18 de octubre de 2019, 11:07:52
Política

UNA COMUNIDAD EN FUNCIONES


Garrido no da el paso y se encomienda a Génova

Por Javier García Martín

El presidente en funciones, Ángel Garrido, ha descartado este jueves presentar sus credenciales para 'consolidar' su puesto interino ante el PP. El candidato a suceder a la dimitida Cristina Cifuentes no se ha movido ni un milímetro de la postura expresada hace solo una semana: Rajoy y solo Rajoy es el encargado de decidir el futuro de la región.


Segundo Consejo de Gobierno con Ángel Garrido como presidente en funciones tras la salida de Cristina Cifuentes y segunda rueda de prensa posterior en la que pide a Génova que despeje la incógnita sobre quién debe llevar el timón de la Comunidad de Madrid hasta las elecciones de 2019.

Con el apoyo una y otra vez confirmado de Ciudadanos (Cs) ante la alternativa de izquierdas, la dirección nacional con Mariano Rajoy en la cúspide agota el tiempo para dar a conocer ese nombre antes de que el lunes comience la ronda de contactos de la presidenta de la Asamblea de Madrid, Paloma Adrados, según ha confirmado hoy el 'número tres' del PP, Fernando Martínez-Maíllo.

Huidizo valor refugio

En las quinielas, Garrido sigue sonando como valor refugio, si bien él ha vuelto a descartar postularse públicamente. "La decisión de quién va a ser la persona pertenece solo a la dirección nacional", ha insistido ante los periodistas antes de confirmar que él mantiene la línea abierta con Génova mediante "contactos" con Martínez-Maíllo. "Por mi parte, no hay ninguna sugerencia ni aportación", ha apostillado.

Garrido, que solo ha apremiado a que la situación se desenrede "en breve", ha descartado cualquier interferencia ni siquiera para atreverse a conjeturar sobre quién sería su portavoz en un hipotético Ejecutivo o si provocaría una crisis de gobierno. Quien llegue, ha dicho, será "quien tome las decisiones oportunas" con el respaldo de la formación

El presidente en funciones ha aprovechado su comparecencia para valorar su discurso de ayer en la entrega de las condecoraciones de la Comunidad durante los actos del Dos de Mayo, en el que no mencionó a Cifuentes, su gran valedora ahora fuera del mapa. "Debía ser estrictamente institucional, dejando a un lado amistades y cariños personales", ha zanjado.

Ante las dos damas del partido

En ese acto, el también consejero de Justicia disfrutó de la ocasión perfecta para demostrar su perfil más 'presidenciable' ante las dos damas del partido, Dolores de Cospedal y Soraya Sáenz de Santamaría, enfrentadas lideresas de dos potentes familias populares.

A ellas, les ha agradecido hoy el "apoyo a la institución" dado con su presencia "en un momento complicado que no se le puede ocultar a nadie". Mientras espera la llamada de un Rajoy poco dado a volantazos de última hora, Garrido ha dejado en el aire una frase para resumir lo que está por venir, sea lo que sea: "Nadie dijo que esto fuera fácil".

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es