10 de diciembre de 2019, 15:24:44
Política


Borrell, el azote del independentismo catalán que pidió cuentas a Lola Flores

Por MDO

Dos décadas después de haberse puesto al frente del Ministerio de Obras Públicas y Transportes en el último Gobierno de Felipe González, Josep Borrell vuelve a la primera línea política como ministro de de Asuntos Exteriores en el Ejecutivo de Pedro Sánchez, tras haber aspirado en su día a la Moncloa y haber pasado una etapa en Bruselas, donde presidió el Parlamento Europeo.


Josep Borrell Fontelles (La Pobla de Segur, Lleida, 1947) será el nuevo ministro de Exteriores en el Gobierno socialista de Pedro Sánchez, después de haber recuperado presencia mediática en los meses de más tensión de finales de 2017, a raíz de las manifestaciones en Barcelona en contra de la declaración unilateral de independencia.

Ingeniero aeronáutico licenciado por la Universidad Politécnica de Madrid y doctor en Ciencias Económicas por la Complutense, Borrell arranca su trayectoria política cuando ingresa en las filas del PSOE en 1975.

Batalla contra el fraude desde Hacienda

En 1982, tras llegar el PSOE a la Moncloa, Borrell ocupó la Secretaría General del Presupuesto y Gasto Público y dos años después, en 1984, pasó a ser secretario de Estado de Hacienda. El paso de Borrell por esta Secretaría se tradujo en una lucha contra el fraude fiscal, en la que se abrió expedientes a algunas personalidades públicas como Lola Flores, Pedro Ruiz o Marujita Díaz.

Ha sido diputado del Congreso tras las elecciones del 86, 89, 93, 96 y 2000.

Etapa como ministro

En 1991, Felipe González lo nombró ministro de Obras Públicas y Transportes, cargo que mantuvo hasta 1996, cuando el PP de Aznar ganó las elecciones. En esta etapa se centró en la modernización de los ferrocarriles, promovió la red de Cercanías, estimuló la construcción de vivendas, agilizó el funcionamiento de Correos, construyó autovías, se inició el Plan Hidrológico Nacional y el Plan Director de Infraestructuras y se impulsó la reordenación de las telecomunicaciones.

Breve liderazgo del PSOE

Entonces quiso dar un paso al frente para suceder a Felipe González al frente del PSOE, una carrera en la que se impuso al también candidato Joaquín Almunia en las primarias socialistas de 1998. No osbtante, solo un año después, el caso Huguet-Aguiar, en el que se investigó por fraude fiscal a dos personas de su círculo más próximo, le obligó a dimitir como candidato a la presidencia del Gobierno.

A Europa

Durante su carrera política, Borrell estuvo muy implicado en los asuntos europeos. Negoció y administró fondos de cohesión y estructurales, presidió varios consejos de ministros europeos en las presidencias españolas de la UE de los años 1989 y 1995 y durante una década representó a España en las reuniones de los ministros europeos de Transporte, Telecomunicaciones y Medio Ambiente. Fue miembro de la Convención que preparó la nonata Constitución europea, participando activamente en los trabajos sobre gobierno económico, la Europa social, la política exterior y de defensa, entre otros.

En 2004 partió a la Eurocámara como cabeza del lista del PSOE y, un mes más tarde de los comicios fue nombrado presidente del Parlamento Europeo, cargo en el que se mantuvo hasta enero de 2007, tras un acuerdo del Grupo Socialista con el Popular, que pasó a controlar la presidencia la segunda parte de la legislatura.

Entre 2010 y 2012 fue presidente del Instituto Universitario Europeo, un cargo del que se vio obligado a dimitir por un conflicto de intereses: también era miembro del Consejo Asesor Internacional de Abengoa, empresa dedicada al desarrollo tecnológico en los sectores de energia y medio ambiente.

Vuelta a la esfera pública por el conflicto catalán

Desde entonces, Borrell se había mantenido en segundos planos. De hecho, rechazó ir de número 3 en las listas del PSC por la provincia de Barcelona en las últimas autonómicas porque se veía fuera de la política en activo.

Hasta que el proceso independentista en Cataluña le ha devuelto protagonismo en la escena política, en la que se ha posicionado como una de las voces más críticas del PSC con el independentismo. En los últimos años, Borrell, de 71 años, se ha destacado por combatir el discurso independentista, rebatiendo los argumentos -que considera falsos en muchos casos- sobre el sometimiento de Cataluña por parte de España. En esta campaña se enmarca, por ejemplo, el libro 'Las cuentas y los cuentos de la independencia' que publicó en 2015 junto con Joan Llorach.

Los esfuerzos de Borrell por contrarrestar los argumentos del secesionismo recibían con frecuencia los elogios del entonces ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, que estaba convencido de la necesidad de confrontar el relato independentista pese a que la opinión mayoritaria del Gobierno de Mariano Rajoy se inclinaba por esperar a que bajara el 'soufflé'.

Borrell tuvo un papel protagónico en la masiva manifestación en Barcelona convocada por Sociedad Civil Catalana el 8 de octubre tras el referéndum del día 1 de ese mes y que perseguía mostrar al mundo que no son mayoría los catalanes que ansían la independencia. Gran eco mediático tuvo su apasionada intervención, en la que pidió no hacer boicot a los productos catalanes, reprochó a las empresas por no haber anunciado antes el cambio de su sede social y arremetió contra el entonces conseller de la Presidencia de la Generalitat, Jordi Turull, por referirse a los catalanes que están en contra del 1-O como "súbditos". La réplica de Borrell a Turull en la manifestación copó todos los telediarios. "No sois súbditos, y estáis hoy aquí y habéis venido tantos precisamente para decir que sois tan ciudadanos de Cataluña como ellos", les arengó Borrell a los manifestantes.

Experiencia en el sector privado

También ha trabajado para la empresa privada, en CEPSA siete años, y estuvo en el Consejo de Administración de Abengoa desde 2009. En 2010 se convirtió en presidente de su consejo asesor internacional. Precisamente su condición de miembro del Consejo de Administración de Abengoa le llevó a declarar como testigo ante la Audiencia Nacional que investigó las indemnizaciones millonarias adjudicadas poco antes de que la compañía presentara el preconcurso de acreedores. Borrell no llegó a ser imputado.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es