9 de diciembre de 2019, 22:31:57
Sucesos


Desmantelada una banda dedicada al robo y desguace de coches de alta gama

Por MDO/E.P.

Un grupo criminal que cometía los robos en las provincias de Madrid y Toledo ha sido desmantelado por la Guardia Civil. La banda contaba con naves, fincas y talleres en varias localidades donde desguazaban los vehículos para vender después, las piezas por encargo a zonas dentro del territorio nacional, Polonia y Bulgaria. Los detenidos son 12 hombres de nacionalidades española, palestina, magrebí polaca y Búlgara, con edades entre los 19 y los 45 años.


La Guardia Civil de Madrid ha desmantelado una organización criminal altamente especializada que robaba vehículos de alta gama en las provincias de Madrid y Toledo, que luego desguazaban para vender las piezas por encargo o en sus propios talleres, según ha informado este viernes en rueda de prensa el comandante jefe de la Comandancia de Madrid, Diego Pérez de los Cobos, y el jefe de Tráfico de Madrid, Benito Monzón.

La investigación de la llamada 'operación Estribo' arrancó el mes de marzo, cuando el Grupo de Investigación y Análisis del Sector de Tráfico de Madrid detectó un aumentó significativo de robos de coches en la vía pública en algunas zona de la región mediante el uso de tecnología avanzada y métodos altamente especializados.

Las pesquisas llegaron hasta una finca de la localidad de El Álamo, donde los agentes encontraron cinco coches de alta gama despiezados y que figuraban como sustraídos. A raíz de las gestiones realizadas en torno a esta finca y a sus moradores, los guardias civiles llegaron hasta todo el grupo organizado, descubriendo que existía una jerarquía y organización delictiva clara.

Los investigadores centraron todos sus esfuerzos en la localización de las infraestructuras utilizadas por la banda, permitiendo desenmarañar el entramado delincuencial, descubriendo la utilización de cuatro naves y fincas cuidadosamente seleccionadas y equipadas. En las referidas naves se llevaban a cabo las distintas fases de la actividad delictiva, tales como la ocultación de los vehículos robados, el despiece, el ensamblaje y 'maquillaje' de las piezas.

La dirección del grupo la lideraba un ciudadano de origen rumano que se encargaba de captar a colaboradores y de ordenar las operaciones que se debían realizar sobre los vehículos sustraídos, así como de darle salida a las piezas en el mercado negro.

Los diez encartados restantes, especialmente los detenidos de Europa del Este, se dedicaban al robo de los vehículos, al despiece, a la reparación y 'maquillaje' de piezas, al envío de material dentro del territorio nacional, Polonia y Bulgaria, a la coordinación de los distintos talleres de desguace e incluso tenían a una persona encargada de realizar estafas a las compañías aseguradoras sobre supuestos siniestros de vehículos.

Todas las personas que formaban el grupo criminal tenían conocimientos especializados en el uso de maquinaria, mecánica y electrónica, especialmente los sudamericanos. Además tenían un gran talento y pericia en la manipulación de odómetros, troquelado de bastidores, falsificación de números de serie, apertura digital y arranque de vehículos, ejerciendo la actividad delictiva con utensilios y maquinaria de última generación, ha resaltado el jefe de la Unidad de Tráfico.

De hecho, les han requisado una gran cantidad de artilujos y herramientas especializadas, como los interfaces que conectaban a los vehículos para arrancarlos en solo 45 segundos, puertos de diganosis que solo tienen las compañías de los vehículos para el modificados del kilometraje y el borrado de las averías, máquinas para el borrado de los bastidores, llaves maestras y universales hechas por ellos mismos, tubos para reventar los bombines de las cerraduras y ganzúas oficiales de las diferentes marcas de coches.

Naves y talleres de desguace

Después de cometer las sustracciones de vehículos de alta gama, personal de la organización los trasladaba hasta fincas y desguaces, algunos de ellos propios, situados en las localidades madrileñas de El Álamo, Navalcarnero, San Lorenzo del Escorial y Yuncos (Toledo), donde procedían al despiece y maquillaje de las piezas para así después darle salida por piezas en el mercado negro nacional, polaco y búlgaro.

Dada la gran actividad delictiva que desempeñaba la organización, a finales del mes de mayo y con la oportuna autorización judicial, los agentes efectuaron la entrada y registro en las naves y desguaces donde almacenaban las piezas y vehículos, hallando los agentes millones de piezas de más de 60 vehículos de alta gama y material electrónico para cometer los ilícitos cuyo valor supera el millón y medio de euros.

Este grupo operaba a lo largo y ancho de la Comunidad de Madrid y de Toledo, siendo la nota distintiva de otras organizaciones criminales el alto grado de organización y disciplina impuesto por sus dirigentes, quienes tienen un amplísimo historial delictivo y que contaban con especializados ladrones de vehículos de la Comunidad de Madrid, capaces de burlar los más sofisticados sistemas de seguridad de los vehículos.

"Es difícil encontrar un grupo tan especializado como éste operando. Funcionaban como una empresa, actuando en horario laboral de lunes a viernes y descansando los fines de semana", ha detallado el resposable de Tráfico de la Guardia Civil de Madrid, que también ha avanzado que este grupo criminal estafaba a compañías aseguradoras con supuestos siniestros de vehículos.

Los detenidos son 12 hombres de nacionalidades española, palestina, magrebí polaca y Búlgara, con edades comprendidas entre los 19 y los 45 y con un amplio historial de antecedentes por hechos relacionados con estafas y robo de vehículos. Por estos hechos se les imputa un delito de pertenencia a organización criminal y delitos de robos de vehículos.

La investigación continúa abierta, centrándose en la actualidad en el estudio de las piezas intervenidas, que hasta la fecha afectan a más de 60 vehículos sustraídos, pero podrían llegar al centenar, por lo que se espera esclarecer una importante cantidad de vehículos robados. El montante de lo robado podía ascender al millón y medio de euros.
Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es