18 de noviembre de 2019, 3:22:47
Opinión


La libertad de la igualdad

Por Sofía Miranda


Miren, soy feminista. Cómo no lo iba a ser siendo liberal, creyendo como lo hago en la libertad y en la igualdad. Y les confieso que estoy cansada. Cansada de las lecciones sobre feminismo que pretenden imponerme. Sobre un feminismo mal entendido que mezcla una lucha tan importante como es la de la igualdad con batallas ideológicas que nada tienen que ver.

La igualdad se consigue con políticas públicas efectivas y no con eslóganes. Con políticas que corrijan los problemas estructurales que causan la desigualdad. Nunca con carnés ideológicos que expulsan de la lucha por la igualdad a las mujeres que no estamos dispuestas a ser antisistema o a hacer escraches a la única mujer que ha ganado unas elecciones en Cataluña. La igualdad se consigue con políticas que fomenten la conciliación, que corrijan la brecha salarial, o ampliando los permisos de paternidad.

Respeto la Huelga del 8 Marzo y el derecho a ejercerla. Una huelga que se define como "un movimiento internacional diverso que planta cara al orden patriarcal, racista, capitalista, y depredador". Pero sinceramente y humildemente les digo que es contraproducente mezclar la lucha por la igualdad con la lucha anticapitalista.

Porque lo que se desgrana de esa definición es que ahora resulta que para ser feminista tienes que ser comunista. Dirán, como ya me dijeron, que no podía ser feminista militando en el partido que militaba. Como si mi raciocinio estuviera en tela de juicio por no haber sido capaz de afiliarme libremente. Como si el sistema patriarcal me hubiera empujado a tomar una decisión que yo en realidad no quería tomar.

Siento decepcionarles. Lo hice libremente y segura de lo que hacía. Siento decirles también que no hay nada más machista que poner en duda la decisión que toma una mujer porque esta no encaja en nuestro marco conceptual, y así ponemos en tela de juicio su libertad. Sin darnos cuenta que estamos cayendo en aquello que queremos erradicar.

El feminismo es pluralidad, es ante todo RESPETO. El feminismo supone no excluir a nadie de una lucha que nos concierne a todos. La lucha por la igualdad por encima de intereses partidista e ideológicos.

Como hizo Campoamor defendiendo el voto femenino aunque este pudiera ir en contra de los intereses de su partido. Y se enfrentó a Victoria Kent, quien negaba a las mujeres la capacidad de pensar por sí mismas, porque votarían por la derecha.

Dejemos que las mujeres decidan libremente. Si quieren secundar o no la huelga. Dejemos que cada cual tome sus propias decisiones sin coacciones, sin imponer etiquetas. Eso es la libertad, eso es la igualdad, eso es el feminismo.

Yo me quedo con Campoamor.

Muchas gracias.

Sofía Miranda es concejala de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Madrid

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es