11 de agosto de 2020, 12:49:38
Opinión


Gabilondo

Por Ángel del Río


Ángel Gabilondo, actual portavoz del grupo socialista en la Asamblea de Madrid, es ya el candidato del PSOE a presidir el gobierno regional en las elecciones que se van a celebrar el próximo año. No ha sido necesario acudir al sistema de primarias para ser elegido; su candidatura ha sido única e incontestable. Me alegro, porque Gabilondo es una persona que aprecio en lo personal y valoro en lo político, dada su capacidad de diálogo, de llegar a acuerdos, de ser racional en sus iniciativas y ejemplo de conciliación institucional. El PSOE no podía tener una persona más recta en su comportamiento, más diáfana en su compromiso y con mayor conocimiento de la realidad madrileña, por lo aprendido y atesorado en estos casi cuatro años al frente de la oposición en la Cámara regional.

Y puede que para convertirse en candidato haya tenido que renunciar a una cartera en el flamante gobierno de Pedro Sánchez. Es posible que le fuera ofrecida la del Ministerio de Educación, de la que fue titular en el gobierno de Rodríguez Zapatero, y parece que, si así fueron las cosas, es obvio que renunció a ello, porque Gabilondo prefiere quedarse en la política madrileña, ser presidente de la Comunidad durante cuatro años, a ministro durante unos cuantos meses.

Gabilondo sabe que tiene muchas posibilidades de convertirse en presidente regional, después de los comicios del próximo año. En la hipótesis de que el resultado de las urnas diera mayoría a PSOE-Podemos, tanto en la Comunidad como en el Ayumtamiento de Madrid, el acuerdo sería el siguiente: los socialistas apoyarían a la candidata o candidato de Podemos en la Casa de la Villa, y los podemitas apoyarían a Gabilondo para su investidura como presidente de la Comunidad.

En cualquier, caso, es una buena noticia que el candidato socialista sea una persona tolerante, dialogante, con iniciativas y capacidad de trabajo como Ángel Gabilondo.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.madridiario.es