12 de noviembre de 2019, 23:27:52
Cultura y ocio


Eurovisión regresa a Madrid

Por Javier García Martín

La recta final hacia Eurovisión comienza para los eurofans españoles el 21 de abril en Madrid. Como el año pasado, La Riviera acoge la ESPreParty, un minifestival por el que pasarán una veintena de las delegaciones que competirán el próximo mes de mayo en Lisboa por el micrófono de cristal más preciado de Europa. Manu Mahía, uno de los organizadores, explica a Madridiario algunos de los detalles de la segunda edición de este macroconcierto tan arraigado en otras capitales europeas y avanza las posibilidades de España. Alfred y Amaia, por cierto, serán dos de las estrellas de la noche.


Lo primero: España, como siempre, ¿favorita este año?

España pocas veces es favorita en comparación con lo que los medios y TVE venden para que exista ilusión y haya audiencia. En este caso, tampoco. La canción de Alfred y Amaia ha sido acogida con frialdad por ese halo empalagoso y ese punto Disney. Es una balada interesante y requería una presentación elegante, sutil y delicada, pero se ha caído en el barroquismo, el toqueteo y en sobar a la pareja mientras se baila. En el resto de Europa, en países que no son mediterráneos, no ven tanto eso de invadir el círculo íntimo.

Entonces, ¿quién puede ganar? ¿A alguien le debe la justicia poética eurovisiva una satisfaccion?

La máxima favorita es Israel. Es la que más probabilidades tiene de llevarse el micrófono de cristal. Es una canción diferente que mezcla el up-tempo con la reivindicación. Hay arreglos vocales, que parece que cacarea, muy habituales en el RnB estadounidense o en temas como de Nicki Minag. Es una canción de mujer defendida desde el feminismo, gamberra y divertida. Más allá, no me inclinaría por ninguna que deba ser por justicia ganadora. Creo que va a luchar muy bien Países Bajos, con Waylon, que tiene un tema rock atemporal, estilo Eagles o Guns N' Roses.

Ante la sequía de triunfos, la primera EsPreParty, la del año pasado, fue la primera vez desde 1969 que no venían tantos eurovisivos juntos a España. ¿Quiénes estáis detrás de semejante proeza?

El equipo de eurovision-spain.com lo formamos unas 20 personas. Siempre tuvimos la ilusión de que en España se recuperara la marca Eurovisión que sí hay en otros países: la de un espectáculo puntero donde las grandes empresas audiovisuales testan sus productos, multicultural en el sentido del sonido, soberbio como guion y programa...

¿Cómo fue la experiencia?

Contábamos con diez delegaciones y al final vinieron 21 de las 42 participantes. Tuvimos una acogida que no esperábamos.

"El concierto está guionizado, como un programa de televisión"

¿Habrá novedades este año?

Va a ser similar. No va a ser un concierto al uso, está guionizado como si fuera un programa de televisión, sin pausas y con postales de 40 segundos que recorren la carrera de cada artista. Esto nos diferenció muy bien el año pasado de otras fiestas.

¿Por qué Madrid? ¿Os habéis planteado estar en otras ciudades?

Lo hacemos aquí por comodidad, porque tanto el promotor como mis compañeros en la dirección -José García y Vicente Rico- están en Madrid. Hemos planteado ir a otras ciudades, pero es cierto que esta fiesta requiere una gran producción y queremos hacer algo de callo, aunque no descartamos a medio plazo visitar otros sitios.

¿Cómo viven los artistas estos días?

Hay de todo. Algunos hacen contactos y luego colaboran en duetos o se producen canciones entre sí. Otros vienen a promocionar su candidatura. Depende de los objetivos profesionales de cada uno.

"Tras OT hay una nueva masa de seguidores del festival"

Importante: estas fiestas, ¿mueven el voto?

Pues creo que no mucho, solo el de un porcentaje bajo de gente que se apasiona y ve las actuaciones.

Está más que comprobado que Eurovisión es un fenómeno mediático desde hace años y, al menos en países como España, radicalmente lgtbfriendly. Tras la fiebre OT, ¿habéis percibido un cambio en el eurofán tipo?

OT ha tenido una audiencia muy importante y ha su repercusión ha sido impresionante en redes. Hemos percibido nuevas masas de seguidores del festival. Intentamos generar contenido para ellos y ubicarles.

Esta es una fiesta con varios antecedentes en Europa, ¿en qué espejo os miráis?

No nos miramos en ninguno porque ninguno de nosotros tres habíamos ido a una 'pre-party' antes. Es una ventaja, porque no tienes referentes, pero también contraproducente en cuanto a producción. Intentamos diseñar la fiesta ideal, con nuestras reglas.

¿Colabora con vosotros la UER, la organización internacional creadora del festival?

Este es un evento oficial de Eurovisión y contamos con el beneplácito de la UER y su supervisión. Es su marca y tenemos que cuidarla, como a los artistas.

"Hace muchos años que TVE no cuida la marca Eurovisión"

¿Y TVE?

Vamos a intentar colaborar más activamente con ellos. Deberían ser los primeros interesados en cuidar la marca Eurovisión. Hace muchos años que no lo hacen, aunque es el programa que más audiencia les da de todo el año...

Por cierto, ¿qué tal la valoración eurofán este año de la organización española?

Siempre hay críticas. Las cosas pueden hacerse con más planificación o seriedad y parece que no se plantean objetivos reales. Pero, en general, la acogida este año es buena. La gente está expectante. Veremos su trabajo en escenografía y realización en el primer ensayo. En un programa con 20 o 30 cámaras a elegir eso es esencial. En eso, hasta ahora, TVE ha cojeado mucho.

¿Habrá tercera EsPreParty?

Lo responderemos cuando acabe la fiesta. Ojalá que sí, porque eso significará que ha salido bien. En cualquier caso, nosotros siempre apoyaremos el festival y sus valores de inclusión y multiculturalidad.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es