21 de noviembre de 2019, 0:22:44
Medio Ambiente


Nuevo modelo de predicción para mejorar la calidad del aire

Por Alba Cabañero

Cuatro integrantes y exalumnos de la Universidad Complutense se unieron bajo el nombre de ‘Torpes con potencial’ para participar (y ganar) el primer hackathon de SAS España y el Ayuntamiento de Madrid sobre modelos predictivos de calidad del aire. Su proyecto ganador consistió en desarrollar un proyecto de predicción de niveles de dióxido de nitrógeno con tres días de antelación teniendo en cuenta más de 300 variables como el tiempo o el tráfico.


La calidad del aire es uno de los temas que más preocupa al Ayuntamiento de Madrid. Los niveles de contaminación en la capital se disparan con facilidad y es complicado poner en marcha medidas efectivas con rapidez para paliar la situación.

En la actualidad, el protocolo solo avisa con un día de antelación, pero un grupo de integrantes relacionados con el Máster en Minería de Datos e Inteligencia de Negocios de la Universidad Complutense ha desarrollado un proyecto gracias al cual puede predecirse la concentración de dióxido de nitrógeno a tres días vista.

El hackathon, una forma de impulsar nuevos proyectos

Por primera vez, la empresa de analítica predictiva SAS llevaba a cabo un hackathon, un encuentro de programadores o “hackers” que han de resolver un reto cuyo resultado pueda ser útil para la ciudadanía. En colaboración con el Ayuntamiento de Madrid, el reto iba encaminado hacia la mejora de la calidad del aire a través del desarrollo de proyectos basándose en la analítica, la inteligencia artificial, el machine learning y el software de código abierto o Opensource.

“Era la primera vez que se hacía en SAS, aunque hay empresas como Inditex o BBVA que sí lo han hecho ya. Consiste en plantear un problema de negocio y resolverlo con la única información que te da el reto”, explica a Madridiario María José Menéndez, una de las mentoras de este evento.

Durante 24 horas, diez equipos trabajaron con licencias de SAS para integrar con Opensource y con el portal de datos del Ayuntamiento de Madrid. Se hizo previamente una selección y se dio a cada equipo tablas de datos cargadas para desarrollar sus ideas. Otra facilidad que se les aportó fue la posibilidad de consultar otras fuentes para recabar nuevas variables.

“Esto era un reto ligado al data for good sobre medio ambiente para dar un mejor servicio al ciudadano y para ver si la gente es creativa, pero lo más bonito es que sirva para algo”, comenta Menéndez.

La convocatoria para este hackathon estuvo dirigida a todo el mundo. Para 40 plazas se inscribieron más de 200 personas entre clientes de SAS, universitarios y partners. “Lo que queríamos era que participase gente de todas las ramas y que el hackathon fuese lo más multidisciplinar posible. Allí se reunieron estadísticos, informáticos y psicólogos también”, recuerda.

Los concursantes pudieron trabajar con los 337 conjuntos de datos que ofrece el Consistorio como los números de tráfico, contaminación, meteorología, etc.

“Colaboramos habitualmente con empresas e iniciativas para hacer esto con los datos abiertos. Se podrían utilizar para apps, por lo que el compromiso del Ayuntamiento es que estos datos se usen, porque luego la información publicada es difícil que llegue a los ciudadanos si no es por estos canales. Cuantas más empresas se decidan a hacer estas cosas, mejor”, señala Javier Rodríguez, consejero técnico de la Dirección General de Innovación y Promoción de la Ciudad.

“Torpes” con mucho potencial

“El dióxido de nitrógeno es el contaminante más crítico y se pidió una app clara para predicción a tres días. Su análisis fue el más completo”, indica Rodríguez acerca de Torpes con potencial, el equipo ganador de este hackathon.

Integrado por Aída Calviño, Teresa Gutiérrez, Jesús Cruz y Palmira Aldeguer, Torpes con potencial nace gracias al Máster en Minería de Datos de la Universidad Complutense. Calviño es profesora allí y la oportunidad de apuntarse al hackathon, cuenta a Madridiario, le llegó a través de un correo electrónico.

Los integrantes de Torpes con potencial, ganadores del hackathon de SAS y el Ayuntamiento de Madrid.

“Nunca habíamos hecho nada parecido. Nos dieron datos de los últimos seis meses de dióxido de nitrógeno por hora para que predijésemos los niveles a tres días y se nos ocurrió una variable: ver si el propio protocolo servía de algo”, relata la participante.

Esta idea es, según María José Menéndez, la clave de su victoria: “El protocolo actual solo avisa con un día de antelación, por lo que el proyecto de los ganadores lo ha mejorado en un cien por cien. Ganaron por dos cosas: incluyeron el protocolo anticontaminación del Ayuntamiento como una variable y por la usabilidad al ciudadano. Plantearon muy bien las dos partes, con mucha incidencia y con apps entendibles y colaborativas”.

Un servicio para la ciudadanía

Pero de nada sirve organizar estos eventos si luego no se van a aplicar los proyectos, aunque Aída Calviño avanza que el esfuerzo invertido en el hackathon no va a quedar en balde: “Estamos contentos, es un gran reconocimiento. Si todo va bien, lo desarrollaremos más junto a SAS y al Ayuntamiento, porque un fin de semana tampoco da para mucho. El Ayuntamiento está bastante interesado. A ver si al final puede servir para la ciudadanía”.

Por su parte, el Consistorio se encuentra preparando una reunión con los ganadores para buscar una unión entre ambas partes con la que impulsar este proyecto para mejorar el actual protocolo de contaminación.

“Estamos trabajando en una línea con inteligencia artificial. Pensamos en reunirnos con ellos y ver las posibilidades de colaboración. Nos parece un trabajo muy interesante y lo miraremos para colaborar”, sentencia Javier Rodríguez.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es