25 de junio de 2019, 17:57:55
Cultura y ocio


Amaia y Alfred pinchan en un festival que gana Israel

Por Javier García Martín

Israel se ha llevado el triunfo en la final del Festival de Eurovisión, celebrado este sábado en Lisboa. La carismática Netta se ha alzado con el micrófono de cristal en una reñida votación. Amaia y Alfred, que han ejecutado una digna interpretación, han tenido que conformarse con el puesto 23.


El fenómeno que han creado Amaia y Alfred no ha desbordado las fronteras nacionales. España ha terminado en el puesto 23 de 26 participantes con 61 puntos en la final del Festival de Eurovisión, que se ha celebrado este sábado en el Altice Arena de Lisboa.

El dúo español salido de la factoría OT ha ejecutado una interpretación tierna, cómplice y afinada. Su prematuro puesto de salida -han cantado en la segunda posición- y una puesta en escena básica que ha fiado todo al magnetismo de la pareja han terminado por lastrar cualquier opción, como ha corroborado el televoto, que ha castigado especialmente el trabajo de la delegación española.

Alfred y Amaia, esta noche (RTVE)

Cuarta victoria para Israel

Israel se ha llevado el micrófono de cristal de un inagotable festival que posee audiencias millonarias y mueve pasiones por todo el continente (y más allá). Netta, con su Toy -un comercial himno empoderado, en inglés, con cacareos y gatos de la suerte- ha cumplido los pronósticos que desde su selección daban la victoria al país asíatico. Incluso, pese a las dudas levantadas en las últimas semanas.

Los israelíes celebran así su cuarto éxito eurovisivo en sus 40 participaciones tras los triunfos de Izhar Cohen & the Alphabeta (1978), Gali Atari y Milk and Honey (1979) y Dana International (1998). La televisión pública nacional será la encargada de organizar la edición de 2019.


Tras la representante israelí, Chipre, la otra favorita, se ha tenido que conformar con la segunda posición en una noche muy reñida. El Fuego -con título original en castellano- de la albanesa residente en Grecia Eleni Foureira ha dado a la isla mediterránea la mejor clasificación de su historia. La corona, eso sí, tendrá que esperar.

Completando el 'top 3', el bronce se lo ha llevado la gran sorpresa de la jornada, el representante de Austria, Cesár Sampson. Este 'caballo negro' ha conseguido saltar por encima de candidaturas a priori más mimadas por los apostantes. Atrás han quedado el noruego Alexander Rybak, que venía a por su segundo trofeo, la historia de amor 'teen' gay de Irlanda, Francia y su canto a los refugiados o las estilosas acrobacias de la partitura de República Checa.

Reñidas votaciones

Durante la primera mitad de las votaciones, los jurados han alternado cariño, pasando en felices ocasiones de los cánones geopolíticos hasta sumar empates en el liderato. El televoto -que desde hace unos años otorga las puntusciones a cada candidatura de forma conjunta, para temor de los taquicárdicos- ha sido el encargado de inclinar en el último momento el éxito a favor de los israelíes. También, de hacer crecer en el ranking temas como el de Italia, un alegato antiterrorista que homenajeaba a las víctimas de los ataques de Niza o Barcelona y que ha sido entonado, paradójicamente, unos minutos después de registrarse un acuchillamiento en la capital gala reivindicado por el Estado Islámico.

Más allá de las posiciones finales, la gala ha sido un nuevo derroche visual. Sensacionales creaciones como la de Suecia se ha intercalado con una gran variedad sonora, desde el country holandés al metal húngaro, pasando por el, esta vez infructuoso, intimismo portugués.

La noche solo se ha visto alterada por la intromisión de un espontáneo durante la actuación de la británica SuRie. A diferencia de lo que ocurriera con el español Daniel Diges en 2010, la delegación de la BBC desplazada a la capital lusa ha rechazado interpretar de nuevo su tema al término de la gala.

Obviando este bochornoso hecho -por cuanto tiene de repetición-, la televisión portuguesa RTP ha ofrecido un festival a la altura que ha reservado un momento especialmente delicioso: el dueto en el intermedio de Salvador Sobral y Caetano Veloso alrededor de la ya histórica Amar Pelos Dois. Probablemente, el mejor regalo musical de la noche.

Resultados finales (Eurovision.tv)

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es