8 de diciembre de 2019, 15:01:43
Distritos


Estos son los primeros cambios para transformar la A-5

Por Hayda Ramos

Los vecinos de Latina quieren una fecha concreta, saber cuándo empezarán las obras que transformarán parte de la A-5 en una vía urbana, pero este martes el Ayuntamiento no ha podido hilar fino. Ello a pesar de que la alcaldesa y tres concejales han acudido al barrio de Lucero para presentar las primeras acciones llamadas a cambiar la enorme densidad de tráfico en la zona, el ruido y la contaminacion atmosférica por una calle con aceras, árboles, carriles bus y pasos peatonales.


El próximo mes de octubre "se cumplen 50 años de la ampliación de la autovía de Extremadura", ha recordado este martes Carlos Sánchez Mato, concejal-presidente de Latina, que, como ya hiciera en una reciente entrevista con Madridiario, ha descrito dicha actuación como "una herida de difícil superación en el distrito".

Desde entonces, el tráfico denso en la zona es una constante, lo que se traduce en contaminación ambiental y acústica. Problemas que, según la delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, "afectan a la calidad de vida" de los vecinos de la zona, por lo que el Ayuntamiento de Madrid se ha propuesto "avanzar en una movilidad más sostenible", resume su homólogo en Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo.

Acompañados de la alcaldesa, Manuela Carmena, los tres concejales han acudido este martes al barrio de Lucero para presentar las primeras acciones que harán que la A-5, en el tramo comprendido entre los puntos kilométricos 3 y 8,5 deje de ser una autovía y se convierta en calle. El acto ha contado, además, con la presencia de Esther Gómez, anterior concejala-presidenta del distrito (ahora en Carabanchel y Chamberí), y los ediles Bosco Labrado (Ciudadanos) y José Manuel Dávila (PSOE), que es, de hecho, quien elevó al Pleno la proposición que ahora toma forma.

La transformación, en dos fases

Las medidas presentadas comenzarán a implantarse tras el verano. Son cambios a la espera de la gran transformación, prevista para 2020. Es decir, el proyecto, "complejo y con muchas implicaciones", se abordará en dos fases. Los primeros trabajos, que comenzarán en los próximos meses, pasan por:

  • una nueva conexión desde la avenida de los Poblados a la A-5 sentido entrada;
  • instalación de semáforos en la nueva conexión desde la avenida de los Poblados y otro a la altura del acceso de la carretera de Boadilla del Monte;
  • reducción del límite de velocidad a 50 km/h en todo el tramo, tanto en sentido entrada como salida;
  • en sentido salida se instalará un radar de tramo entre los puntos kilométricos 4 y 5,750;
  • se dedicará uno de los carriles a carril bus;
  • se permitirá un giro a la izquierda desde la avenida de los Poblados hacia la nueva conexión con la A-5 mediante cruce semaforizado.

El Consistorio no piensa solo en el tráfico; de hecho, en línea con su política, el Gobierno de Ahora Madrid pone al peatón y los transportes verdes, como la bicicleta, en el centro de sus actuaciones. Así, y para mejorar la accesibilidad y la calidad de vida en el entorno, se instalarán nuevos pasos de peatones, se renovarán o crearán zonas estanciales y se mejorarán las paradas de autobús. Medidas que se reflejarán, por ejemplo, en las calles Carabias y Padre Piquer.

Calendario

Los trabajos comenzarán este año y la gran transformación culminará con una segunda fase que se ejecutará en 2019-2020. Entonces llegarán los cambios más profundos, como un carril Bus-VAO.

Si se cumplen los plazos, en 2018 se verá la conexión con la avenida de los Poblados y la mejora de la capacidad de acceso desde la carretera de Boadilla, por ejemplo. El radar de tramo, ahora en proceso de licitación, también llegará antes de que finalice el año, igual que varios puntos semafóricos. Asimismo, se completará la redacción del proyecto.

Calvo, Carmena, Sánchez Mato y Sabanés durante la presentación del plan.

Objetivos

Que circulen menos coches, haya menos ruido y menos contaminación. Son los tres objetivos de un proyecto integral que también busca una mayor seguridad vial. En definitiva, convertir el tramo de la A-5 que 'rompe' el distrito de Latina "en una vía estructurante de la ciudad en la que primará el movimiento peatonal, el transporte público y los medios verdes como la bicicleta", según Calvo.

"Pronto empezaréis a ver obras", ha dicho el edil a los vecinos que han acudido al acto. El deseo, ha verbalizado la alcaldesa, es "hacerlo lo más rápido posible". Porque Madrid, ha zanjado Sabanés, "no se puede permitir el nivel de tráfico que tiene en este momento".

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es