24 de enero de 2020, 7:27:42
Distritos


Tala masiva en el Pinar de la Elipa

Por Lucía Martín

Decenas de troncos desfilan en los camiones que salen del Pinar de la Elipa. La asociación vecinal del barrio cifra en un centenar los pinos talados en los últimos diez días. Llevan años reclamando al Ayuntamiento una mayor implicación en las tareas de mantenimiento y esta actuación municipal llega sin previo aviso. El Área de Medio Ambiente explica a Madridiario que han realizado un "aclareo" para mejorar la estabilidad de los árboles, afectados por las tormentas del mes pasado.


La amenaza de tala sobre el Pinar de la Elipa ha sido constante las dos últimas décadas. Hace apenas dos semanas se encendió de nuevo la alarma entre los vecinos. Sin comunicación previa, han sido cortados decenas de pinos y encinas. "Se había caído algún árbol hace poco", reconoce Félix de Dios, presidente de la Asociación de Vecinos de este barrio de Ciudad Lineal. Sin embargo, no entiende cómo el Ayuntamiento de Madrid no ha tenido la "sensibilidad" de comunicarles esta actuación.

La construcción de la carretera de O' Donnell a finales de los 90 a punto estuvo de llevarse por delante el parque. De hecho, se cobró una parte importante del mismo. Poco después, un intento de edificar en la zona volvió a poner la pineda en riesgo. Las obras de la M-30 en 2005 también afectaron su desarrollo. "Luchamos por su conservación entonces y nos hemos preocupado por él hasta ahora", comenta el portavoz vecinal.

A pesar de estas "agresiones", es en la actualidad cuando la salud del pinar vive sus horas más bajas. De Dios denuncia un "desprecio brutal" por su mantenimiento. Este "deficiente" cuidado y limpieza ha propiciado que los pinos no crezcan de forma adecuada y las encinas plantadas en las últimas repoblaciones no hayan agarrado con consistencia.

La Asociación de Vecinos de la Elipa achaca a la "falta de personal" el estado actual de su pulmón verde, donde tras la tala "masiva" de los últimos diez días -que aún continúa- han dejado zonas "que parecen un solar". En concreto, consideran que el desinterés por el pinar se ha intensificado desde la firma de los contratos de gestión integral llevados a cabo por parte del Ayuntamiento de Madrid en 2013.

Por su parte, el Área de Medio Ambiente y Movilidad ha explicado a este medio que la intervención realizada consiste en un "aclareo" con el objetivo de conseguir "una mayor cobertura vegetal con un arbolado sano, de mayores dimensiones y con mayor estabilidad". La eliminación de ejemplares es disculpada con el beneficio que esto puede aportar: los pinos contarán con luz más directa y la copa se ensanchará correctamente al encontrar menos competencia.

La solución adoptada por el Consistorio llega después de las tormentas de marzo, que se saldaron con la caída de numerosos árboles en otros parques de la capital. Para evitar situaciones de peligro como estas en la Elipa, Cibeles ha decidido terminar con los "pies peligrosos, torcidos, inclinados o en mal estado fitosanitario". Respecto al "solar" al que los vecinos aludían, el Área de Medio Ambiente asegura que estos claros "ya estaban de antes".

Los residentes en el barrio dan la bienvenida al interés por el pinar, pero tras años preocupándose por el mismo consideran que deberían ser parte activa a la hora de sugerir los cuidados que requiere.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.madridiario.es