18 de octubre de 2019, 8:58:19
Política


El líder de los rectores defiende que un político dimita si miente

Por MDO

El rector de la Universidad de Lleida y presidente de la CRUE, Roberto Fernández, ha dado su visto bueno al procedimiento de información reservada iniciado por la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) tras el estallido del 'caso máster' que afecta a la presidenta regional, Cristina Cifuentes. Ante las preguntas de la prensa convocada en Madrid para presentar las conclusiones de sus observadores, el responsable ha asegurado que "si un político dice que tiene un máster y no lo tiene, debe dimitir". Además, ha afirmado que se han detectado "graves irregularidades" en el proceso de obtención del título.


El presidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE), Roberto Fernández, ha opinado este martes que cualquier político que asegure disponer de un máster debe poder demostrarlo.

"Los políticos no son una raza de ciudadanos distinta, no tienen derechos ni obligaciones distintas a los demás, y por tanto los políticos en ejercicio de representación de la soberanía nacional, si dicen tener un máster, deben garantizar que lo tienen, y si dicen que lo tienen y no lo tienen, es motivo de dimisión de su cargo público", ha comentado en declaraciones recogidas por Europa Press.

Fernández se ha expresado así ante la prensa, convocada para dar cuenta del informe de la CRUE sobre la investigación iniciada por la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) para esclarecer las presuntas irregularidades en la obtención del máster de la presidenta Cristina Cifuentes.

"No aparece el acta del TFM (...) no parece que las notas fueran las correctas y que todo fuera de una forma legal, además no aparece el trabajo de máster y no parece que se hiciera presuntamente la defensa, si todo este conjunto de presunciones, de hipótesis, se confirmaran estaríamos ante una muy grave irregularidad universitaria", ha asegurado el máximo responsable de la CRUE.

Con todo, el también rector de la Universidad de Lleida ha avalado la investigación de la Rey Juan Carlos en virtud de las conclusiones de los dos observadores externos que han auditado el proceso y cuya presencia había solicitado el máximo responsable de la URJC, Javier Ramos.

Investigación paralizada

Fernández ha asegurado así que estos dos auditores -altos funcionarios de las universidades de Burgos y Murcia-, han tenido acceso a los documentos "originales", aunque no a todos los solicitados.

La razón de esta merma se debe a la suspensión "temporal" de la investigación decretada por la Rey Juan Carlos después de que el centro decidiera enviar el caso a la Fiscalía tras encontrar indicios de delito, un hecho del que los propios observadores tuvieron "conocimiento previo".

En este sentido, el informe, que cita "graves irregularidades", pone de relieve que no se ha podido llevar a cabo "la totalidad de las comparecencias previstas" en la investigación que, según Fernández, formarían ahora parte del trabajo del Ministerio Fiscal.

Bluf de las comparecencias

Los observadores citan como eximentes de esas comparecencias la petición de "aplazamientos" de algunos de los citados y la presentación de "bajas médicas".

Así, ni Enrique Álvarez Conde -tutor del trabajo fin de máster (TFM) de Cifuentes-, ni Cecilia Rosado -directora del máster-, ni Clara Souto -profesora-, ni Amalia Calonge -funcionaria que alteró las notas del boletín de la presidenta- han ofrecido su versión de los hechos.

Cabe recordar que las firmas de Rosado y Souto son dos de las que figuraban en el acta reconstruido del TFM junto a la de Alicia López de los Mozos, la profesora que denunció que la rúbrica que figuraba no era la suya, antes de que lo hiciera también Souto.

Tirón de orejas al rector

Tras la lectura del informe, Fernández ha compartido su valoración de los hechos en nombre de la CRUE. En ella, ha asegurado que las declaraciones durante la primera comparecencia de Ramos el día que saltó la polémica "pudieran considerarse algo precipitadas", si bien le ha brindado su expreso "apoyo" y le ha felicitado por abrir una investigación reservada.

Por otra parte, Fernández ha aprovechado para "manifestar con la mayor contundencia" que "deplora y condena cualquier acto de irregularirdad o de ilegalidad en la vida universitaria", al tiempo que ha afeado a "algunos políticos" que extiendan "una sombra de duda en el funcionamiento de la universidad española".

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es