2 de diciembre de 2020, 1:52:51
Deportes


Luis Rubiales, nuevo presidente de la RFEF

Por MDO/E.P.

Treinta años más tarde, el fútbol tiene nuevo 'Papa'. Este jueves, Luis Rubiales se ha convertido en el nuevo presidente de la Real Federación Española de Fútbol tras ganar a Juan Luis Larrea por 80 votos a 56.


Luis Rubiales ha sido elegido este jueves nuevo presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) tras imponerse en la votación de la Asamblea General a Juan Luis Larrea por 80 votos a 56 y un voto en blanco.

De este modo, Rubiales, de 40 años, tomará las riendas del organismo federativo hasta 2020, año en el que termina este mandato que había iniciado desde el pasado 22 de mayo Ángel María Villar antes de que este fuese inhabilitado definitivamente a finales de 2017 por su implicación en la 'Operación Soule', por la que había sido detenido en julio.

Rubiales, que antes del inicio de la Asamblea General se había mostrado muy seguro de su triunfo, no necesitó acudir a una segunda votación ya que en la primera sacó la mayoría que necesitaba, por encima de los 70 votos, lo que dejó claro el mayor respaldo de todos los estamentos del fútbol por delante de Juan Luis Larrea.

La votación, que duró más de dos horas y que contó con la presencia de representantes de la UEFA y la FIFA, dio vencedor a Rubiales por una amplia diferencia, con tan sólo un voto en blanco de los 137 asambleístas que acudieron a ejercer su derecho para elegir el nuevo presidente. Tan sólo faltaron dos futbolistas profesionales, el céltico Iago Aspas y el armero Pedro León.

Ahora, a Rubiales le tocará volver a poner en marcha una RFEF que llevaba desde hace casi un año sin un máximo dirigente tras la inhabilitación de Villar, presidente del organismo desde 1988 y vencedor de las anteriores elecciones, en mayo pasado, donde ni siquiera tuvo rival y donde se pudo ver ya que el por entonces presidente de la AFE era uno de sus hombres de confianza, el mismo que presentó en noviembre una moción de censura para poder acceder al cargo.

La inhabilitación semanas después del vasco hizo que ese mecanismo no prosperara, pero el exdefensa prosiguió en su deseo y diseñó, después de hacer "miles de kilómetros", una candidatura ganadora sobre la de Larrea, tesorero en la anterior época y que había asumido las responsabilidades federativas tras la detención de Villar.

Un saludo y un apretón de manos con Rubiales tras el anuncio de la victoria de su rival terminó con el deseo del guipuzcoano de culminar un proyecto en el que se había embarcado una vez más con su amigo Villar y por el que había mostrado siempre el deseo de terminar.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.madridiario.es