19 de agosto de 2019, 18:29:12
Efemérides

TAL DÍA COMO HOY


El 'charco del obrero', chapuzón en la mayor piscina de Europa

Por Lucía Martín

Las camionetas de Moncloa, a pleno rendimiento y cargadas de viajeros con ansias de mitigar el calor. La tartera rebosante de filetes empanados y la sangría bien fresquita entre los bártulos. Provistos de bañador, pero no de protector solar. Así 'peregrinaban' los madrileños al Parque Deportivo Sindical Puerta de Hierro, con la esperanza de encontrar una sombra en las abarrotadas piscinas del 'charco del obrero'.


En las faldas del Monte del Pardo, junto a su carretera de acceso y flanqueado por el Manzanares, se inauguró el 18 de julio de 1955 el Parque Deportivo Sindical Puerta de Hierro. El pueblo madrileño frecuentaba desde medidados del siglo XX una cercana playa artificial cerrada por unas compuertas que embalsaban el agua del río. Debido a su éxito, el conocido como Sindicato Vertical impulsó la construcción de un macrocomplejo de recreo.

Así se gestó un paraíso natural de dimensiones estratosféricas. En total, 300.000 metros cuadrados divididos en pistas de tenias, frontón, cancha de baloncesto, campo de fútbol, bolera y parque infantil. Por supuesto, el mayor atractivo eran las pilas de agua, hasta tres en un primer momento. Una para los más pequeños, otra ideal para los principiantes en natación y una tercera olímpica y con luz, por lo que podía acoger competiciones nocturnas.

El precio de las escasas piscinas municipales era prohibitivo. De lejos, esta era la más económica de la capital. En consecuencia, el 'charco del obrero', como se conocía popularmente el Parque Sindical, se atestaba de madrileños de clase trabajadora. Familias completas se subían en las camionetas y autocares que iniciaban ruta en Moncloa y tenían como destino el chapuzón. Hasta 26.000 visitantes llegaron a registrarse el 2 de agosto de 1959.

Para entonces, las instalaciones ya habían sufrido una remodelación. Ese mismo año, las tres zonas de baño se unificaban en una sola superficie acuática de más de 7.000 metros cuadrados de lámina de agua, lo que equivaldría a siete piscinas olímpicas. La piscina más grande de Europa.

El carrillón de mediodía

Antes de que se desplegaran las tortillas, la ensaladilla rusa y la sandía sobre el mantel, el carrillón del reloj anunciaba el mediodía. A las 12 sonaba el himno de la Organización Sindical Española, propietaria del recinto y único sindicato autorizado durante la dictadura. No obstante, la única evidencia franquista del parque, a excepción de la inauguración que presidió el dictador.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es