28 de mayo de 2020, 3:39:07
Política


Un Madrid casi femenino y casi feminista

Por Javier López Macías

En el año en el que parece que el feminismo se ha propuesto despegar, las mujeres intentarán hacer de este 8 de marzo un día histórico celebrando una huelga general que las cuatro máximas autoridades de la Comunidad de Madrid -Manuela Carmena, Paloma Adrados, Cristina Cifuentes y Concepción Dancausa- se toman de manera muy diferente.


Nunca las mujeres han tenido tanto poder en la Comunidad de Madrid. Este año, en el que los actores sociales esperan que se produzca el despertar total del feminismo, cuatro féminas coinciden a la cabeza de las grandes instituciones de la política madrileña. Manuela Carmena sostiene el bastón de mando de Cibeles, Cristina Cifuentes gobierna en la Puerta del Sol, Concepción Dancausa tiene a su mando las fuerzas de seguridad de la capital y Paloma Adrados preside la Cámara donde se toman las decisiones que marcan el rumbo de la región.

Algunas son pioneras -Carmena, por ejemplo, es la primera alcaldesa elegida, puesto que Ana Botella se convirtió en regidora por un dedazo de Gallardón cuando este se fue al Ministerio de Justicia- y otras, no -Esperanza Aguirre presidió la Comunidad antes de que lo hiciera Cifuentes-, pero cada paso que dan es un golpe más a un techo de cristal que cada día es más fino. Aunque no todas lo ven así.

En teoría, las cuatro coinciden en conseguir una igualdad real pero, una vez que se habla del concepto feminista, ciertas reticencias salen a la luz. Además, también entienden de forma diferente la primera huelga feminista convocada para este jueves y que tiene como objetivo hacer historia. Las mujeres paran, pero no todas.

Manuela Carmena ha dejado claro desde el principio su postura: ella defiende un feminismo activo que reivindique el papel de la mujer. Y, desde Cibeles, así lo hace -cuando le quitó las competencias de Cultura a Celia Mayer, creó un Área de Igualdad desde donde la concejal sigue vinculada al Gobierno-. Desde entonces, el Ayuntamiento ha centrado sus fuerzas en intentar crear una ciudad más justa con ambos sexos. Además, Carmena no ha tenido problema en explicar públicamente que su agenda para este 8 de marzo está "limpia", al igual que la de todas las concejalas de Ahora Madrid, que secundarán los paros para "visibilizar el sesgo patriarcal que también la mujer sufre en política más allá de su color político, siendo juzgadas por su físico o su forma de vestir y no por su capacidad política o de gestión".

Este punto es otro de los -muchos- asuntos en los que no coinciden la regidora y la líder del PP de Madrid, Cristina Cifuentes. Con su huelga a la japonesa desacreditada por Mariano Rajoy ya en una página de la historia, la presidenta ha repetido por activa y por pasiva que ella ese día pretende "trabajar" para "dar ejemplo" porque es la "única forma" de avanzar en igualdad.

"Considero que si de verdad queremos avanzar en igualdad, si de verdad queremos que disminuya la brecha salarial o que haya más empleo para las mujeres lo que tenemos que hacer, los responsables políticos y los gestores, es trabajar, que es lo que voy a hacer yo y todo mi Gobierno, ese día y el resto", ha manifestado en varias ocasiones.

Una línea en la que va también la delegada del Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa, que ya aseguró que esta reivindicación era "partidista, izquierdista y anticapitalista". Por eso, la popular explicó que estaría trabajando en su despacho y coordinando el dispositivo que cubrirá el partido que enfrenta al Atlético de Madrid con el Locomotiv de Moscú, considerado de alto riesgo.

Por su parte, la presidenta de la Asamblea, Paloma Adrados, no se ha pronunciado sobre la huelga y la posterior manifestación pero, teniendo en cuenta la postura de su partido, no parece que los vaya a secundar.

Causapié, Villacís y Maestre tampoco coinciden

La actual legislatura la comenzaron también cuatro mujeres al mando de las portavocías de los cuatro partidos con representación en el Pleno del Ayuntamiento de Madrid. Aunque la sustitución de Esperanza Aguirre corrió a cargo de José Luis Martínez-Almeida, las otras tres siguen en sus puestos y seguirán la línea de su partido. Begoña Villacís, de Ciudadanos, ha reconocido que la huelga de este jueves es "legítima" pero ha insistido en que la misma no representa a "todas las mujeres": "Cuando estamos reivindicando causas tan justas como las feministas justo en este momento tenemos que tratar de buscar esa amplitud que yo creo que esta huelga esta negando".

Por su parte, Purificación Causapié y Rita Maestre harán un paro total. La socialista cree que esta es la "más justificada de la historia de las huelgas generales" y la portavoz del Gobierno ha cargado contra la "huelga a la japonesa de Cifuentes" y ha explicado que se trata de visibilizar lo que sucede cuando las mujeres paran.

Los municipios hacen caso a sus partidos

El auge del feminismo y de la cuota femenina en los puestos de poder también se ha hecho visible en diferentes municipios de la región. Aunque todavía se está lejos de la paridad, puesto que tan sólo hay cerca de 40 alcaldesas en los más de 170 localidades de la Comunidad, los alcaldes han entendido que tienen en su mano una oportunidad histórica de reivindicar el papel de la mujer y así pretenden hacerlo. Aun así, en este ámbito de la política también importa la línea de cada partido y no tanto si el bastón de mando lo tiene una mujer o un hombre.

Los grandes municipios gobernados por el PSOE como Móstoles, Fuenlabrada, Alcalá, Getafe o Leganés sí han decidido parar y vaciar sus agendas para luchar por una igualdad real, al igual que los gobernados por las escisiones de Podemos como Ciempozuelos. En cambio, el gobierno de muchas de las localidades en las que manda el Partido Popular, como Alcorcón o Pozuelo de Alarcón, no realizarán paros, pese a que los grupos de izquierda de los mismos sí.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.madridiario.es