11 de diciembre de 2019, 18:37:28
Política


Nueve juramentos en el día uno del Gobierno Garrido

Por Javier García Martín

Con la toma de posesión de los nueve consejeros del Ejecutivo regional, la Comunidad de Madrid cierra este martes al menos en apariencia una crisis política que ha durado dos meses y que ha abrasado las ambiciones de la hasta hace unas semanas incuestionada Cristina Cifuentes. El presidente Ángel Garrido ha reclamado a su equipo "exigencia" para cumplir el programa electoral del PP en un año de mandato que, ha advertido, no será "de trámite".


Nueve juramentos, ninguna promesa. Tras la crisis política abierta en la región hace dos meses por el escándalo del máster de Cristina Cifuentes, su vídeo de las cremas, sus tres dimisiones, las dudas de Génova con su delfín Ángel Garrido, el Pleno de investidura de la pasada semana y la toma de posesión de ayer, la Comunidad de Madrid se abre ahora a una nueva (y breve) etapa de calma (relativa) con la vuelta al trabajo ordinario del Gobierno a un año de las proximas elecciones.

Los consejeros del Ejecutivo Garrido, cuyos nombres se dieron a conocer este lunes, han tomado posesión de su cargo esta mañana en la Real Casa de Correos de Sol. Este, a falta de la inminente remodelación de la segunda línea (viceconsejeros, directores generales), ha sido el último acto institucional de calado de todos en los que se ha ido deshaciendo la tragedia en el PP.

"Continuidad y renovación"

En su discurso, Garrido ha defendido la permanencia de todos los nombramientos efectuados por su mentora, el encumbramiento de Pedro Rollán como hombre fuerte y la entrada de dos mujeres a su gabinete, casi paritario.

Según ha afirmado, este diseño combina "continuidad y renovación", ya que "siempre es positivo garantizar la estabilidad del Ejecutivo e introducir al mismo tiempo cambios que permitan proporcionar un nuevo impulso". De este modo, Garrido imprime su sello en un Gobierno heredado que, sin Cifuentes, pasa a ser esencialmente técnico y poco personalista.

En cuanto a las novedades, el presidente ha pedido a Rollán, nuevo portavoz, vicepresidente y consejero de Presidencia, que aporte "toda su experiencia y su compromiso con el municipalismo" en este, su tercer puesto en tres años. De Carlos Izquierdo, que cambia de competencias, ha indicado que "ha venido realizando un buen trabajo" en la Políticas Sociales y Familia -pese a estar reprobado por la Asamblea de Madrid- y le ha encomendado que profundice "en el reequilibrio territorial".

Caras nuevas

En cuanto a las nuevas incorporaciones, el jefe del Ejecutivo ha ensalzado de Lola Moreno, relevo de Izquierdo, "su eficacia, su sensibilidad y su compromiso con los más vulnerables" y ha sido más prolijo con Yolanda Ibarrola, de quien ha afirmado que "nadie" como ella "merece tanto encabezar" la nueva Consejería de Justicia.

"Desde la Dirección General que ha venido asumiendo hasta hoy ha dado un impulso espectacular a la política de infraestructuras judiciales, a la mejora de las condiciones laborales del personal al servicio de la Administración de Justicia y a la interlocución con este sector clave para los derechos de los madrileños y para la competitividad de la región", ha insistido.

Garrido ha reclamado a su equipo "energía y exigencia" para asumir el compromiso adquirido en la investidura: cumplir el programa electoral del PP sin pacto con Ciudadanos (Cs) que lo medie y esperar a que esas medidas "rindan los resultados esperados". "Nada va a ser de trámite en este año", ha terminado.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es