosas bien y lógicamente el presidente y la dirección nacional elegirán a los mejores candidatos para cada uno de los sitios", ha afirmado este martes en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno. Garrido, que llegó a la Presidencia tras la bochornosa dimisión de su valedora Cristina Cifuentes mantiene vivas sus opciones ante Génova. La inercia que sedujo al impertérrito Mariano Rajoy para decantarse por él como la alternativa menos turbulenta para suceder a la expresidenta -entonces se presentó como un "disciplinado militante"- podría ser otra vez su as.

Respaldo a Casado (y sus polémicas)

Así, el presidente ha abundado este martes en exhibir su perfil labriego, de gestor, y se ha desmarcado de cualquier batalla interna. Tras dar la bienvenida al giro de Casado e insistir ayer en que en la segunda vuelta de las primarias él fue "neutral" en la lid entre familias, hoy ha proclamado que "nunca" ha estado "en las ambiciones desmedidas ni en las luchas fratricidas".

No obstante, el jefe del Ejecutivo, que dejó de ser el secretario general del PP de Madrid con la llegada de la direción interina de Pío García-Escudero, ha reiterado la consigna que recorre la formación: tras la tensión del fin de semana y con el verano de por medio, "no toca para nada" hablar de las elecciones. Tampoco, aún, de su candidatura. "Cuando uno está pensando en lo siguiente, no disfruta", ha zanjado.

En su primer Consejo tras el Congreso, Garrido ha tenido que salir en defensa de las primeras medidas y polémicas que rodean al flamante páter del centroderecha. Ha arropado a Casado en tres asuntos: ante las investigaciones de su currículo -"ya dio todas las explicaciones pertinentes en su momento", ha justificado-, tras su reunión con el irredento José María Aznar -"un grandísimo presidente" que, como "todos", puede "aportar cosas buenas", ha ensalzado- y ante su decisión de que el PP vete el objetivo de déficit que prevé el Gobierno de Pedro Sánchez, lo que supondrá una merma del crédito de las comunidades -"estamos a favor de la disciplina presupuestaria" y en contra de la "la elevación de los impuestos", ha asumido-.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es