19 de noviembre de 2019, 12:46:33
Política

UN DOS DE MAYO EN FUNCIONES


Garrido obvia a Cifuentes y vende "estabilidad"

Por Javier García Martín

El presidente en funciones de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, ha tirado de perfil institucional en los actos del Dos de Mayo en la Real Casa de Correos de Sol. En su discurso tras la entrega de las principales condecoraciones que otorga la región, el jefe del Ejecutivo ha hecho mención a "los vaivenes políticos y los cambios coyunturales" que impulsan el latido de la vida política madrileña en las últimas semanas, si bien ha evitado cualquier referencia a la dimisión de Cristina Cifuentes o a su propia figura. La ausencia de la expresidenta (solo ha pasado una semana de su marcha), se ha unido a la del resto de antecesores populares. La presidenta de la Asamblea de Madrid, Paloma Adrados, ha asegurado que la investidura podria celebrarse incluso a finales de la próxima semana.


"Estabilidad". Estabilidad más allá de los tormentosos días que han convertido la política regional madrileña en drama nacional. El presidente de la Comunidad en funciones, Ángel Garrido, ha tirado de perfil institucional en los actos oficiales del Dos de Mayo de este miércoles para intentar sobreponerse él mismo, a su Gobierno y a su partido en una crisis única e imprevisible hace un mes que culminó hace justo una semana con la dimisión por la puerta de atrás de Cristina Cifuentes.

En su discurso en la Real Casa de Correos de Sol, Garrido ha hecho referencia a "los vaivenes políticos y los cambios coyunturales", que, a su juicio, no coartan la "consistencia de fondo de la sociedad madrileña". "La Comunidad de Madrid son ante todo los 172.000 funcionarios y trabajadores que componen la Administración regional y su sector público", ha reiterado.

Sin más referencias explícitas a la convulsa actualidad, Garrido ha citado al historiador italiano Benedetto Croce, y ha recordado que, en un esfuerzo por aligerar veladamente la gravedad del momento, "toda historia es historia contemporánea”.

Sin ningún expresidente del PP

Al acto han acudido primeras espadas de la política regional y estatal. A la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena, le han acompañado los portavoces de todos los grupos, representados igualmente por los diputados de la Asamblea de Madrid y un buen número de alcaldes. Junto a los más altos representantes militares y eclesiásticos, han acudido la vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría y el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, así como la delegada del Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa. También, la máxima valedora de la expresidenta hasta el último minuto y ministra de Defensa, Dolores de Cospedal, y una de las opciones del PP para la Alcaldía, Pablo Casado.

Ahora bien, entre el público no se ha contado este miércoles a ninguno de los expresidentes madrileños del PP: ni Cifuentes, ni la desaparecida Esperanza Aguirre, ni el preso Ignacio González, ni el ausente Alberto Ruiz-Gallardón.

Estas faltas, más las gafas de la vicepresidenta o su distancia de Cospedal, han sido la comidilla y la imagen de un año repleto de corrillos y especulaciones. Porque, pese a las dudas de Génova, el entorno de Cifuentes sigue impulsando la candidatura de Garrido como solución al entuerto hasta las elecciones de 2019. Mientras los partidos se cruzan mensajes, la presidenta de la Asamblea de Madrid, Paloma Adrados, ha asegurado a los medios que comenzará ya su ronda de consultas para encontrar un candidato y la investidura podría tener lugar la próxima semana o la siguiente.

Ussía se acuerda de la expresidenta

Siguiendo el guion institucional, el jefe del Ejecutivo en funciones ha sido el encargado de entregar las máximas distinciones de la región. Así, Garrido ha otorgado la Medalla de Oro a Ángel Nieto, a título póstumo, y al periodista Alfonso Ussía, el único que en sus agradecimientos ha hecho un guiño a la situación política y ha mencionado la marcha "obligada" de Cifuentes, a la que, con todo, ha recordado.

"Fue obligada e irremediable la dimisión de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, pero sería muy grosero por mi parte, irremediablemente grosero, no recordarla en este momento", ha detallado ante el estupor de parte de los presentes.

La actriz Gemma Cuervo -una de las más aplaudidas con sus palabras feministas- y los profesionales sanitarios del Programa de Trasplante A B Cero Incompatible del Hospital Universitario Gregorio Marañón han recibido por su parte la Medalla de Plata, mientras que las dos Grandes Cruces han recaído en la ONCE y la Policía Municipal de Madrid. Por último, la Comunidad ha entregado las encomiendas de la Orden del 2 de Mayo a Gonzalo Salazar-Simpson, el padre Agustín Rodríguez Teso, la Indicación Geográfica Protegida Carne Sierra de Guadarrama, la Federación Taurina de la Comunidad de Madrid, la empresa BQ, la Joven Compañía y Antonio Sáez de Miera.

Estos galardones fueron aprobados en el último Consejo de Gobierno presidido por Cifuentes antes de dimitir. De este palmarés, no obstante, se cayó la Medalla de Oro al filósofo Emilio Lledó, que informó el sábado de que había renunciado a recibir la condecoración por la polémica del máster.

Día del presidente

Garrido, escoltado por los consejeros que en su día nombrara la expresidenta, ha sido el protagonista de una jornada que, como es tradicional, ha comenzado con la ofrenda floral en el Cementerio de la Florida a los héroes del 2 de mayo de 1808, "con quienes nació el sentimiento de España como nación", según ha señalado en el camposanto.

Allí, ha subrayado que "Madrid tiene vocación de ser punto de encuentro para todos los que comparten un mismo anhelo de libertad", así como que "ser madrileño es, más que una condición, un sentimiento" y que "para sentirse madrileño basta tener un firme compromiso con la libertad y la tolerancia", informa Europa Press.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es